La­zos fa­mi­lia­res se man­tie­nen con tec­no­lo­gía

La tec­no­lo­gía ha per­mi­ti­do que se com­par­tan mo­men­tos es­pe­cia­les, co­mo ce­le­bra­cio­nes de cum­plea­ños, pe­se al con­fi­na­mien­to de más de dos me­ses

El Comercio (Ecuador) - - PORTADA - Ya­di­ra Tru­ji­llo M. Re­dac­to­ra (I) ytru­ji­llo@el­co­mer­cio.com

Por más de dos me­ses, pa­rien­tes y ami­gos han hallado en In­ter­net y sus pla­ta­for­mas la ma­ne­ra de man­te­ner­se en con­tac­to du­ran­te el con­fi­na­mien­to. Fies­tas in­fan­ti­les y de 15 años, así co­mo el Día de la Ma­dre, se han ce­le­bra­do con Zoom. La tec­no­lo­gía tam­bién ha lo­gra­do jun­tar gru­pos de fa­mi­lia­res y ami­gos que vi­ven en el ex­te­rior, pa­ra no per­der el con­tac­to.

El plan de Do­mé­ni­ca Ve­ga no se con­cre­tó. Por sus 15 años an­he­la­ba ha­cer un via­je con to­dos sus pri­mos a Mé­xi­co. No se ima­gi­nó que el 7 de ma­yo lle­ga­ría en medio de una pan­de­mia mun­dial.

El covid-19 cam­bió sus pla­nes ini­cia­les, pe­ro no im­pi­dió que la chi­ca y su fa­mi­lia ce­le­bra­ran ese día. No pu­do via­jar, pe­ro a su fies­ta -vía Zoom­lle­ga­ron in­vi­ta­dos de Cum­ba­yá, en Quito. Ade­más de otros pun­tos del Ecua­dor co­mo San­ta Elena, Pin­llo, Cal­ce­ta y Ti­xán. Tam­bién es­tu­vie­ron sus pa­rien­tes de Es­ta­dos Uni­dos y Gua­te­ma­la.

Do­mé­ni­ca, su ma­dre y sus abue­los, vis­tie­ron ele­gan­tes an­te la cá­ma­ra. Por ese medio to­dos fue­ron par­te del brin­dis, vie­ron có­mo a la chi­ca le co­lo­ca­ron los za­pa­tos de ta­cón al­to y has­ta la acom­pa­ña­ron mien­tras bai­ló el vals.

Pe­se al con­fi­na­mien­to -que su­pera los dos me­ses en el Ecua­dor- gru­pos de fa­mi­lia­res y ami­gos en­con­tra­ron la opor­tu­ni­dad pa­ra com­par­tir mo­men­tos. A tra­vés de pla­ta­for­mas vir­tua­les ya ce­le­bra­ron el Día de la Ma­dre, se ci­tan pa­ra char­lar y más ac­ti­vi­da­des.

Por Zoom, a Fá­ti­ma le fes­te­ja­ron su sex­to cum­plea­ños, con 41 ‘in­vi­ta­dos’. Por USD 30 -cuen­ta su ma­dre, Fanny- con­tra­ta­ron a una ani­ma­do­ra de fies­tas in­fan­ti­les que pre­sen­tó tí­te­res y show de ma­gia por ese medio. La ni­ña, al igual que Do­mé­ni­ca, re­ci­bió re­ga­los que lle­ga­ron por ser­vi­cios de ‘de­li­very’ has­ta su do­mi­ci­lio.

Des­de que la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria se ini­ció y las fa­mi­lias per­ma­ne­cen en sus ca­sas pa­ra pro­te­ger­se del co­ro­na­vi­rus, el uso de In­ter­net se ha in­cre­men­ta­do en un 40%, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (Min­tel).

De acuer­do con CNT, has­ta aho­ra cuen­tan con 835 345 clien­tes en el país. De ellos, 12 507 han bus­ca­do me­jo­rar sus pla­nes, a par­tir de mar­zo. Y así te­ner más co­nec­ti­vi­dad.

Ade­más de ser he­rra­mien­tas pa­ra tra­ba­ja­do­res y es­tu­dian­tes, los me­dios vir­tua­les se con­vir­tie­ron en una ven­ta­na pa­ra acer­car a las fa­mi­lias.

“Es­tos me­dios per­mi­ten

acer­car­se ha­cia el ex­te­rior, des­de aden­tro”, se­ña­la la psi­có­lo­ga fa­mi­liar Ma­rit­za Pa­re­des. “Es­to les ayu­da a sen­tir­se me­nos en­ce­rra­dos”.

La es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da apro­ve­char la In­ter­net pa­ra en fa­mi­lia ver con­cier­tos en Youtu­be o in­gre­sar a pla­ta­for­mas de ci­ne. Es­to -ase­gu­ra­per­mi­te que no se use so­lo pa­ra tra­ba­jar y re­du­cir el es­trés.

En es­ta tem­po­ra­da -di­ce Pa­re­des- las fa­mi­lias es­tán en ca­sa, pe­ro a la vez dis­tan­tes, en ac­ti­vi­da­des di­fe­ren­tes. Por ello, re­co­mien­da or­ga­ni­zar mo­men­tos pa­ra acer­car­se.

En el ho­gar de Da­nie­la De la Cue­va, don­de vi­ven seis per­so­nas, los mar­tes y sá­ba­dos hay no­ches de pe­lí­cu­las. Los pa­dres o los hi­jos las eli­gen y se en­car­gan de la me­rien­da pa­ra to­dos. Las de­más no­ches se en­tre­tie­nen con jue­gos de me­sa. El per­de­dor de­be pre­pa­rar el al­muer­zo del día si­guien­te.

Los do­min­gos, to­dos ha­cen un asa­do y jue­gan vó­ley en el pa­tio. De esa for­ma -cuen­ta la jo­ven- li­be­ran un po­co de las ta­reas de co­ci­na a su ma­má y com­par­ten mo­men­tos que nun­ca ha­bían te­ni­do.

“El afec­to es un mul­ti­vi­ta­mí­ni­co pa­ra la sa­lud”, di­ce la psi­có­lo­ga fa­mi­liar Mon­se­rrat Gor­tai­re. Las pla­ta­for­mas -se­ña­la- han per­mi­ti­do en­cuen­tros con per­so­nas ale­ja­das u ol­vi­da­das. Es­to man­tie­ne el equi­li­brio afec­ti­vo, que es fun­da­men­tal pa­ra la es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal, es­pe­cial­men­te de los adul­tos ma­yo­res.

Eso les mo­ti­vó, di­ce Ana Aya­la, a ce­le­brar los cum­plea­ños de sus tíos, de más de 70 años, por vi­deo­lla­ma­da de What­sapp. Sus pri­mos to­ca­ron la gui­ta­rra y can­ta­ron. Ade­más vie­ron a fa­mi­lia­res de Bo­li­via y Bar­ce­lo­na. Un pri­mo que re­si­de en Ita­lia, a quien los más jó­ve­nes no co­no­cían, tam­bién se pu­do co­nec­tar.

En to­do el mun­do la gen­te bus­ca es­tar en con­tac­to. Al­gu­nos DJ, por ejem­plo, ha­cen trans­mi­sio­nes en vi­vo. En EE.UU., an­fi­trio­nes de fies­tas vir­tua­les en­vían co­mi­da y go­lo­si­nas a las ca­sas de sus in­vi­ta­dos. En Ecua­dor, tam­bién jó­ve­nes se es­tán reunien­do así.

Archivo par­ti­cu­lar

• Fá­ti­ma ce­le­bró sus 6 años con 41 in­vi­ta­dos, vía Zoom.

ARCHIVO PAR­TI­CU­LAR

• La fa­mi­lia Aya­la fes­te­jó dos cum­plea­ños de miem­bros adul­tos ma­yo­res, a tra­vés de vi­deo­lla­ma­das.

ARCHIVO PAR­TI­CU­LAR

• Do­mé­ni­ca ce­le­bró sus 15 años por Zoom, con fa­mi­lia­res de Ecua­dor, Gua­te­ma­la y EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.