EE.UU.: irre­co­no­ci­ble

El Comercio (Ecuador) - - OPINIÓN - Fran­cis­co ca­rrión Me­na fca­rrion@el­co­mer­cio.org

Ese país ad­mi­ra­ble, con ese pue­blo tan la­bo­rio­so; ese país, el más po­de­ro­so del pla­ne­ta por su eco­no­mía, su tec­no­lo­gía, su cul­tu­ra, su po­de­río mi­li­tar, su in­fluen­cia geo­po­lí­ti­ca, vi­ve una eta­pa obs­cu­ra e im­pre­de­ci­ble. Ese país, EE.UU., atra­vie­sa una gra­ve cri­sis de va­lo­res.

En es­tos úl­ti­mos años han apa­re­ci­do sín­to­mas de des­com­po­si­ción im­pen­sa­bles en dos ám­bi­tos ca­si sa­gra­dos en EE.UU.: la de­mo­cra­cia y la con­vi­ven­cia ra­cial. El pri­me­ro, re­sul­ta inima­gi­na­ble que el pre­si­den­te Trump eva­da afir­mar que, de ser el ca­so, ha­brá una trans­mi­sión del man­do pa­cí­fi­ca. Yha ido aún más allá, en un mi­tin ha di­cho que por de­cre­to im­pe­di­rá que su con­ten­dor, el de­mó­cra­ta Joe Bi­den, asu­ma el po­der por con­si­de­rar­lo “in­ca­paz”.

Por lo de­más, el Pre­si­den­te es­tá em­pe­ña­do en des­le­gi­ti­mar el pro­ce­so elec­to­ral del 3 de no­viem­bre, que no se ha in­te­rrum­pi­do nun­ca en la his­to­ria ni du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. Con tal fin, cues­tio­na el vo­to por co­rreo que es usual en su país.

La ad­mi­nis­tra­ción Trump se ha ca­rac­te­ri­za­do por una in­ha­bi­tual ines­ta­bi­li­dad de los miem­bros de su ga­bi­ne­te, in­clu­yen­do los de su círcu­lo más cer­cano y en cam­pos de enor­me re­le­van­cia. La cau­sa: sus ca­pri­chos y va­rios es­cán­da­los fi­nan­cie­ros y se­xua­les. En fe­bre­ro del 2019 se desa­rro­lló el pro­ce­so, ter­ce­ro en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos, del im­peach­ment al Pre­si­den­te por abu­so de po­der. No fue apro­ba­do por el Se­na­do por­que los re­pu­bli­ca­nos tie­nen ma­yo­ría.

A lo an­te­rior se su­ma el se­gun­do ám­bi­to, la vio­len­cia ge­ne­ra­da por el ra­cis­mo que pa­re­ce ha­ber­se des­per­ta­do con vi­ru­len­cia. Los ca­sos de la muer­te de dos afro des­cen­dien­tes por abu­so po­li­cial de ofi­cia­les blan­cos han le­van­ta­do una ola de in­dig­na­ción que el Pre­si­den­te ha si­do in­ca­paz de de­te­ner, se­gún unos, o no ha que­ri­do ha­cer­lo, se­gún otros. Ya se ha­bla de que en una co­yun­tu­ra así, el país po­dría en­con­trar­se al bor­de de una gue­rra ci­vil.

Y en po­lí­ti­ca ex­te­rior, to­do es con­fu­so. Des­pués de los ha­la­gos al pre­si­den­te Xi Jim­ping los pri­me­ros años, Trump ha pa­sa­do a la ofen­si­va cul­pán­do­le de la pan­de­mia del co­vid-19 y ha mon­ta­do no so­lo una gue­rra co­mer­cial sino una suer­te de gue­rra fría con Chi­na. En­tre tan­to, man­tie­ne una re­la­ción ex­tra­ña, es­tre­cha y cor­dial con Pu­tin a pe­sar de las ad­ver­ten­cias de sus pro­pios ser­vi­cios de se­gu­ri­dad e in­te­li­gen­cia. Y co­mo si fue­ra po­co, se ha reuni­do amis­to­sa­men­te ya en dos oca­sio­nes con el lí­der y dic­ta­dor nor­co­reano Kim Jong-un, ju­ra­do enemi­go de EE.UU., sin ha­ber ob­te­ni­do na­da. En­tre tan­to sus re­la­cio­nes con sus tra­di­cio­na­les alia­dos eu­ro­peos y Ca­na­dá son po­co alen­ta­do­ras.

La pri­me­ra po­ten­cia del mun­do, siem­pre res­pe­tuo­sa de sus tra­di­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, de su le­ga­li­dad in­ter­na y por so­bre to­do de su Cons­ti­tu­ción, re­sul­ta irre­co­no­ci­ble a la ho­ra ac­tual. Al mun­do en­te­ro no le con­vie­ne unos EE.UU. así y, al Ecua­dor, tam­po­co…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.