Más que cifras, per­so­nas ne­ce­si­ta­das

El Comercio (Ecuador) - - OPINIÓN - Jor­ge r. Im­ba­quin­go / edi­tor de política

La am­plia mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na a Ecua­dor im­pli­ca re­tos: la vi­si­bi­li­za­ción de una po­bla­ción lle­na de ne­ce­si­da­des y, por en­de, su­je­ta a explotació­n; pe­ro tam­bién ha des­nu­da­do la ta­rea que tie­ne el Es­ta­do de aco­gi­da de me­jo­rar sus ins­tru­men­tos de ayu­da y se­gui­mien­to.

Un re­por­ta­je pu­bli­ca­do por es­te Dia­rio, el pa­sa­do do­min­go, pu­so en pers­pec­ti­va esos pro­ble­mas. Por un lado, las vi­ci­si­tu­des de una po­bla­ción que se han mo­vi­do a pie por Su­da­mé­ri­ca y que se afin­ca en el lu­gar más prós­pe­ro o más se­gu­ro. Por otro lado, la am­bi­güe­dad en los nú­me­ros de esa mi­gra­ción.

Gua­ya­quil es el nue­vo cen­tro de la mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na. Al­go que se ob­ser­va en las ca­lles, una vez que el Puer­to Prin­ci­pal ya pa­só lo peor de la pan­de­mia. Aun así, las cifras ofi­cia­les mues­tran que la ma­yor can­ti­dad de ve­ne­zo­la­nos es­ta­ba en Pi­chin­cha. La Can­ci­lle­ría in­for­mó que el re­gis­tro de los ciu­da­da­nos de ese país era de 165 671, tras la re­gu­la­ri­za­ción. Una vez cerrado el pro­ce­so, se con­ce­die­ron 39 076 vi­sas hu­ma­ni­ta­rias: el 50,87% en Pi­chin­cha y el 21,69% en Gua­yas.

De ese to­tal, 8 000 vi­sas a es­ca­la na­cio­nal son de ni­ños ve­ne­zo­la­nos en edad es­co­lar. Sin em­bar­go, tras la re­vi­sión de es­te Dia­rio de las cifras de es­co­la­ri­dad en el país, 49 967 chi­cos de ese país es­tán ins­cri­tos en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo del Ecua­dor. Lo cual de­mues­tra dos co­sas: un con­si­de­ra­ble su­bre­gis­tro, pe­ro tam­bién que el país cum­ple con dar edu­ca­ción sin dis­cri­mi­nar por na­cio­na­li­dad.

Se­gún el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, Gua­yas pa­só de 6 383 es­tu­dian­tes ve­ne­zo­la­nos en el 2019 a 14 152 en el 2020. Lo que in­di­ca el ma­yor cre­ci­mien­to del país y con­fir­ma lo que di­cen las or­ga­ni­za­cio­nes de ve­ne­zo­la­nos en el país, que el grue­so de la mi­gra­ción de ese país se ha des­pla­za­do a Gua­ya­quil, so­bre to­do.

¿Qué ini­cia­ti­vas to­ma el Es­ta­do pa­ra equi­pa­rar las cifras de la re­gu­la­ri­za­ción con la reali­dad? Tam­bién de­be­ría ha­ber pre­vi­sio­nes an­te las con­se­cuen­cias de un flu­jo mi­gra­to­rio que si­gue sus pro­pias re­glas con per­so­nas vul­ne­ra­bles al ais­la­mien­to so­cial y eco­nó­mi­co. Más que cifras, son per­so­nas ne­ce­si­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.