Ley se­ca

El Comercio (Ecuador) - - OPINIÓN - WASHINGTON HE­RRE­RA whe­rre­ra@el­co­mer­cio.org

El con­su­mo re­pre­sa­do se des­ta­pa­rá y afian­za­rá la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca re­cién en 2022, cuan­do los ecua­to­ria­nos ha­ya­mos si­do va­cu­na­dos efi­caz­men­te. Pa­ra eso de­be­mos ase­gu­rar que, de los mi­les de mi­llo­nes de va­cu­nas que se pro­du­ci­rán, ac­ce­da­mos an­tes del fin de 2021. Has­ta tan­to no es con­ve­nien­te dis­mi­nuir las res­tric­cio­nes pa­ra con­te­ner la ex­pan­sión del co­vid-19, pues ya te­ne­mos 32.000 vi­das me­nos, por­que no he­mos te­ni­do su­fi­cien­tes hos­pi­ta­les en la geo­gra­fía na­cio­nal y los que hay no pue­den aten­der a tan­to con­ta­gia­do gra­ve por es­ca­sez de uni­da­des de cui­da­dos in­ten­si­vos que, cuan­do las hay, so­lo evi­tan la muer­te de la mi­tad de sus en­fer­mos gra­ves.

Si bien se sa­be que el nú­me­ro de de­ce­sos es al­to, pro­si­gue la trans­mi­sión co­mu­ni­ta­ria por­que no hay con­cien­cia en la gen­te que no usa mas­ca­ri­lla, no res­pe­ta el dis­tan­cia­mien­to fí­si­co ni en aque­llos que bus­can re­fu­gio en la in­ges­ta de li­co­res pa­ra cu­rar sus pe­nas. A unos y a otros es me­nes­ter in­sis­tir pa­ra que sean res­pon­sa­bles con sus fa­mi­lia­res que se con­ta­gian ma­si­va­men­te y con­tro­lar la ven­ta y el con­su­mo de li­co­res en lu­ga­res pú­bli­cos los días vier­nes, sá­ba­do y do­min­go, que ya ven­drán días pro­pi­cios pa­ra aque­llos que con­fun­den la atrac­ción tu­rís­ti­ca con la li­ba­ción li­bre .

Así se va a pro­lon­gar el su­fri­mien­to de un mi­llón de ecua­to­ria­nos em­po­bre­ci­dos, por­que el in­gre­so por ha­bi­tan­te se­rá si­mi­lar a los ni­ve­les de 2005. Es­to va a re­bro­tar la emigración a Es­ta­dos Uni­dos y Es­pa­ña de los jó­ve­nes des­em­plea­dos. Ya es­ta­rá en ma­nos del nue­vo go­bierno y de los ecua­to­ria­nos pu­dien­tes ha­cer lo ne­ce­sa­rio pa­ra au­men­tar el con­su­mo ma­si­vo que in­duz­ca a una ma­yor pro­duc­ción que ge­ne­re más em­pleo, pues al ac­tual go­bierno no se le pue­de pe­dir más cuan­do na­ve­ga al ga­re­te, re­tra­sa­do y se­cues­tra­do por la co­rrup­ción.

Se­gu­ra­men­te en el 2022 ha­brá con­fian­za pa­ra au­men­tar el con­su­mo pues la ape­ten­cia de bie­nes im­por­ta­dos sal­drá de su re­pre­sa­mien­to y cre­ce­rá ex­plo­si­va­men­te la ven­ta de bie­nes y ser­vi­cios de al­to va­lor a quie­nes tie­nen po­der ad­qui­si­ti­vo. En cam­bio los bie­nes de con­su­mo bá­si­co co­mo ali­men­tos, ro­pa de uso co­mún y ser­vi­cios ne­ce­sa­rios cre­ce­rán po­co al co­mien­zo de la re­cu­pe­ra­ción.

En­ton­ces la ma­la ca­li­dad de vi­da de los des­em­plea­dos y la pa­cien­cia de los em­pre­sa­rios tal vez du­ra­rá has­ta des­pués de 15 me­ses, si pa­ra en­ton­ces la va­cu­na ya ha lle­ga­do al Ecua­dor. So­lo así el nue­vo go­bierno po­drá al­can­zar el “gra­do de in­ver­sión” que apro­ve­che ese au­ge y per­sua­da a los ecua­to­ria­nos a traer su di­ne­ro del ex­te­rior pa­ra pro­du­cir pa­ra el mer­ca­do in­terno y ex­por­tar. A su vez los ban­cos de­be­rán ga­nar un po­co me­nos pe­ro pre­cau­te­lan­do los di­ne­ros de los de­po­si­tan­tes. To­do es­to es­tá en ma­nos del sec­tor pri­va­do por­que los go­bier­nos se­gui­rán sien­do dé­bi­les y no po­drán ha­cer na­da im­por­tan­te pa­ra amen­guar los des­equi­li­brios eco­nó­mi­cos. Las re­for­mas que se ha com­pro­me­ti­do con el FMI de­ben ha­cer­se en los pri­me­ros cien días del pró­xi­mo go­bierno, prio­ri­zan­do la re­dis­tri­bu­ción del in­gre­so pues la pan­de­mia es­tá agran­dan­do dra­má­ti­ca­men­te la bre­cha de la de­sigual­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.