No­bel pa­ra tres es­tu­dio­sos de agu­je­ros ne­gros

Los pre­mia­dos usa­ron mo­de­los ma­te­má­ti­cos pa­ra en­ten­der el fe­nó­meno as­tro­nó­mi­co

El Comercio (Ecuador) - - PORTADA - Es­to­col­mo

El bri­tá­ni­co Ro­ger Pen­ro­se, el ale­mán Rein­hard Gen­zel y la es­ta­dou­ni­den­se An­drea Ghez re­ci­bie­ron el Pre­mio No­bel de Fí­si­ca. Los tres se de­di­ca­ron a com­pro­bar ma­te­má­ti­ca­men­te la exis­ten­cia de los agu­je­ros ne­gros. El pri­me­ro lo hi­zo apli­can­do la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad. Los otros des­cu­brie­ron un ob­je­to com­pac­to su­per­ma­si­vo en el cen­tro de nues­tra ga­la­xia.

El bri­tá­ni­co Ro­ger Pen­ro­se, el ale­mán Rein­hard Gen­zel y la es­ta­dou­ni­den­se An­drea Ghez fue­ron ga­lar­do­na­dos ayer con el Pre­mio No­bel de Fí­si­ca por sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre “los agu­je­ros ne­gros”, de los que na­da se es­ca­pa, ni si­quie­ra la luz.

Pen­ro­se, de 89 años, ga­nó el pre­mio por de­mos­trar “que la for­ma­ción de un agu­je­ro ne­gro es una predicción só­li­da de la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad ge­ne­ral” y Gen­zel, de 68, y Ghez, de 55, por des­cu­brir “un ob­je­to com­pac­to y ex­tre­ma­da­men­te pe­sa­do en el cen­tro de nues­tra ga­la­xia”, ex­pli­có el jurado.

Ghez es la cuar­ta mu­jer que ga­na un No­bel de Fí­si­ca, el más mas­cu­lino de los seis pres­ti­gio­sos ga­lar­do­nes, una dis­tin­ción que la cien­tí­fi­ca di­jo to­mar­se “muy en se­rio”.

“Es­toy en­can­ta­da de po­der ser­vir de mo­de­lo pa­ra las mu­je­res jó­ve­nes que se plan­tean ir ha­cia es­te ám­bi­to”, afir­mó Ghez a la AFP.

Aun­que a mu­chos nos fas­ci­nan, “muy po­cas per­so­nas en­tien­den lo que es un agu­je­ro ne­gro”, re­co­no­ce la as­tró­no­ma, ba­sa­da en Ca­li­for­nia.

“Es muy di­fí­cil de­fi­nir un agu­je­ro ne­gro”, afir­ma. “Las le­yes de la fí­si­ca acer­ca de un agu­je­ro ne­gro son tan di­fe­ren­tes de las de la Tie­rra que no tie­nes in­tui­ción de qué es­tás bus­can­do”.

“Pue­do pen­sar en ello ma­te­má­ti­ca­men­te, de ma­ne­ra abs­trac­ta, pe­ro for­mar una ima­gen es muy di­fí­cil, por­que el es­pa­cio y el tiem­po se mez­clan”, aña­dió la ga­na­do­ra .

La for­ma de “ver” un agu­je­ro ne­gro, ya que no son vi­si­bles, es ob­ser­var el efec­to que tie­ne so­bre los ob­je­tos que es­tán a su al­re­de­dor.

Pen­ro­se ha uti­li­za­do des­de 1965 la ma­te­má­ti­ca pa­ra pro­bar que los agu­je­ros ne­gros pue­den for­mar­se y con­ver­tir­se en una en­ti­dad de la que na­da, ni si­quie­ra la luz, pue­de es­ca­par. Sus cálcu­los de­mos­tra­ron que son una con­se­cuen­cia di­rec­ta de la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad ge­ne­ral de Eins­tein.

El cien­tí­fi­co bri­tá­ni­co era cer­cano a su cé­le­bre com­pa­trio­ta as­tro­fí­si­co Step­hen Haw­king, fa­lle­ci­do en 2018.

Jun­tos “pro­ba­ron ma­te­má­ti­ca­men­te que cuan­do una es­tre­lla muy ma­si­va co­lap­sa, ter­mi­na en agu­je­ro ne­gro (...), sus tra­ba­jos mos­tra­ron que el es­ta­do fi­nal de la ma­te­ria vuel­ve a un so­lo pun­to”, ex­pli­có a la AFP Luc Blan­chet, del Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de Pa­rís.

“Es una pe­na que no die­ran el Pre­mio No­bel a Pen­ro­se y a Haw­king an­tes de que fa­lle­cie­ra. Es­te pre­mio lle­ga dos años des­pués de su muer­te, y sus tra­ba­jos se re­mon­tan a los años 60”, la­men­tó.

Des­de los años 90, Gen­zel y Ghez han in­ves­ti­ga­do con­jun­ta­men­te el cen­tro de la Vía Lác­tea, don­de com­pro­ba­ron la exis­ten­cia de un agu­je­ro ne­gro su­per­ma­si­vo, bau­ti­za­do co­mo Sagitario A*.

Uti­li­zan­do los ma­yo­res te­les­co­pios pa­ra es­tu­diar las ór­bi­tas de las es­tre­llas cer­ca­nas, com­pro­ba­ron ma­te­má­ti­ca­men­te por la atrac­ción gra­vi­ta­cio­nal la exis­ten­cia de un ob­je­to in­vi­si­ble y con una ma­sa equi­va­len­te a unos cua­tro mi­llo­nes de ve­ces la del sol.

“El se­cre­to más os­cu­ro de la Vía Lác­tea”, acla­mó el jurado. La can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel, a tra­vés de su por­ta­voz, ex­pre­só su “gran agra­de­ci­mien­to” a su com­pa­trio­ta Gen­zel por su “tra­ba­jo pio­ne­ro”.

En el Ins­ti­tu­to Max Planck de

Fí­si­ca Ex­tra­te­rres­tre, Gen­zel di­jo ha­ber de­rra­ma­do “al­gu­nas lá­gri­mas”, pen­san­do que de­bía es­pe­rar mu­chos años pa­ra la dis­tin­ción. “Una de las cua­li­da­des que un in­ves­ti­ga­dor ne­ce­si­ta pa­ra ga­nar un No­bel es vi­vir mu­cho”, bro­meó.

Los agu­je­ros ne­gros su­per­ma­si­vos son un enig­ma de la as­tro­fí­si­ca, so­bre to­do por la ma­ne­ra en que lle­gan a ser tan gran­des, y su for­ma­ción cen­tra mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes. Los cien­tí­fi­cos pien­san que de­vo­ran, a una ve­lo­ci­dad inau­di­ta, to­dos los ga­ses in­ter­es­te­la­res que les ro­dean.

Una pri­me­ra ima­gen re­vo­lu­cio­na­ria de es­tos fe­nó­me­nos cós­mi­cos fue re­ve­la­da al mun­do en abril de 2019, por un equi­po in­ter­na­cio­nal del Event Ho­ri­zon Te­les­co­pe, que re­gis­tró las ra­dia­cio­nes emi­ti­das por el dis­co de acre­ción (cre­ci­mien­to deun­cuer­po­po­ra­gre­ga­ción de cuer­pos me­no­res) que ro­dea al agu­je­ro ne­gro en el cen­tro de la Ga­la­xia M87, a más de 50 mi­llo­nes de años luz de la Tie­rra.

“Es la edad de oro pa­ra la in­ves­ti­ga­ción so­bre los agu­je­ros ne­gros, con ma­ra­vi­llas que van a lle­gar”, de­cla­ró a AFP Shep Doe­le­man, di­rec­tor del pro­yec­to.

Hoy se de­cla­ra­rá al ga­na­dor del No­bel de Quí­mi­ca.

Afap

• Rein­hard Gen­zel (Ale­ma­nia), del Ins­ti­tu­to Max Planck de Fí­si­ca Ex­tra­te­rres­tre.

Afp

• Ro­ger Pen­ro­se (bri­tá­ni­co), de Ox­ford, fue com­pa­ñe­ro de Step­hen Haw­king.

Afp

• An­drea Ghez (EE.UU.) co­di­ri­ge el Cen­tro Ga­lác­ti­co de la U. de Ca­li­for­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.