Le­gis­la­ción per­ju­di­cial

El Comercio (Ecuador) - - OPINIÓN - EN­RI­QUE ECHEVERRÍA G. ee­che­ve­rria@el­co­mer­cio.org

El da­ño que cau­sa el ex­ce­so de nor­mas ju­rí­di­cas es tal que de­be abrir los ojos y los oí­dos de los po­lí­ti­cos con au­to­ri­dad, a fin de que ini­cien una so­lu­ción al caos exis­ten­te. Es ur­gen­te rea­li­zar una se­ve­ra po­da de la le­gis­la­ción, a la ma­ne­ra co­mo pro­ce­den los agri­cul­to­res cuan­do las plan­tas in­va­so­ras no de­jan es­pa­cio a las que real­men­te pro­du­cen. En el reino ve­ge­tal, se dis­tin­guen cier­tas va­rie­da­des de mus­go y el muér­da­go.

El 24 de fe­bre­ro y el 31 de mar­zo del 2019 EL COMERCIO pu­bli­có dos ar­tícu­los del ca­li­fi­ca­do es­pe­cia­lis­ta Vi­cen­te Al­bor­noz, res­pec­to al da­ño que cau­san tan­ta nor­ma y tan­to bu­ró­cra­ta, ba­jo el tí­tu­lo “El país de las mil y mil tra­bas”. Más re­cien­te­men­te, Fa­bián Co­rral ha in­sis­ti­do en es­ta per­ju­di­cial reali­dad.

An­te las ofer­tas de “reac­ti­va­ción de la Eco­no­mía”, el au­tor de es­ta no­ta se per­mi­tió pu­bli­car una in­ves­ti­ga­ción so­bre to­do cuan­to de­be ha­cer la per­so­na que desea cons­truir (La Ca­sa Nue­va, EL COMERCIO, 7 de sep­tiem­bre de 2020) al ex­tre­mo de ini­ciar la obra y avan­zar­la, pe­se al ries­go de san­cio­nes.

En es­tos días nos en­te­ra­mos de una si­tua­ción in­só­li­ta: ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te cam­bian un con­tra­to de com­pra­ven­ta. Ha­ce 34 años, Mu­tua­lis­ta Se­bas­tián de Be­nal­cá­zar, con es­cri­tu­ra pú­bli­ca hi­zo efec­ti­va una par­te del am­plio sen­ti­do so­cial de quien fue Sr. Pie­rre Hit­ti Raad y -en­tre otros- tam­bién de sus pri­me­ros ad­mi­nis­tra­do­res, Sr. Lc­do. Guillermo

Mo­reano y Sr. Men­tor Vi­lla­gó­mez, en su or­den, en­tre­gan­do -en ven­ta- de­par­ta­men­tos a los so­cios. Cuan­do pa­só la En­ti­dad a otras ma­nos, la que fue pri­me­ra Mu­tua­lis­ta del Ecua­dor en­tró en li­qui­da­ción.

En el pre­sen­te año 2020, por lo me­nos en un ca­so lle­ga­do a co­no­ci­mien­to, el Li­qui­da­dor de la Mu­tua­lis­ta, in­for­ma que exis­ten par­quea­de­ros que to­da­vía si­guen a nom­bre de esa En­ti­dad ya fe­ne­ci­da. Le han otor­ga­do otro nú­me­ro al par­quea­de­ro. ¿Quién hi­zo se­me­jan­te se­pa­ra­ción en­tre de­par­ta­men­to y par­quea­de­ro? Na­die sa­be. Aho­ra el due­ño de­be­rá pro­bar que el que –se di­ce- continúa per­te­ne­cien­do a la Mu­tua­lis­ta, es su­yo.

Pe­ro hay que ha­cer trá­mi­tes, pa­ra en­men­dar el “error” co­me­ti­do por al­gún fun­cio­na­rio del Mu­ni­ci­pio, cu­ya iden­ti­dad no se co­no­ce.

El due­ño de­be­rá de­mos­trar que el tal par­quea­de­ro no fue ni es in­de­pen­dien­te y, por lo mis­mo, que exis­te un error gra­ví­si­mo al ha­ber­lo otor­ga­do un nú­me­ro di­fe­ren­te y, con ello, tra­tar de pri­var­lo de su pro­pie­dad.

El tor­tuo­so trá­mi­te co­mien­za por con­se­guir “on­li­ne” au­to­ri­za­ción pa­ra usar la pla­ta­for­ma di­gi­tal; con esa au­to­ri­za­ción, acu­dir al Re­gis­tro de la Pro­pie­dad. La es­pe­ran­za es que el Re­gis­tro so­lo exi­ja los da­tos de la es­cri­tu­ra de 1986, pues allí guar­dan un ejem­plar com­ple­to de ca­da es­cri­tu­ra. ¿Ha­brá al­gu­na Au­to­ri­dad en la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Qui­to que se con­due­la y to­me a su car­go la ta­rea de po­dar la ex­ce­si­va le­gis­la­ción mu­ni­ci­pal?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.