Pan­de­mia y es­ta­fas

Geo­vanny ti­pan­lui­sa

El Comercio (Ecuador) - - OPINIÓN - Edi­tor de se­gu­ri­dad y jus­ti­cia

El ma­si­vo uso de las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas en me­dio de la pan­de­mia hi­zo que po­de­ro­sas re­des de­lic­ti­vas pu­lu­len en el ci­be­res­pa­cio. Las aler­tas es­tán lan­za­das. La Po­li­cía y los ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia tie­nen un ar­duo tra­ba­jo. Re­sul­ta que gru­pos bien es­truc­tu­ra­dos cap­tan a personas con ur­gen­cias eco­nó­mi­cas, ofre­cen cré­di­tos fal­sos y per­pe­tran es­ta­fas.

57 ca­sos es­tán en po­der de los in­ves­ti­ga­do­res. Aun­que es un su­bre­gis­tro, pe­ro son de­nun­cias que per­mi­ti­rán en­ten­der las com­ple­jas es­truc­tu­ras con las que se ma­ne­jan las ma­fias. Los pri­me­ros in­for­mes mues­tran có­mo su­pues­tos pres­ta­mis­tas que se mue­ven por me­dio del In­ter­net ofer­tan cré­di­tos in­me­dia­tos des­de USD 1 000 has­ta 800 000, sin ga­ran­tes ni hi­po­te­cas y con ta­sas de in­te­rés men­sual del 1 al 5%. Re­qui­si­tos por de­más sos­pe­cho­sos.

Los in­tere­sa­dos son obli­ga­dos a de­po­si­tar un ‘en­ca­je’ del 10% al 30% del va­lor so­li­ci­ta­do. La Po­li­cía sa­be que con esas con­di­cio­nes el riesgo de en­ga­ño es al­to.

Los afec­ta­dos se or­ga­ni­zan po­co a po­co. 2 400 personas se unie­ron en Fa­ce­book para de­nun­ciar to­do ti­po de es­ta­fas. Uno can­ce­ló USD 1 190 para que le ges­tio­nen una im­por­ta­ción de pro­duc­tos. Per­dió to­do el di­ne­ro. Otro pa­gó por un elec­tro­do­més­ti­co que so­li­ci­tó a tra­vés de una pla­ta­for­ma de co­mer­cio vir­tual. El ven­de­dor era fal­so.

Las ma­fias que per­pe­tran es­te ti­po de ilí­ci­tos co­men­za­ron a ac­tuar con fuer­za des­de el ini­cio de la pan­de­mia. Hu­bo personas que re­ci­bie­ron lla­ma­das sos­pe­cho­sas. Des­co­no­ci­dos mon­ta­ron his­to­rias fic­ti­cias. Di­je­ron que su­pues­tos fa­mi­lia­res de quie­nes con­tes­ta­ban el te­lé­fono eran de­te­ni­dos por irres­pe­tar las res­tric­cio­nes que re­gían en­ton­ces y para no ser lle­va­dos a la cár­cel de­bían pa­gar has­ta USD 200. El di­ne­ro ter­mi­na­ba en las cuen­tas de quie­nes de­cían ser agen­tes. To­do era irreal.

Los in­ves­ti­ga­do­res lan­zan ad­ver­ten­cias: no de­po­si­tar na­da en cuen­tas de des­co­no­ci­dos. En es­ce­na­rios com­ple­jos, los ser­vi­cios de ayu­da del ECU-911 es­tán dis­po­ni­bles. Las Uni­da­des de Po­li­cía Co­mu­ni­ta­ria tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.