El Universo

Vo­rá­gi­ne de pa­sio­nes

-

In­con­ta­bles in­sul­tos, una que otra crí­ti­ca ar­gu­men­ta­da y al­gu­na opi­nión fa­vo­ra­ble me­re­ció en nues­tras re­des so­cia­les Ja­net Hi­nos­tro­za la se­ma­na pa­sa­da. ¿El mo­ti­vo? La ines­pe­ra­da en­tre­vis­ta a Ma­ría Fernanda Es­pi­no­sa, pre­si­den­ta de la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU, du­ran­te su vi­si­ta al país más po­bre del mun­do. Una en­tre­vis­ta im­pro­ba­ble pa­ra un país que di­vi­de a po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas en “bue­nos” y “ma­los”, ba­jo esa mo­ral ma­ni­quea de la opi­nión pú­bli­ca ecua­to­ria­na, do­mi­na­da por las pa­sio­nes y huér­fa­na de re­fle­xión. Una opi­nión “ima­gen-de­pen­dien­te” que un día eri­ge ído­los, y a la me­nor de­cep­ción los de­rri­ba del pe­des­tal. Hi­nos­tro­za en­ca­be­za­ba la lis­ta de los co­mu­ni­ca­do­res “bue­nos”, y se­gún mu­chas per­so­nas, ella no de­bía rea­li­zar es­ta en­tre­vis­ta ni pu­bli­car aquel tui­teo so­bre la se­ño­ra Es­pi­no­sa.

¿Por qué no de­bía en­tre­vis­tar­la? Se­gún los más re­fle­xi­vos, por­que es un ac­to equí­vo­co: se pres­ta a las más va­ria­das y con­tra­dic­to­rias in­ter­pre­ta­cio­nes, si es ver­dad que la ex­can­ci­ller pa­gó via­je y ho­no­ra­rios de Ja­net y su equi­po. O por­que Es­pi­no­sa es cul­pa­ble de lo que se la acu­sa, se­gún otros que hoy re­pu­dian lo que ha­ce do­ce

años eli­gie­ron. Una con­de­na que se fun­da –ex­clu­si­va­men­te– en la in­for­ma­ción de los me­dios. En es­te país, don­de na­die con­fía en el apa­ra­to de jus­ti­cia, los me­dios rea­li­zan la in­ves­ti­ga­ción y se­gui­mien­to de los su­pues­tos de­li­tos de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, y sus no­ti­cia­rios son to­ma­dos por el pú­bli­co co­mo un ve­re­dic­to an­ti­ci­pa­do de cul­pa­bi­li­dad o exo­ne­ra­ción. El con­for­ta­ble Po­der Ju­di­cial se li­mi­ta a ra­ti­fi­car o con­tra­riar ese dic­ta­men po­pu­lar pre­vio.

¿Y qué tal la en­tre­vis­ta? Más o me­nos no­más. Es mi opi­nión sub­je­ti­va, par­cia­li­za­da y afec­ti­va. Por­que la ob­je­ti­vi­dad es un mi­to o un ideal in­ge­nuo. A lo su­mo, so­lo po­de­mos ha­cer­nos res­pon­sa­bles por nues­tro de­cir y nues­tra sub­je­ti­vi­dad, co­mo su­je­tos del in­cons­cien­te.

La en­tre­vis­ta no me apor­tó esclarecim­iento re­le­van­te, y creo que tam­po­co apor­ta mé­ri­to a la ca­rre­ra de Ja­net Hi­nos­tro­za. Pe­ro le otor­gó un es­pa­cio a Ma­ría Fernanda Es­pi­no­sa pa­ra mos­trar las la­bo­res hu­ma­ni­ta­rias que –ba­jo su pre­si­den­cia– la ONU rea­li­za en be­ne­fi­cio de los más des­fa­vo­re­ci­dos del pla­ne­ta. Res­pec­to a la “cri­sis hu­ma­ni­ta­ria de Ve­ne­zue­la”: una pa­rra­fa­da de lu­ga­res co­mu­nes e ilu­sio­nes va­cuas, evi­tan­do nom­brar al In­nom­bra­ble Chis­po­tea­dor, el abo­mi­na­ble in­ven­tor de se­me­jan­te ho­rror. Fi­nal­men­te, las acu­sa­cio­nes con­tra la exministra que po­drían cos­tar­le un jui­cio po­lí­ti­co, de­pen­dien­do de los pac­tos que se co­ci­nan en nues­tra Asam­blea, y no de su cul­pa­bi­li­dad o inocen­cia. Al úl­ti­mo, el pla­to fuer­te: los cues­tio­na­mien­tos so­bre el af­fai­re As­san­ge, pa­san­do “bre­ve-bre­ve” por el ase­si­na­to de los pe­rio­dis­tas del dia­rio El Co­mer­cio y otros asun­tos.

Ahí apa­re­ció por un mo­men­to la pre­gun­ta­de­ra in­ci­si­va que al­gu­nos le re­co­no­ce­mos a Ja­net. Pa­re­cía que pon­dría con­tra las cuer­das a la en­tre­vis­ta­da, pe­ro la se­ño­ra Es­pi­no­sa es tan im­per­té­rri­ta e inasi­ble co­mo una lom­briz en un ga­lón de acei­te. Ma­ría Fernanda elu­dió el aco­so con fa­ci­li­dad y la co­mu­ni­ca­do­ra desis­tió rá­pi­da­men­te “por­que el tiem­po no nos ayu­da”. En sín­te­sis: más el cal­do que los hue­vos, lo que no jus­ti­fi­ca los in­sul­tos de nues­tro enamo­ra­di­zo po­pu­la­cho ci­ber­né­ti­co, “de­sen­ga­ña­do” por­que la pér­fi­da Ja­net le rom­pió el co­ra­zón, co­mo an­tes ya lo hi­zo Ani­ta Ga­lar­za. ¡Ah, el amor! El fun­da­men­to de la psi­co­lo­gía de las ma­sas. (O)

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador