El Universo

Lo mí­ni­mo, co­rrec­tos

- CE­CI­LIA ANSALDO BRIONES

Al­gu­nos pro­fe­so­res le de­di­ca­mos la vi­da a la me­ta de con­se­guir que nues­tros alum­nos ha­blen y es­cri­ban la len­gua es­pa­ño­la con co­rrec­ción. Na­da más con co­rrec­ción. Ni ga­la­nu­ras ni vue­los es­ti­lís­ti­cos. Na­da de ri­que­za de vo­ca­bu­la­rio ni am­bi­cio­nes en los re­fe­ren­tes. Ellos y sus in­me­dia­tos re­cep­to­res sa­brán si nos acer­ca­mos a los de­cla­ra­dos ob­je­ti­vos.

Va­le re­pa­rar en lo desea­ble de una ex­pre­sión co­rrec­ta que ubi­ca al ha­blan­te en el ho­ri­zon­te so­cial de los usua­rios de una len­gua. Apar­te de los efec­tos de co­mu­ni­ca­ción y de be­lle­za –la co­rrec­ción es be­lla, ni qué du­dar­lo–, hay una im­plí­ci­ta exi­gen­cia es­té­ti­ca a nues­tro com­por­ta­mien­to ciu­da­dano, tan­to en los mo­da­les co­mo en el ves­tua­rio. El error cho­ca al oí­do y, peor aún, el ye­rro es­cri­to, cu­ya es­ta­bi­li­dad en el men­sa­je nos per­mi­te con­ven­cer­nos de que es­tá allí y que de­bi­li­ta una fa­ce­ta de quien lo es­cri­be. Esos son los efec­tos in­me­dia­tos e in­con­tro­la­dos del men­sa­je con equi­vo­ca­cio­nes. Así de na­tu­ra­les.

Aho­ra, en la me­di­da en que se va de­bi­li­tan­do la prác­ti­ca co­rrec­ta del idio­ma y se ge­ne­ra­li­zan los erro­res, la tan men­ta­da co­rrec­ción se di­lu­ye por­que los dos po­los de la co­mu­ni­ca­ción no se yer­guen so­bre te­rri­to­rio co­no­ci­do: lo mí­ni­mo que se es­pe­ra es or­to­gra­fía ade­cua­da. La fa­ci­li­dad con que hoy se usan las re­des so­cia­les ha vi­si­bi­li­za­do el pan­tano en que se en­cuen­tra el área or­to­grá­fi­ca, por­que los usua­rios no va­ci­lan en ma­ni­fes­tar sus ideas con las más tos­cas irre­gu­la­ri­da­des. ¿De­bo con­cluir que se lee me­nos –li­bros, cla­ro– y se es­cri­be más? Se­gún las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, así es.

Por es­tas reali­da­des, es jus­to re­ci­bir con aplau­sos la ini­cia­ti­va de la Aso­cia­ción de

Co­rrec­ción de Tex­tos del Ecua­dor (Acor­te) en su sex­ta con­vo­ca­to­ria al con­cur­so Ca­za de erra­tas, que con­sis­te en fo­to­gra­fiar los erro­res en men­sa­jes es­cri­tos ex­hi­bi­dos en es­pa­cios pú­bli­cos, en ca­te­go­rías em­pre­sa­rial y po­pu­lar. Bas­ta ser ma­yor de 15 años pa­ra par­ti­ci­par, aho­ra que vi­vi­mos ar­ma­dos de una he­rra­mien­ta que se lla­ma te­lé­fono mó­vil o ce­lu­lar y an­da­mos por la vi­da va­li­dan­do la ima­gen más que el au­tén­ti­co pai­sa­je u ob­je­to que mi­ra­mos.

Si el ciu­da­dano mal es­cri­be su idio­ma na­tal re­ve­la al­gu­nos sín­to­mas: des­de la me­dio­cre edu­ca­ción en el es­ta­ble­ci­mien­to que le to­có has­ta la au­sen­cia del me­dio bá­si­co pa­ra la asi­mi­la­ción in­cons­cien­te del gra­fis­mo, la lec­tu­ra. No se tra­ta de vi­vir ape­ga­dos a dic­tá­me­nes de la Real Aca­de­mia de la Len­gua –bur­la per­ma­nen­te de al­gu­nos es­cri­to­res, re­bel­des a las va­rias ve­ces centenaria ins­ti­tu­ción–, tam­po­co de os­ten­tar ran­cias cos­tum­bres idio­má­ti­cas que des­oyen la ri­que­za del ha­bla po­pu­lar. Hay unos có­di­gos lin­güís­ti­cos que se equi­li­bran con los có­di­gos so­cia­les, a ba­se de los mo­de­los idio­má­ti­cos del me­dio. Siem­pre creí que los usos se ade­cuan a las cir­cuns­tan­cias, me­nos la or­to­gra­fía (ex­cep­to cuan­do una obra li­te­ra­ria quie­re “de­cir” al­go es­pe­cial con el error).

Ob­ser­va­do­ra de una cier­ta cha­ba­ca­ne­ría que se usa en las re­des, has­ta de una de­li­be­ra­da obs­ce­ni­dad, me pre­gun­to por las ra­zo­nes que han de­rri­ba­do las ba­rre­ras de la ex­pre­sión. ¿El no dar la ca­ra a los re­cep­to­res? ¿La apa­ren­te li­ge­re­za de la ju­ven­tud? Me re­pli­ca­rán: “Mis in­sul­tos es­tán es­cri­tos co­rrec­ta­men­te”. Y sí, pues, lo mí­ni­mo que es­pe­ra­mos es que sean co­rrec­tos. (O)

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador