El Universo

Les de­jo una ta­rea

- Guayaquil

¿Qué ha­ría us­ted, si hoy se acues­ta son­rien­te co­mo cual­quier día, vien­do a sus hi­jos dor­mir pla­cen­te­ra­men­te y en la ma­ña­na uno de ellos le di­ce que tie­ne un pe­que­ño do­lor? Lo lle­va al mé­di­co, le en­vía a ha­cer exá­me­nes es­pe­cia­les, ha­ce un es­fuer­zo eco­nó­mi­co y se los rea­li­za, con los re­sul­ta­dos re­gre­sa don­de el doc­tor y es­te le di­ce lo que ja­más al­guien quie­re es­cu­char… “su hi­jo tie­ne cán­cer”.

¿Sien­te que le cae el mun­do en­ci­ma? No es pa­ra me­nos, es com­pren­si­ble, esa pa­la­bra uno la to­ma co­mo si­nó­ni­mo de muer­te, aun­que hoy ve­mos que ya no lo es, que si se de­tec­ta a tiem­po y se su­mi­nis­tran los me­di­ca­men­tos ade­cua­dos, es muy pro­ba­ble que se su­pere, pe­ro igual, ate­rro­ri­za.

Co­mo no tie­ne di­ne­ro, va a un hos­pi­tal pú­bli­co y si tra­ba­ja va al IESS –Ins­ti­tu­to Ecua­to­riano de Se­gu­ri­dad So­cial– al­go de tran­qui­li­dad tie­ne ya que pa­ga un se­gu­ro mes a mes; con un po­co de suer­te lo atien­den y le man­dan qui­mio­te­ra­pias, ra­dio­te­ra­pias, etc., us­ted es­tá an­gus­tia­da (o), sa­be que su hi­jo se es­tá ju­gan­do la vi­da, sien­te que es­tá en la an­te­sa­la de la muer­te, de in­me­dia­to di­ce que em­pie­ce el tra­ta­mien­to, pe­ro… le co­mu­ni­can que los me­di­ca­men­tos que se re­quie­ren no es­tán en el “cua­dro bá­si­co”, sí, cua­dro bá­si­co, co­mo si un pa­cien­te en gra­ve es­ta­do de sa­lud so­lo pue­de ne­ce­si­tar esas me­di­ci­nas, ahí em­pie­za su pe­re­gri­nar, los cos­tos son ele­va­dí­si­mos y us­ted no los pue­de pa­gar, el Es­ta­do le di­ce que es­pe­re, sí, que es­pe­re, mien­tras la en

fer­me­dad avan­za y se va to­man­do otros ór­ga­nos, ¿es­pe­ra tran­qui­lo la muer­te de su hi­jo o fa­mi­liar?

Nun­ca he te­ni­do ni ten­dré el áni­mo de po­le­mi­zar, al con­tra­rio, quie­ro su­mar, tra­tar de ayu­dar den­tro de lo que me sea po­si­ble, pe­ro hay en­fer­me­da­des que son tan cos­to­sas que so­lo el Es­ta­do pue­de ha­cer­se car­go tal co­mo lo di­ce la Cons­ti­tu­ción.

El Ecua­dor pa­sa por una si­tua­ción eco­nó­mi­ca di­fí­cil, hay muy po­co pre­su­pues­to pa­ra aten­der to­das las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción, pe­ro pre­gun­to re­cu­rrien­do a la em­pa­tía de las au­to­ri­da­des en­car­ga­das de ve­lar por la sa­lud de los ecua­to­ria­nos: ¿Si ese ni­ño o adul­to que mue­re len­ta­men­te fue­ra su hi­jo, qué es­co­ge­ría ha­cer?, ¿ca­sas?, ¿ca­rre­te­ras?, ¿me­tros? ¿Pe­di­ría a gri­tos que lo po­co que hay se in­vier­ta en sa­lud? Re­cor­de­mos que los muer­tos no pue­den usar ca­sas ni ca­rre­te­ras ni me­tros, ni na­da que se pue­da ha­cer so­bre la tie­rra. Hoy son ellos, ma­ña­na…

Se los de­jo de ta­rea… (O) ave­ni­da Sam­bo­ron­dón Pe­pi­ta de Ze­va­llos,

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador