El Universo

La le­yen­da de La Cor­ti­na de Hie­rro y otros te­mas

En lí­neas de­fen­si­vas La Cor­ti­na de Hie­rro no tie­ne com­pa­ra­ción al­gu­na. Hoy Al­fon­so Qui­jano, Vi­cen­te Le­ca­ro, Luciano Ma­cías y Mi­guel Bustamante es­tán eter­ni­za­dos en bron­ce, pe­ro ya es­ta­ban ins­ta­la­dos en ese olim­po in­mor­tal que es la me­mo­ria sin ol­vi­dos del

- Sports · Soccer · Horace · Faust · Club Sport Emelec · Guayaquil · Chile · Hungary · Panama · Colombia · China · Salem · Argentina · Brazil · Brazil national football team · Guayas Province · Cuba · England · Ballet Azul · biblical Magi · William Martinez

Acos­tum­bra­dos co­mo es­ta­mos a de­nos­tar a la his­to­ria co­mo un sue­ño de lí­ri­cos y a des­ca­li­fi­car lo que otros hi­cie­ron en otro tiem­po, es gra­ti­fi­can­te que Bar­ce­lo­na ha­ya de­ci­di­do hon­rar el re­cuer­do de cua­tro gran­des ju­ga­do­res que mar­ca­ron una épo­ca que no ha po­di­do ser igua­la­da por ca­li­dad, hon­ra­dez pro­fe­sio­nal y amor a la di­vi­sa, esa fra­se de la cual se bur­lan co­mo un re­za­go que año­ran los ‘ilu­sos’. Así sue­len lla­mar­nos a quie­nes nos em­pe­ña­mos en man­te­ner vi­va la me­mo­ria y el ejem­plo de ci­clos de­por­ti­vos im­po­si­bles de ol­vi­dar.

Los eme­le­cis­tas guar­dan pa­ra siem­pre aque­llos pe­rio­dos triun­fa­les del Ba­llet Azul: el de 1954, que edi­fi­có el en­tre­na­dor chi­leno Renato Pa­nay; y el de 1962, que per­te­ne­ce al maes­tro Fer­nan­do Pa­ter­nos­ter, crea­dor de aque­lla de­lan­te­ra de Los Cin­co Reyes Ma­gos: Bal­se­ca, Bo­la­ños, Raf­fo, Ray­mon­di y el Pi­be Ortega, en la que tam­bién par­ti­ci­pa­ron Ga­lo Pu­li­do, Ma­nuel Cha­mo Flo­res, Ho­ra­cio Rey­mun­do y Cle­men­te de la To­rre.

Pa­ra los se­gui­do­res oro y gra­na la gran­de­za em­pe­za­ron a es­cri­bir­la los que en 1947 cam­bia­ron la óp­ti­ca del equi­po que mez­cló al­gu­nas vic­to­rias y mu­chas de­rro­tas has­ta lle­var­lo a trans­for­mar­se en el ído­lo del país. En ese tem­plo de la nos­tal­gia es­tán En­ri­que Ro­mo, Jor­ge Del­ga­do, Juan Be­ní­tez, Car­los Pi­be Sán­chez, Faus­to Mon­tal­ván (el gran ca­pi­tán de la ido­la­tría), Jor­ge Can­tos, Ga­lo Pa­pa Cho­la So­lís, Ma­nuel Va­lle, Héc­tor Ri­caur­te, Luis Or­dó­ñez, Ma­nuel Ni­ve­la. Ellos fue­ron los ven­ce­do­res del mun­dial­men­te fa­mo­so Mi­llo­na­rios en 1949 y 1952. Por el ba­rrio del As­ti­lle­ro, a ve­ces, al­gún noc­tám­bu­lo de reite­ra­da bohe­mia –cuen­tan– sue­le apu­rar el pa­so gri­tan­do “¡Aquí na­ció El Quin­te­to de Oro; aquí es­ta­ba La Mo­de­lo!”, alu­dien­do al Cen­tro Es­co­lar 9 de Oc­tu­bre.

¿Sa­ben los di­ri­gen­tes de Bar­ce­lo­na, el pe­rio­dis­mo ne­ga­dor de la his­to­ria y los afi­cio­na­dos que es­tán con­ven­ci­dos de que los ju­ga­do­res de hoy son los gran­des, qué es es­to del Quin­te­to de Oro? Una no­che de lar­ga char­la, en la ya des­apa­re­ci­da Pa­rri­lla­da Spen­cer, de nues­tro ami­go En­ri­que Ló­pez Dá­ger (+), el cé­le­bre Jor­ge Mo­cho Ro­drí­guez zan­jó la pos­tu­ra or­gu­llo­sa de un ex­fut­bo­lis­ta eléc­tri­co que sos­te­nía que nun­ca po­dría igua­lar­se a la de­lan­te­ra de los Reyes Ma­gos. El siem­pre ocu­rren­te Mo­cho –es­ta vez muy se­rio– se pu­so de pie y en tono desafian­te re­pli­có: “¡Us­te­des fue­ron des­pués de no­so­tros, por­que en mi tiem­po tu­vi­mos al me­jor ata­que de la his­to­ria, El Quin­te­to de Oro: Jo­sé Ji­mé­nez- y des­pués yo, acla­róEn­ri­que Can­tos, Si­gi­fre­do Chu­chu­ca, Jo­sé Pe­lu­sa Var­gas y Gui­do An­dra­de, los ven­ce­do­res de Mi­llo­na­rios!”.

Am­bos te­nían ra­zón. Fue­ron dos ar­ti­lle­rías que com­bi­na­ron cla­se, ele­gan­cia y efi­ca­cia. A ellas pue­de agre­gar­se la del hoy ol­vi­da­do equi­po de Los Ca­ci­ques del Ge­ne­ral Cór­do­ba y de la se­lec­ción de Guayaquil: Ni­co­lás Ga­to Álvarez, Ra­món Man­co Una­muno, Car­los Mu­ñoz, Ken­to Mu­ñoz, Car­los Mu­ñoz y En­ri­que Ro­dri­go. Fue­ron in­de­rro­ta­bles en­tre 1928 y 1930 y en una dispu­ta del Es­cu­do Cam­brian mar­ca­ron 24 go­les en tres par­ti­dos.

En lí­neas de­fen­si­vas La Cor­ti­na de Hie­rro no tie­ne com­pa­ra­ción al­gu­na, pe­ro la his­to­ria de nues­tro fút­bol guar­da la hue­lla de gran­des ju­ga­do­res. Cuan­do se plan­ta­ban dos za­gue­ros cen­tra­les, en la te­rro­sa can­cha del Cam­po De­por­ti­vo Mu­ni­ci­pal, lue­go lla­ma­do es­ta­dio Guayaquil, en­tre 1924 y 1930, lu­cía la fie­re­za de Efraín Pan­te­ra Blan­ca Llo­na y la téc­ni­ca ex­qui­si­ta de Luis Ca­be­za Má­gi­ca Gar­zón. A di­fe­ren­cia de quien lo su­ce­dió en el so­bre­nom­bre –Al­ber­to Spen­cer– Gar­zón no ha­cía go­les, los im­pe­día al ele­var­se en su área, do­mi­nar el ba­lón con la tes­ta y sa­lir has­ta el me­dio cam­po ha­cien­do ma­la­ba­res pa­ra en­tre­gar­lo a un com­pa­ñe­ro. Con los dos ga­nó Guayaquil el Cam­brian en­tre 1923 y 1931 y fue­ron ar­tí­fi­ces de las vic­to­rias an­te el Ar­tu­ro Prat, de Chi­le, que fue el pri­mer equi­po ex­tran­je­ro que lle­gó a nues­tra ciu­dad en 1926.

En 1931, en la Li­ga De­por­ti­va Es­tu­dian­til na­ció una pa­re­ja de za­gue­ros muy jo­ven­ci­tos: Por­fi­rio Suá­rez y Luis Cho­co­la­tín Hun­gría, ar­tí­fi­ces de los triun­fos an­te los chi­le­nos del Ju­ve­nil Es­par­ta. En 1934 ya es­ta­ban en el Pa­na­má y se fue­ron con los pa­na­mi­tos a una gi­ra a Co­lom­bia que du­ró cin­co me­ses. La pren­sa de ese país los lla­mó La Mu­ra­lla Chi­na.

Pa­sa­ron mu­chos años y gran­des de­fen­so­res, pe­ro en 1963 em­pe­zó a for­mar­se la que se­ría una cuarte­ta me­mo­ra­ble. En Bar­ce­lo­na ya es­ta­ban Vi­cen­te Mi­nis­tro Le­ca­ro y Luciano Ma­cías. Es­te, na­ci­do en An­cón, lle­gó al equi­po to­re­ro co­mo ju­ve­nil des­de 1951. Era ju­ga­dor de la Juan Díaz Sa­lem, una li­ga de no­va­tos por don­de pa­sa­ron gran­des fut­bo­lis­tas, con los equi­pos Ar­gen­ti­na y Te­me­ra­rio. De allí lo lle­vó a Bar­ce­lo­na un pró­cer del As­ti­lle­ro lla­ma­do Ri­go­ber­to Pan de Dul­ce Aguirre. En 1953 apa­re­ció en pri­me­ra y des­de en­ton­ces, has­ta 1971, nun­ca de­jó el pues­to de mar­ca­dor y más tar­de ca­pi­tán de la es­cua­dra oro y gra­na y de la se­lec­ción na­cio­nal. Mar­ca­dor im­pla­ca­ble tam­bién fue­ron sus vir­tu­des su cla­se y su co­ra­je. Ju­gó na­da me­nos que 357 par­ti­dos con la blu­sa ca­na­ria y ga­nó nue­ve tí­tu­los en Aso­gua­yas y el cam­peo­na­to na­cio­nal

Le­ca­ro lle­nó la vis­ta de quie­nes lo vi­mos ju­gar en la re­ser­va de Bar­ce­lo­na aque­lla tar­de de 1957 en que mar­có al po­ten­te Ho­ra­cio Tan­que Ro­me­ro, en un pre­li­mi­nar del cho­que en­tre los del As­ti­lle­ro y Ban­gú de Bra­sil, ca­pi­ta­nea­do por el in­men­so Zi­zin­ho. La de­ba­cle del pri­mer equi­po pro­vo­có la sa­li­da del Pi­be Sán­chez y la en­tra­da a la ti­tu­la­ri­dad del es­pi­ga­do y for­ta­chón de­fen­sa cen­tral. Y su in­gre­so a la le­yen­da de me­jor en su pues­to pa­ra eter­nas me­mo­rias. Su jue­go aé­reo y su mar­ca­je eran per­fec­tos, im­pa­sa­bles y con una sa­li­da de gran fi­ne­za. Fue re­co­men­da­do por Spen­cer a Pe­ña­rol pa­ra re­em­pla­zar al ve­te­rano Wi­lliam Mar­tí­nez, pe­ro Bar­ce­lo­na le ne­gó la opor­tu­ni­dad de bri­llar en el ex­tran­je­ro. Ju­gó 329 par­ti­dos en el Ído­lo y fue cam­peón sie­te ve­ces.

De la se­lec­ción de Guayaquil, cuan­do en la Fe­de­ra­ción De­por­ti­va del Gua­yas se ju­ga­ba fút­bol, sa­lió Al­fon­so Qui­jano. Lle­gó a Bar­ce­lo­na a me­dia­dos de 1962 y se ga­nó rá­pi­do el pues­to de ti­tu­lar. La bo­la o el hom­bre, nun­ca los dos, fue su fi­lo­so­fía. Pro­vo­ca­ba re­ce­lo en los ale­ros zur­dos, pues era im­pia­do­so en la mar­ca, pe­ro te­nía gran­des re­cur­sos téc­ni­cos y subía con jus­te­za a apo­yar a sus de­lan­te­ros. Ga­nó 6 co­ro­nas con su equi­po.

El úl­ti­mo en lle­gar, a me­dia­dos de 1963, fue Mi­guel Cor­ti­jo Bustamante, ya fa­mo­so en las filas del De­por­ti­vo King, el equi­po de la fa­mi­lia Mar­ti­llo en el ba­rrio Cu­ba. Fue se­lec­cio­na­do de Gua­yas en filas ama­teur y allí lo vio Jus­to Nie­to Itu­rral­de, pre­pa­ra­dor fí­si­co y scout del Pa­tria en 1958. Lle­gó co­mo pun­te­ro zur­do, pe­ro el ar­gen­tino Gre­go­rio Es­pe­rón, y lue­go Faus­to Mon­tal­ván, sus di­rec­to­res téc­ni­cos, lo pa­sa­ron de vo­lan­te y ter­mi­nó co­mo mar­ca­dor de pun­ta.

El adies­tra­dor uru­gua­yo Jo­sé Ma­ría Che­ma Ro­drí­guez fue el ar­qui­tec­to de La Cor­ti­na de Hie­rro al pa­sar a Luciano Ma­cías de cuar­to za­gue­ro. Fue la for­ma­ción per­fec­ta que lle­gó a la se­lec­ción na­cio­nal en 1965, año acia­go por­que nos ro­ba­ron la cla­si­fi­ca­ción a la Co­pa del Mun­do de In­gla­te­rra 1966.

Hoy es­tán eter­ni­za­dos en bron­ce, pe­ro an­tes ya es­ta­ban ins­ta­la­dos en ese olim­po in­mor­tal que es la me­mo­ria sin ol­vi­dos del pue­blo. ¿Lle­ga­rá a te­ner Bar­ce­lo­na otra lí­nea de­fen­si­va de es­ta fac­tu­ra? Di­fí­cil en los tiem­pos que co­rren.

Ya lo di­jo el es­cri­tor in­glés Tho­mas Stearns Elliot: “Los hom­bres apren­den po­co de la ex­pe­rien­cia de los otros. Pe­ro en la vi­da, nun­ca vuel­ve el mis­mo tiem­po”.

Que Bar­ce­lo­na hon­ra­ra el re­cuer­do de cua­tro gran­des ju­ga­do­res que mar­ca­ron una épo­ca que no ha si­do igua­la­da por ca­li­dad, hon­ra­dez pro­fe­sio­nal y amor a la di­vi­sa es gra­ti­fi­can­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador