El Universo

Li­ber­ta­do­res, apun­ten con­tra Bra­sil y Ar­gen­ti­na

Si dos jue­gan y el res­to mi­ra, la Co­pa no cre­ce, se pier­de in­te­rés. Pe­ro es lo que hay. So­lo ellos van por la glo­ria. Mu­chos pa­re­cen es­tar có­mo­dos con ju­gar y lle­var­se los $ 3 mi­llo­nes de la fa­se de gru­pos.

-

Pa­só el ras­tri­llo de la Li­ber­ta­do­res: en me­dio de cier­ta in­di­fe­ren­cia ya se fue­ron 126 de los 155 par­ti­dos en­tre las tres fa­ses ini­cia­les y la de gru­pos. Res­tan po­cos, aun­que los más sus­tan­cio­sos. Que­dó con­for­ma­da la grilla de los 16 clu­bes que em­pie­zan a so­ñar con el tí­tu­lo: hay seis bra­si­le­ños, cua­tro ar­gen­ti­nos, tres pa­ra­gua­yos (no­ta­ble por tra­tar­se de un país y un fút­bol pe­que­ños), dos ecua­to­ria­nos –otro fe­li­ci­ta­do– y un uru­gua­yo. De esos seis de Bra­sil, cua­tro fue­ron pri­me­ros en sus zo­nas, con lo cual ob­tu­vie­ron la ven­ta­ja de ju­gar con­tra se­gun­dos.

A pro­pó­si­to, el lu­nes se reali­zó el sor­teo de la ron­da fi­nal, al­go que era ab­so­lu­ta­men­te in­ne­ce­sa­rio. Has­ta ha­ce dos años los cru­za­mien­tos se con­for­ma­ban de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca por mé­ri­to de­por­ti­vo (que siem­pre es más sano). Era per­fec­to y con­ce­día a los de ma­yor pun­ta­je el pri­vi­le­gio jus­to de me­dir­se a los

de me­nos, o sea, el 1 fren­te al 16 , el 2 con­tra el 15 , el 3 ver­sus el 14 , y así… Pe­ro en­ten­de­mos que los pa­tro­ci­na­do­res, que po­nen mi­llo­nes en el tor­neo, pre­fie­ren la ce­re­mo­nia de un sor­teo pues les da vi­si­bi­li­dad. Ade­más, con­fie­re ma­yor re­per­cu­sión y ex­pec­ta­ti­va al tra­mo fi­nal.

No obs­tan­te, el sor­teo de­ter­mi­nó cru­ces pa­re­jos, atrac­ti­vos. Aun­que en el la­do de­re­cho del cua­dro de desa­rro­llo que­da­ron cua­tro pe­sos pe­sa­do: Pal­mei­ras, Gre­mio, Fla­men­go e In­ter de Por­to Ale­gre. De mo­do que es muy, muy di­fí­cil que uno de ellos no lle­gue a la fi­nal. En el otro an­da­ri­vel es­tán Bo­ca, Ri­ver y San Lo­ren­zo. Pue­de que uno de los tres lo­gre el pa­sa­je a San­tia­go de Chi­le. De dar­se, ten­dría­mos otra de­fi­ni­ción en­tre ar­gen­ti­nos y bra­si­le­ños.

De las úl­ti­mas diez ver­sio­nes, cin­co fue­ron pa­ra los equi­pos de Bra­sil y cua­tro pa­ra los de Ar­gen­ti­na. No es bue­na tal po­la­ri­za­ción. Si dos jue­gan y el res­to mi­ra, la Co­pa no cre­ce, se pier­de in­te­rés. Pe­ro es lo que hay. So­lo ellos van por la glo­ria. De los de­más, mu­chos pa­re­cen es­tar có­mo­dos con par­ti­ci­par, lle­var­se los 3 mi­llo­nes de dó­la­res de la fa­se de gru­pos y, si es po­si­ble, el mi­llón dos­cien­tos de oc­ta­vos de fi­nal. Con eso es­tán he­chos. El tí­tu­lo que lo bus­quen otros.

Ha­cia 1988, los dos clu­bes uru­gua­yos –Pe­ña­rol y Na­cio­nal– ha­bían con­quis­ta­do ocho ve­ces la Co­pa Li­ber­ta­do­res, en tan­to que los gi­gan­tes bra­si­le­ños so­lo te­nían al­za­das cin­co. A par­tir de allí los hi­jos de Pe­lé lo­gra­ron tre­ce más, los de Ob­du­lio Varela, nin­gu­na.

Ahí, al des­pun­tar los años 90, co­men­zó a cam­biar la fi­so­no­mía de la que­ri­da com­pe­ten­cia con­ti­nen­tal. Se em­pe­zó a tor­nar un mano a mano en­tre los dos gran­des y, sal­vo que se en­tro­me­ta un Atlé­ti­co Na­cio­nal con­for­man­do de nue­vo un equi­po po­ten­te y ga­na­dor (que no le se­rá sen­ci­llo pe­se a to­do el po­der eco­nó­mi­co de su pro­pie­ta­rio, el po­de­ro­so Gru­po Ar­di­la Lü­lle), la Li­ber­ta­do­res no tie­ne vi­sos de di­ver­si­fi­car­se. Y sin al­ter­nan­cia se re­du­ce el gra­do de atrac­ción. Cuan­do su equi­po no com­pi­te o su país es­tá au­sen­te, el hin­cha se apar­ta del te­ma. Ló­gi­co.

“Siem­pre son los mis­mos”, re­nie­ga un hin­cha pe­ruano en Twit­ter. Cla­ro, son los mis­mos por­que se fi­jan el ob­je­ti­vo de ga­nar­la, in­vier­ten, se in­ge­nian pa­ra con­for­mar plan­te­les com­pe­ti­ti­vos. La quie­ren. El lí­der del tor­neo pe­ruano, hoy, es De­por­ti­vo Bi­na­cio­nal, un club con ocho años de exis­ten­cia, que aca­ba de te­ner su bau­tis­mo in­ter­na­cio­nal en la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na per­dien­do en sus dos pre­sen­ta­cio­nes. ¿Có­mo po­dría en­trar a la Li­ber­ta­do­res con la men­ta­li­dad de arre­ba­tar­les la co­ro­na a Ri­ver, Bo­ca, Pal­mei­ras, Fla­men­go? Pe­ña­rol es un ca­so tes­ti­go de la co­yun­tu­ra ac­tual. Fue seis ve­ces finalista en las pri­me­ras on­ce edi­cio­nes (en­tre 1960 y 1970), aho­ra lle­va sie­te par­ti­ci­pa­cio­nes con­se­cu­ti­vas sien­do eli­mi­na­do en fa­se de gru­pos. Y 32 años sin ser cam­peón. Cons­te que los dos gran­des mon­te­vi­dea­nos son los que más par­ti­ci­pa­ron de to­dos: 46 ve­ces. Co­lo Co­lo, el bu­que in­sig­nia del fút­bol chi­leno, su­ma 22 tor­neos sin al­can­zar si­quie­ra las se­mi­fi­na­les. A co­la­ción: los re­pre­sen­tan­tes chi­le­nos son de lo más flo­jos en el cam­po in­ter­na­cio­nal, ape­nas su­pe­ran a bo­li­via­nos, pe­rua­nos y ve­ne­zo­la­nos. Chi­le ha ga­na­do una co­pa en se­sen­ta. Y ca­si nun­ca es­tá en la pe­lea.

Al­tí­si­mo mé­ri­to el de los con­jun­tos gua­ra­níes: Olim­pia, Ce­rro Por­te­ño y Li­ber­tad no so­lo cla­si­fi­ca­ron, lo hi­cie­ron en­ca­be­zan­do sus gru­pos. Lo mis­mo Eme­lec y Li­ga de Quito. Pe­se a no ser una po­ten­cia, el fút­bol ecua­to­riano lu­cha en ca­da edi­ción por es­tar lo más arri­ba po­si­ble. Muy pon­de­ra­ble. Y el sor­teo tam­po­co es que sea tan la­pi­da­rio: Li­ga po­dría pa­sar la va­lla que re­pre­sen­ta Olim­pia, buen equi­po, ague­rri­do, no in­ven­ci­ble. Eme­lec la ten­drá más du­ra con Fla­men­go, aun­que no pa­re­ce utó­pi­co. Pe­ña­rol de­rro­tó a los ca­rio­cas en el Ma­ra­ca­ná y em­pa­ta­ron en Mon­te­vi­deo. Li­ga tam­bién le ga­nó en Quito.

No in­clui­mos en es­te aná­li­sis a los re­pre­sen­tan­tes ve­ne­zo­la­nos; las ca­la­mi­to­sas con­di­cio­nes del país los exi­men de cual­quier exi­gen­cia. Se­ría in­tere­san­te sa­ber si el ré­gi­men les en­tre­ga los tres mi­llo­nes de dó­la­res que les gi­ra la Con­me­bol o se los con­vier­ten en bo­lí­va­res, en cu­yo ca­so no al­can­za­ría un ca­mión con su aco­pla­do pa­ra trans­por­tar el de­va­lua­do pa­pel mo­ne­da.

Co­mo en 2017, Co­lom­bia vol­vió a de­fec­cio­nar: no lo­gró me­ter si­quie­ra un equi­po en oc­ta­vos de fi­nal. Sus cua­tro equi­pos lo­gra­ron ape­nas cin­co vic­to­rias en 18 sa­li­das al cam­po. Po­bre te­nien­do en cuen­ta sus cua­tro cu­pos y que ha­bla­mos de un fút­bol ge­ne­ra­dor de ju­ga­do­res y téc­ni­cos, que in­ten­ta des­ban­car al uru­gua­yo co­mo ter­ce­ro de Su­da­mé­ri­ca. Que ade­más tie­ne me­dia do­ce­na de gran­des clu­bes di­se­mi­na­dos en pla­zas po­de­ro­sas co­mo Bo­go­tá, Me­de­llín, Ca­li, Ba­rran­qui­lla, to­das más gran­des que Mon­te­vi­deo. Al­gu­nas in­clu­so mu­cho más que el Uru­guay en­te­ro. Y ni ha­blar del po­de­río eco­nó­mi­co de un país y otro. De­be­rían ani­mar­se más.

Es­ta­mos en la 60 edi­ción. La Con­me­bol ha tra­ta­do y tra­ta de je­rar­qui­zar­la. Sin em­bar­go, la com­pe­ten­cia ne­ce­si­ta jus­ta­men­te eso: com­pe­ten­cia, en­san­char la ba­se de can­di­da­tos. Los clu­bes me­xi­ca­nos eran un buen apor­te, pre­sen­ta­ban fuer­tes plan­te­les, agre­ga­ban pres­ti­gio, re­so­nan­cia, exi­gían, apun­ta­ban arri­ba. Per­sis­tía un te­mor: “¿Y si la ga­na un me­xi­cano…?”. Na­die ha­bría muer­to, al con­tra­rio, ma­yor lus­tre y gran­de­za pa­ra la Li­ber­ta­do­res. Hu­bie­se ser­vi­do co­mo aci­ca­te pa­ra los de acá. La­men­ta­ble­men­te, los clu­bes az­te­cas de­ci­die­ron re­ti­rar­se. Pa­ra otor­gar­le más bri­llo, la Co­pa ha va­ria­do de for­ma­to, de nom­bre, de re­glas. No al­can­za: tie­nen que va­riar los que ga­nan.

P

Pa­ra otor­gar­le más bri­llo, la Co­pa Li­ber­ta­do­res ha va­ria­do de for­ma­to, de nom­bre, de re­glas. Pe­ro no al­can­za: tie­nen que va­riar los que ga­nan. Sin al­ter­nan­cia se re­du­ce el gra­do de atrac­ción.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador