El Universo

Al­mo­dó­var, en Cannes con ‘Do­lor y glo­ria’

El es­pa­ñol lle­gó por pri­me­ra vez a es­ta mues­tra en 1983. Aho­ra vuel­ve por la Pal­ma de Oro.

- DA­NIE­LA CREAMER DES­DE CANNES ES­PE­CIAL PA­RA EL UNI­VER­SO

En Cannes ya se co­mien­za a vis­lum­brar en­tre las pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas en com­pe­ti­ción la po­si­ble Pal­ma de Oro. El pa­sa­do vier­nes sor­pren­dió Pe­dro Al­mo­dó­var con su ví­vi­do y mag­ní­fi­co mo­sai­co de som­bras y me­mo­rias: Do­lor y glo­ria.

Una his­to­ria de idas y ve­ni­das, de des­cu­bri­mien­tos y de trans­for­ma­cio­nes, de amo­res per­di­dos y re­en­con­tra­dos, de he­ri­das que de­jan la hue­lla de un pre­sen­te que, inevi­ta­ble­men­te, ha per­di­do la es­pe­ran­za de la ju­ven­tud pa­ra en­fo­car­se en la an­sie­dad de la ma­du­rez.

En el um­bral de sus 70 años, Al­mo­dó­var re­gre­sa a Cannes por sex­ta vez con su nue­va crea­ción, cua­dro cre­pus­cu­lar so­bre la exis­ten­cia de un di­rec­tor de ci­ne que se le ase­me­ja mu­cho, pe­ro no del to­do, y so­bre una na­ción, Es­pa­ña, que ha cam­bia­do a la par con él. Una es­pe­cie de au­to­con­fe­sión que, in­de­pen­dien­te­men­te de even­tua­les re­fe­ren­cias reales, fil­tra en la pan­ta­lla la esen­cia de una pro­fun­da ex­pe­rien­cia in­te­rior.

Y sin re­nun­ciar a su for­ma es­ti­lís­ti­ca, co­mo siem­pre im­pac­tan­te, con­cre­ta, co­lo­ri­da, pop, lo­gra rea­li­zar un gran clá­si­co.

Pa­ra ani­mar el jue­go de es­pe­jos que se im­po­ne en Do­lor y glo­ria –cin­ta es­tre­na­da en mar­zo pa­sa­do, con una ex­ce­len­te aco­gi­da en la ta­qui­lla– el di­rec­tor man­che­go echó mano ma­gis­tral­men­te de un al­ter ego con­fia­ble, Antonio Ban­de­ras, ac­tor que na­ció con él y a él retorna, lis­to pa­ra de­jar­se plas­mar sin po­ner re­sis­ten­cia al­gu­na, con la de­di­ca­ción de quien, des­pués de ha­ber aban­do­na­do las pro­pias raí­ces y de ha­ber cons­trui­do una ca­rre­ra holly­woo­den­se, co­mo in­tér­pre­te, di­rec­tor e in­clu­so co­mo hom­bre, ha com­pren­di­do que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ha­cer el ca­mino in­ver­so.

En el en­tra­ma­do del fil­me, en­tre si­tua­cio­nes vi­vi­das e ima­gi­na­das, ex­pe­ri­men­ta­das en pri­me­ra per­so­na o tam­bién re­ela­bo­ra­das a ba­se de anéc­do­tas de amis­ta­des, es­tá el uni­ver­so de Al­mo­dó­var ob­ser­va­do des­de la pers­pec­ti­va más ín­ti­ma, con la vo­lun­tad de no es­con­der na­da, sin arre­pen­ti­mien­tos ni re­mor­di­mien­tos.

Es­ta vez, fac­tu­ra­da con nue­va so­brie­dad, me­nos hu­mo­ris­mo y me­nos uso del ba­rro­co. Muy le­ja­na a su fil­mo­gra­fía en la que siem­pre ha pro­yec­ta­do su es­pí­ri­tu irre­ve­ren­te, el gus­to por los ele­men­tos fe­ti­ches, el va­rio­pin­to uni­ver­so fe­me­nino que le es muy alle­ga­do, don­de en ca­da fil­me ce­le­bra las im­pe­rio­sas le­yes del de­seo. Sin du­da, la se­ñal de una ver­da­de­ra re­con­ci­lia­ción con­si­go mis­mo.

PRO­PUES­TA DE LOACH

“Los re­lám­pa­gos no caen ja­más en el mis­mo lu­gar”, res­pon­de, por su par­te, con iro­nía Ken Loach, a quien le pro­fe­ti­za una ter­ce­ra Pal­ma de Oro con Sorry We Mis­sed You. Y en es­ta fra­se hay más sin­ce­ri­dad que su­pers­ti­ción. A sus 83 años, el elo­gia­do di­rec­tor bri­tá­ni­co no ha per­di­do su lu­ci­dez po­lí­ti­ca y su ra­bia so­cia­lis­ta, pe­ro pa­re­ce me­nos com­ba­ti­vo de lo usual.

So­bre to­do me­nos re­tó­ri­co. Qui­zás por es­to su nue­vo fil­me con­quis­ta y con­mue­ve pro­fun­da­men­te. Al cen­tro siem­pre la cla­se obre­ra más ne­ce­si­ta­da. Es­ta vez es la cri­sis de una fa­mi­lia de New­castle, en el no­res­te de In­gla­te­rra, don­de el pa­dre acep­ta un tra­ba­jo es­cla­vi­zan­te de re­par­ti­dor de mer­can­cía, mien­tras la ma­dre se des­ma­dra cui­dan­do in­vá­li­dos a do­mi­ci­lio, el to­do pa­ra so­bre­vi­vir y so­ñar en al­gún po­si­ble fu­tu­ro pa­ra su hi­jo, re­bel­de y grafitero. Real­men­te emo­cio­na.

En días an­te­rio­res, Los mi­se­ra­bles (en alu­sión a la cé­le­bre obra de Víc­tor Hu­go) sor­pren­dió en la Croi­set­te. El di­rec­tor Ladj Ly, que co­mien­za a ser co­no­ci­do co­mo el Spi­ke Lee fran­cés, apor­ta al fes­ti­val, con su pri­mer lar­go­me­tra­je, su mi­ra­da pro­pia so­bre es­ta ju­ven­tud en­co­le­ri­za­da.

Ba­sa­da en vi­ven­cias per­so­na­les, in­clu­so am­bien­ta­da en Mont­fer­meil, su­bur­bio a las afue­ras de Pa­rís en el que vi­ve, es un re­tra­to de las ten­sio­nes per­ma­nen­tes en­tre los po­li­cías que im­po­nen la ley a su mo­do y los jó­ve­nes ne­gros que se sien­ten aban­do­na­dos por la so­cie­dad y que com­pen­san su re­cha­zo a ba­se de re­bel­día, has­ta el día en que to­do se des­bor­da y so­lo que­da la vio­len­cia.

 ?? TO­MA­DO DE SENSACINE.COM ?? ► Leo­nar­do Sba­ra­glia y Antonio Ban­de­ras in­ter­pre­tan a Fe­de­ri­co y Sal­va­dor Ma­llo, res­pec­ti­va­men­te, en Do­lor y glo­ria, nue­va pro­pues­ta de Pe­dro Al­mo­dó­var.
TO­MA­DO DE SENSACINE.COM ► Leo­nar­do Sba­ra­glia y Antonio Ban­de­ras in­ter­pre­tan a Fe­de­ri­co y Sal­va­dor Ma­llo, res­pec­ti­va­men­te, en Do­lor y glo­ria, nue­va pro­pues­ta de Pe­dro Al­mo­dó­var.
 ?? TO­MA­DO DE IMDB.COM ?? Sorry we ►
mis­sed you na­rra las des­ven­tu­ras de una fa­mi­lia al bor­de de la de­sin­te­gra­ción.
TO­MA­DO DE IMDB.COM Sorry we ► mis­sed you na­rra las des­ven­tu­ras de una fa­mi­lia al bor­de de la de­sin­te­gra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador