El Universo

Ma­nos, men­tes, co­ra­zo­nes

- SI­MÓN PACHANO spa­chano@yahoo.com

El ri­to del ba­lan­ce que de­be rea­li­zar­se al con­me­mo­rar un aniver­sa­rio se vuel­ve es­pe­cial cuan­do la fe­cha mar­ca la mi­tad del ca­mino. A par­tir del vier­nes 24, el go­bierno dis­pon­drá exac­ta­men­te del mis­mo nú­me­ro de me­ses que han pa­sa­do des­de aquel día en que, eu­fó­ri­co, pro­nun­ció su pri­mer dis­cur­so pre­si­den­cial mien­tras, de­pri­mi­do, su an­te­ce­sor se hos­pi­ta­li­za­ba y en­tra­ba en un mo­men­tá­neo si­len­cio. Eu­fo­ria y de­pre­sión –sen­ti­mien­tos con­tra­dic­to­rios que, en tono de pa­si­llo, mar­ca­ron las sen­das dis­tin­tas por las que ca­mi­na­rían de ahí en ade­lan­te– ser­vi­rían pa­ra ex­pli­car lo ocu­rri­do y ha­cer el ba­lan­ce. Pe­ro pa­ra en­ten­der lo que ha he­cho y lo que po­drá ha­cer el ac­tual go­bierno es más ade­cua­do re­cor­dar de dón­de vie­ne. Aun­que a ve­ces se les ol­vi­da al pre­si­den­te y a sus mi­nis­tros, su ori­gen es el pro­yec­to mi­le­na­rio de las ma­nos lim­pias, las men­tes lú­ci­das y los co­ra­zo­nes ar­dien­tes. Ese es el es­pe­jo fren­te al cual hay que ha­cer el cálcu­lo del de­be, del ha­ber y de la deu­da pen­dien­te.

Pre­via­men­te, ca­be se­ña­lar que so­lo por la can­di­dez re­vo­lu­cio­na­ria se pue­de ex­pli­car que acep­ta­ran que un pu­bli­cis­ta avi­va­do les en­do­sa­ra un es­lo­gan co­mo ese de las ma­nos, las men­tes y los co­ra­zo­nes. Acu­ña­do por Fé­lix Dzerz­hins­ki, el di­rec­tor de la Che­ca (el equi­va­len­te so­vié­ti­co de la Se­nain crio­lla, con ca­sa de tor­tu­ras en la Lu­bian­ka), sir­vió cí­ni­ca­men­te pa­ra ca­li­fi­car a los in­te­gran­tes de esa si­nies­tra or­ga­ni­za­ción, to­dos con an­te­ce­den­tes de­lic­ti­vos y reclutados en lo más ba­jo del lum­pen. Aún de­be reír a car­ca­ja­das el que les em­bau­có a los de acá con el ca­li­fi­ca­ti­vo (aun­que, al cons­ta­tar que hay de­ce­nas de ellos que cam­bia­ron el cu­rrí­cu­lum por el pron­tua­rio, de­be pen­sar que acer­tó).

Ese so­lo he­cho –his­tó­ri­co, in­des­men­ti­ble y ver­gon­zo­so– se­ría su­fi­cien­te pa­ra in­cli­nar la ba­lan­za ha­cia el la­do del de­be. Pe­ro va­le la pe­na re­vi­sar lo su­ce­di­do con ca­da uno de los ad­je­ti­vos. La au­to­atri­bui­da lu­ci­dez de las men­tes fue la pri­me­ra en caer. La eco­no­mía que en­tró en pi­ca­da cuan­do ba­ja­ron los pre­cios del pe­tró­leo so­la­men­te po­día in­di­car que nun­ca hu­bo una ca­be­za con otro pro­yec­to que no fue­ra el des­pil­fa­rro del au­ge. La Cons­ti­tu­ción, he­cha pa­ra du­rar tres­cien­tos años, so­lo pue­de ser el pro­duc­to de men­tes que ja­más en­ten­die­ron el sig­ni­fi­ca­do de pa­la­bras co­mo de­mo­cra­cia, re­pú­bli­ca y mu­cho me­nos Es­ta­do de de­re­cho. El jue­go de ni­ños de Mon­te­cris­ti con­sis­tió en ha­cer un lar­go lis­ta­do –co­mo guía te­le­fó­ni­ca– de de­be­res es­ta­ta­les in­cum­pli­dos a los que lla­ma­ros de­re­chos.

La su­cie­dad de las ma­nos lim­pias lle­gó un po­co más tar­de. Pa­ra al­go ser­vía el ejér­ci­to de jue­ces, fis­ca­les, con­tra­lo­res y con­se­je­ros ciu­da­da­nos, que ejer­cían de efi­cien­tes guardianes de unos bol­si­llos tan pro­fun­dos co­mo de pan­ta­lón de pa­ya­so. Des­de que co­men­zó a des­ta­par­se no ha pa­ra­do y, por lo que se ve, se­gui­rá de lar­go. Fi­nal­men­te les lle­gó el turno a los co­ra­zo­nes ar­dien­tes. Se aca­bó el re­la­to épi­co a pe­sar de que hay quie­nes ofren­da­rían su vi­da por el pro­yec­to per­di­do y su lí­der. El ba­lan­ce es­tá en ce­ro, va­le de­cir, en el pun­to de par­ti­da. (O)

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador