El Universo

Ju­lio Cé­sar Tru­ji­llo

- RA­MI­RO RI­VE­RA MO­LI­NA

En los años setenta se ha­bía pro­du­ci­do una es­ci­sión en el ve­tus­to Par­ti­do Con­ser­va­dor. Ju­lio Cé­sar Tru­ji­llo li­de­ra­ba la frac­ción pro­gre­sis­ta. Ne­ce­sa­rio en­ten­der que se era con­ser­va­dor por ser ca­tó­li­co. Se ha­bía for­ma­do en los va­lo­res de la doc­tri­na so­cial de la Igle­sia. Su ori­gen no aco­mo­da­do y la sen­si­bi­li­dad por los pro­ble­mas so­cia­les lo mol­dea­ron en la crí­ti­ca al li­be­ra­lis­mo ca­pi­ta­lis­ta, re­pro­chan­do a una oli­gar­quía co­di­cio­sa. Ra­di­cal en su con­cep­ción de la de­mo­cra­cia, pe­ro ajeno al re­sen­ti­mien­to so­cial y re­van­chis­mo pro­pio de los po­pu­lis­tas. Sien­do lí­der del de­no­mi­na­do Par­ti­do Con­ser­va­dor Pro­gre­sis­ta se fu­sio­nó con la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, li­de­ra­da por Os­val­do Hur­ta­do, fun­dan­do jun­tos la De­mo­cra­cia Po­pu­lar.

Te­nía ya ex­pe­rien­cia par­la­men­ta­ria, pues ha­bía si­do miem­bro de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de 1967. Per­se­gui­do y pre­so por la dic­ta­du­ra mi­li­tar, fue con­fi­na­do y ex­pe­ri­men­tó la tris­te so­le­dad del exi­lio. Ba­ta­lló por el re­torno a la de­mo­cra­cia, pro­mo­vien­do el sí por la nue­va Cons­ti­tu­ción que se apro­ba­ría en el re­fe­rén­dum del 15 de enero de 1978.

Su li­de­raz­go fue cla­ve pa­ra la con­for­ma­ción de la alian­za en­tre CFP y la DP, que lle­vó a la pre­si­den­cia al bi­no­mio Jai­me Rol­dós Agui­le­ra y Os­val­do Hur­ta­do La­rrea. Asaad Bu­ca­ram le ha­bía pro­pues­to la vi­ce­pre­si­den­cia, pe­ro pre­fi­rió ce­der­la a Os­val­do Hur­ta­do y op­tó por un es­ca­ño par­la­men­ta­rio.

En el seno de la De­mo­cra­cia Po­pu­lar era un po­lí­ti­co de en­vi­dia­ble ener­gía e inago­ta­ble ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo. Per­se­ve­ran­te y res­pon­sa­ble, dis­ci­pli­na­do y ávi­do lec­tor. Res­pe­ta­do ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, es­pe­cia­li­za­do en de­re­cho la­bo­ral. Su ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal lo in­cli­nó ha­cia la de­fen­sa de los más dé­bi­les. Su bri­llan­te for­ma­ción ju­rí­di­ca y doc­tri­na­ria le ha­bría per­mi­ti­do, de ma­ne­ra le­gí­ti­ma, lo­grar abun­dan­tes ho­no­ra­rios y alar­dear co­mo­di­dad y ri­que­za. Pe­ro pre­fi­rió ser­vir a los pos­ter­ga­dos y man­te­ner una vi­da so­bria, aus­te­ra y sen­ci­lla. Su op­ción pre­fe­ren­cial por los po­bres mar­có su vi­da pro­fe­sio­nal y su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca.

Ju­lio Cé­sar Tru­ji­llo, al igual que to­dos, no fue in­fa­li­ble y co­me­tió erro­res. Pe­ro sin du­da cons­ti­tu­ye uno de los po­cos ca­sos del po­lí­ti­co que con­ci­bió su vo­ca­ción co­mo en­tre­ga ha­cia los de­más. Vir­tud in­fre­cuen­te en la dé­ca­da de quie­nes de­cían te­ner las ma­nos lim­pias, las men­tes lú­ci­das y los co­ra­zo­nes ar­dien­tes. Pu­ra pa­la­bre­ría y re­tó­ri­ca. Dis­fraz de la im­pu­di­cia de los ma­lean­tes.

En el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de su tes­ti­mo­nio de vi­da, gra­cias a su for­mi­da­ble pro­bi­dad y pres­ti­gio, pre­si­dió el CPCCS-t, don­de des­mon­tó parte del apa­ra­ta­je de su­pre­ma­cía del ré­gi­men au­to­ri­ta­rio. Sin su li­de­raz­go y em­pu­je, la tran­si­ción de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia ha­bría si­do más di­fí­cil aún de la que vie­ne sien­do has­ta aho­ra.

Un ho­me­na­je a Ju­lio Cé­sar Tru­ji­llo. Ejem­plo de in­te­gri­dad y de pro­fun­das con­vic­cio­nes cris­tia­nas. En él se fun­de el tes­ti­mo­nio de la au­ten­ti­ci­dad y cohe­ren­cia en­tre lo que se pien­sa, se di­ce y se ha­ce. Nun­ca si­mu­ló ni ac­tuó con do­blez, me­nos uti­li­zó el len­gua­je de la pro­ca­ci­dad y las ad­je­ti­va­cio­nes. Le do­lía el do­lor de los po­bres. Su me­mo­ria evo­ca­rá al hom­bre pon­de­ra­do pe­ro fir­me en sus con­vic­cio­nes. Digno, au­tén­ti­co y rec­to. Has­ta sus 88 años lu­chó con­tra los co­rrom­pi­dos. Por eso fue abo­rre­ci­do por los ma­lan­dri­nes y res­pe­ta­do por los ciu­da­da­nos ho­nes­tos. Li­bró su úl­ti­ma ba­ta­lla fren­te al de­rra­me ce­re­bral que su­frió. Su vi­da fí­si­ca se ha ex­tin­gui­do. Sen­ti­mos do­lor y res­pe­to. Sin em­bar­go, esa vi­da bri­lla, irra­dia e ins­pi­ra. (O)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador