El Universo

El car­de­nal ‘Ro­bin Hood’

- AL­FON­SO REECE DOUSDEBÉS ard@al­fon­so­ree­ce.com@Al­fon­so­Ree­ce

La pren­sa in­ter­na­cio­nal ha ca­li­fi­ca­do al car­de­nal de la Igle­sia ca­tó­li­ca Kon­rad Kra­jews­ki co­mo un “Ro­bin Hood”. El agra­cia­do con el be­llo epí­te­to es ofi­cial­men­te el li­mos­ne­ro apos­tó­li­co de su san­ti­dad. Po­la­co, de 55 años, ya era co­no­ci­do por su par­ti­cu­lar ma­ne­ra de ejer­cer la ca­ri­dad, me­dian­te ac­tos pun­tua­les y me­diá­ti­cos. Re­par­te co­mi­da en­tre los sin te­cho que pu­lu­lan por Ro­ma, les re­ga­la he­la­dos, les ob­se­quia sa­cos de dor­mir, pa­ra­guas y otros ob­je­tos ol­vi­da­dos por tu­ris­tas en las ins­ta­la­cio­nes del Va­ti­cano y has­ta ce­le­bra mi­sa cuan­do mue­ren... en la ca­lle, se en­tien­de. Los me­nes­te­ro­sos han si­do in­vi­ta­dos a dor­mir no so­lo en al­ber­gues pre­pa­ra­dos al efec­to, sino in­clu­so en los vehícu­los de la ad­mi­nis­tra­ción va­ti­ca­na.

Por su­pues­to, Kra­jews­ki cuen­ta con el ab­so­lu­to res­pal­do del pa­pa Pan­chi­to, tam­bién da­do a ges­tos de ca­ri­dad pi­ro­téc­ni­ca. Ra­ra vez ves­ti­do con ro­pas ecle­siás­ti­cas, el pre­la­do po­la­co sal­tó a las pri­me­ras pá­gi­nas ha­ce unos días. En Ro­ma, co­mo en mu­chas ciu­da­des eu­ro­peas, hay un cen­te­nar de edi­fi­cios ocu­pa­dos ile­gal­men­te por fa­mi­lias en con­di­cio­nes de mi­se­ria. A es­ta ola se la ha lla­ma­do el “mo­vi­mien­to oku­pa” y no han fal­ta­do po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les que han ela­bo­ra­do ideo­lo­gías que jus­ti­fi­can es­tas con­fis­ca­cio­nes de he­cho. Los in­mue­bles así usur­pa­dos son fuen­tes de su­cie­dad y de­lin­cuen­cia, des­de los que se ad­mi­nis­tran ac­ti­vi­da­des de nar­co­trá­fi­co, pros­ti­tu­ción y ban­di­da­je. Los oku­pas, por su parte, creen que los es­ta­dos y mu­ni­ci­pios es­tán en la obli­ga­ción de pro­por­cio­nar­les to­dos los ser­vi­cios, sin in­ten­ción de pa­gar­los. Así ocu­rría con un edi­fi­cio de ocho pi­sos en Ro­ma, al cual la em­pre­sa eléc­tri­ca le sus

pen­dió el su­mi­nis­tro al ha­ber­se acu­mu­la­do una deu­da so­bre los 300.000 eu­ros. Los po­se­sio­na­rios ile­ga­les pro­tes­ta­ron con apo­yo de Kra­jews­ki, quien ad­vir­tió que si el sá­ba­do 11 no se res­ta­ble­cía el ser­vi­cio, él to­ma­ría me­di­das. Cum­plió su ame­na­za rom­pien­do los se­llos pues­tos en los me­di­do­res y los ma­ni­pu­ló pa­ra reac­ti­var­los.

Fue un ac­to abu­si­vo en apo­yo a una si­tua­ción de­lic­tuo­sa. Lo co­men­tó el pa­dre Anie­llo Man­ga­nie­llo, lau­rea­do lu­cha­dor an­ti­ma­fia: “La le­ga­li­dad y la mi­se­ri­cor­dia no se pue­den se­pa­rar, por­que nos arries­ga­mos a desatar una co­rrien­te so­cial y éti­ca que pue­de lle­var­nos a con­se­cuen­cias inima­gi­na­bles”. No fue un he­cho de­ma­sia­do gra­ve, pe­ro se lo cri­ti­ca por ser mues­tra pa­ra­dig­má­ti­ca de un de­ma­gó­gi­co li­mos­ne­ris­mo “ta­pahue­cos” que pa­re­ce pre­va­le­cer en el Va­ti­cano. En lu­gar de fa­vo­re­cer la trans­for­ma­ción del mun­do pa­ra ob­te­ner una me­jo­ra es­ta­ble de la vi­da de las per­so­nas, se em­bar­can en ac­tos in­tras­cen­den­tes que re­me­dian la ne­ce­si­dad por po­cas ho­ras. La ac­ti­tud del car­de­nal Kra­jews­ki, y de quie­nes creen que es­tos des­plan­tes son “pro­fé­ti­cos”, es ade­más no­ci­va, por­que al alen­tar ten­den­cias se­di­cio­sas co­mo el oku­pis­mo, aten­ta con­tra la po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer una so­cie­dad equi­li­bra­da, ca­paz de pro­du­cir las con­di­cio­nes pa­ra que to­dos ac­ce­dan a me­jo­res opor­tu­ni­da­des. Es­to sí es po­si­ble, he­mos vis­to en nues­tro país y en otros ini­cia­ti­vas de or­ga­ni­za­cio­nes ca­tó­li­cas que li­de­ran po­los de desa­rro­llo ba­sa­dos en el tra­ba­jo, la coope­ra­ción y la crea­ti­vi­dad. Ese es el ca­mino di­fí­cil y ver­da­de­ro, dar li­mos­na cual­quie­ra pue­de y su efec­to es efí­me­ro. (O)

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador