El Universo

Mez­cla ex­plo­si­va

- MA­NUEL IG­NA­CIO GÓ­MEZ ma­nue­li­go­mez@me.com @ma­nue­li­go­mez

Por un la­do, la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ( CNT) cum­ple con re­du­cir el gas­to pú­bli­co eli­mi­nan­do el 10% de su obe­sa nó­mi­na. Bien has­ta ahí. Pe­ro aho­ra la mis­ma CNT, em­pre­sa pú­bli­ca que perdería mi­llo­nes de dó­la­res ca­da año si com­pi­tie­ra sin pri­vi­le­gios y con las mis­mas re­glas que apli­can a las ope­ra­do­ras pri­va­das, es la nue­va aus­pi­cian­te de la Fe­de­ra­ción Ecua­to­ria­na de Fút­bol. ¡Lin­da aus­te­ri­dad! Mi­llo­na­rio aus­pi­cio con pla­ta de to­dos. Si­guen el des­pil­fa­rro y la fa­rra.

En es­to de mal­gas­tar nues­tra pla­ta en cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, aus­pi­cios y even­tos, el co­rreís­mo dic­tó cá­te­dra du­ran­te diez años. Con los her­ma­nos Goeb­bels a la ca­be­za se ar­mó un es­ta­do de pro­pa­gan­da en su má­xi­ma ex­pre­sión, di­se­ña­do pa­ra ala­bar y en­gran­de­cer al lí­der y sus pro­yec­tos mien­tras se hun­día y per­se­guía a opo­si­to­res con cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio, odio y men­ti­ras.

Hay que re­co­no­cer que con el go­bierno ac­tual to­da esa mul­ti­mi­llo­na­ria pu­bli­ci­dad ofi­cial ha dis­mi­nui­do. Ya no nos me­ten la ima­gen del pre­si­den­te has­ta en la sopa. Ya no te­ne­mos las eter­nas

sa­ba­ti­nas ni las in­va­si­vas y abu­si­vas ca­de­nas na­cio­na­les.

Pe­ro es­te mal po­pu­lis­ta no se ha ido. Se man­tie­ne la ame­na­za del des­pil­fa­rro en pu­bli­ci­dad y en pro­mo­cio­nar la ima­gen de las au­to­ri­da­des de turno. Ha­ce po­co nos en­te­ra­mos de los con­tra­tos de úl­ti­ma ho­ra pa­ra pu­bli­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal de la Asam­blea Na­cio­nal. De igual for­ma, se ha cri­ti­ca­do el gas­to mi­llo­na­rio que ha he­cho du­ran­te los úl­ti­mos me­ses la sa­lien­te al­cal­día de Qui­to pa­ra pro­mo­ver su ima­gen. Dos ejem­plos en­tre mu­chos.

La ten­ta­ción en las au­to­ri­da­des de pro­mo­cio­nar­se y dar gran­des aus­pi­cios con re­cur­sos pú­bli­cos es de­ma­sia­do gran­de. El mo­de­lo pro­pa­gan­dís­ti­co que vi­vi­mos con Co­rrea ha de­ja­do su hue­lla y mu­chos po­lí­ti­cos ven co­mo nor­mal el re­par­tir pla­ta que no es de ellos e im­pul­sar des­ca­ra­da­men­te su ima­gen. Esa cos­tum­bre pro­vin­cia­na de an­dar po­nien­do va­llas y afi­ches en ca­da ca­mino ve­ci­nal, ca­da ca­lle o ca­da pos­te de luz pa­ra que el po­lí­ti­co de turno le gri­te al mun­do que es­ta es “otra obra mía” si­gue muy vi­va. Pe­ro ya no se li­mi­ta a un sim­ple afi­che. La au­to­pro­mo­ción va con to­do y en to­dos los me­dios.

No po­de­mos es­pe­rar que má­gi­ca­men­te es­to cam­bie. Los po­lí­ti­cos y au­to­ri­da­des de turno con­ti­nua­rán abu­san­do de re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra pro­mo­cio­nar­se y ga­nar sim­pa­tías con aus­pi­cios mi­llo­na­rios. Con­ti­nua­rán las de­rro­cha­do­ras cam­pa­ñas con pla­ta de to­dos, o sea, de na­die.

Es­to se fre­na por dos vías. Por un la­do, con me­nos pla­ta en el sec­tor pú­bli­co. Me­nos ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas in­ser­vi­bles y me­nos em­pre­sas pú­bli­cas sin ra­zón de exis­tir sig­ni­fi­ca me­nos re­cur­sos pa­ra des­pil­fa­rrar. No ne­ce­si­ta­mos em­pre­sas pú­bli­cas en mer­ca­dos que ya son aten­di­dos por las pri­va­das. El Es­ta­do ju­gan­do a em­pre­sa­rio es re­ce­ta pro­ba­da pa­ra el fra­ca­so, co­rrup­ción y des­pil­fa­rro. Ade­más, con una ley que prohí­ba el uso de re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra la pro­mo­ción de la ima­gen de au­to­ri­da­des. Ni una va­lla, ni un co­mer­cial, ni un avi­so con la ca­ra y nom­bre de fun­cio­na­rios o au­to­ri­da­des pú­bli­cas.

La mez­cla de va­ni­dad po­lí­ti­ca con fon­dos pú­bli­cos es ex­plo­si­va. Sin cam­bios drás­ti­cos se­gui­rá la ten­ta­ción de gas­tar sin con­trol pla­ta de to­dos en la va­ni­dad de po­cos. (O)

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador