El Universo

Las dro­gas

-

Ha­blar de con­su­mo de dro­gas es ha­blar de un pro­ble­ma so­cial com­ple­jo y vie­jo, es­te ha exis­ti­do siem­pre en nues­tra re­gión des­de la épo­ca in­cá­si­ca de la chicha del maíz y de la ca­ña de azú­car fer­men­ta­da, la que pu­do ser uno de los pri­me­ros alu­ci­nó­ge­nos pa­ra nues­tros cam­pe­si­nos que la con­su­mían, pa­ra pos­te­rior­men­te con­su­mir la ho­ja de co­ca por­que pen­sa­ban que da­ba vi­ta­li­dad.

Exis­ten dro­gas per­mi­ti­das y las prohi­bi­das, las per­mi­ti­das co­mo el al­cohol y el ta­ba­co son las que se con­su­men con fa­ci­li­dad en cual­quier mo­men­to, a la vez que pro­du­cen anual­men­te, se­gún las es­ta­dís­ti­cas pe­rio­dís­ti­cas, una ma­yor can­ti­dad de ac­ci­den­tes de trán­si­to, que han co­bra­do vi­das hu­ma­nas. Las prohi­bi­das, sin em­bar­go de es­tar ‘con­tro­la­das’ por la ley pe­nal, tam­bién ori­gi­nan pro­ble­mas so­cia­les. El con­su­mo de dro­gas prohi­bi­das: co­caí­na, ma­rihua­na, la H...; cau­sa de­pen­den­cia, por eso las per­so­nas que la con­su­men se vuel­ven de­pen­dien­tes y ex­pues­tas a un cua­dro la­men­ta­ble de don­de di­fí­cil­men­te pue­den sa­lir, re­sul­tan­do afec­ta­da la fa­mi­lia. Si no hay tra­ta­mien­to apro­pia­do y a tiem­po, la adic­ción avan­za y el pro­ble­ma de sa­lud se vuel­ve más com­ple­jo, más aún cuan­do el con­su­mi­dor al que­rer más dro­gas, to­ma co­sas de la ca­sa pa­ra ven­der­las y ob­te­ner di­ne­ro, lo que en mu­chas oca­sio­nes lo lle­va a in­vo­lu­crar­se en el mi­cro­trá­fi­co. En nues­tro me­dio la po­lé­mi­ca es­tá da­da por la vi­gen­cia de la ta­bla de con­su­mo de dro­gas, que mu­chos la re­pu­dian y pi­den que se la su­pri­ma de­bi­do a que cau­só más da­ños que be­ne­fi­cios a las per­so­nas; pe­se a que se di­ga que la ta­bla no es una li­cen­cia de con­su­mo y que sir­ve pa­ra de­ter­mi­nar el gra­do de adic­ción de las per­so­nas. Sien­do la ‘ta­bla’ una po­lí­ti­ca so­cial del Es­ta­do, ter­mi­na­da la cam­pa­ña elec­to­ral se de­cía que la de­ro­ga­rían; cons­cien­tes que no lo ha­rán, de­be tra­ba­jar­se en la pre­ven­ción y la asis­ten­cia es­pe­cial­men­te a jó­ve­nes. Por man­da­to cons­ti­tu­cio­nal, es el Es­ta­do el lla­ma­do a pro­por­cio­nar ayu­da, pe­ro no tie­ne es­ta­ble­ci­mien­tos ade­cua­dos

pa­ra ha­cer­lo. Es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad co­mo Es­ta­do, pa­dres, edu­ca­do­res, me­dios..., ayu­dar a los jó­ve­nes adic­tos. Los be­ne­fi­cia­rios de es­te mal, de­ben ser san­cio­na­dos con el ma­yor ri­gor de la ley. (O) Óscar So­lano Pren­des, abo­ga­do, Gua­ya­quil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador