El Universo

Nues­tra edu­ca­ción

-

Qué lás­ti­ma con nues­tra edu­ca­ción, es­ta­mos “en la lo­na”. To­dos ha­blan del te­ma, ex­per­tos y no ex­per­tos. La ca­pa­ci­ta­ción a pro­fe­so­res en cul­tu­ra ge­ne­ral, co­no­ci­mien­tos..., ¿so­bre qué ba­ses la dan?

En lu­gar de pe­dir a los alum­nos mu­chos ma­te­ria­les, plu­mas, ti­je­ras, es­cua­dras, pin­tu­ras, lá­pi­ces, mar­ca­do­res, ho­jas, et­cé­te­ra; los pro­fe­so­res tie­nen que es­tar ca­pa­ci­ta­dos aca­dé­mi­ca­men­te pa­ra edu­car a la ni­ñez y ju­ven­tud en la cul­tu­ra ge­ne­ral. Fui pro­fe­sor de co­le­gio, da­ba la ma­te­ria (“odiada”) sin li­bros; no pe­dí que alum­nos gas­ten en pa­pe­les, car­tu­li­nas, co­pias; tra­ba­ja­ba 40 ho­ras. Mi pre­gun­ta es, ¿por qué pro­fe­so­res cam­bian me­cá­ni­ca de en­se­ñan­za y no aflo­jan los li­bros y las co­pias de ho­jas que leen en to­das las cla­ses? La men­te, me­mo­ria, no la apli­can, su­gie­ro que tie­nen que in­ves­ti­gar más, adap­tar los te­mas a lo nues­tro, tra­ba­jar con el ra­zo­na­mien­to, em­pleen y ma­ne­jen car­ti­llas, yo las lla­mé car­ti­llas de en­se­ñan­za. El oc­ta­vo y el pri­me­ro de ba­chi­lle­ra­to eran dos cur­sos con más es­tu­dian­tes que se que­da­ban pa­ra exá­me­nes su­ple­to­rios; la psi­có­lo­ga ma­ni­fes­ta­ba que los es­tu­dian­tes no se adap­ta­ban fá­cil­men­te al rit­mo de es­tu­dios en es­tos ni­ve­les, me pre­gun­tó qué ha­cía yo, el pro­fe­sor; y es allí don­de te­nía que tra­ba­jar con la ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. Con las ma­te­má­ti­cas, ¿cuál era la ra­zón por la que otros alum­nos re­pro­ba­ban?, que mien­tras mis alum­nos ha­cían ejer­ci­cios, in­ves­ti­ga­ban pro­ce­sos, apren­dían; a otros alum­nos los te­nían en las cla­ses de ma­te­má­ti­cas le­yen­do to­da cla­se de li­bros. (O) Jai­me Vi­lla­cís Ra­mí­rez, in­ge­nie­ro ci­vil, Gua­ya­quil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador