El Universo

Los enemi­gos de Adam Smith

- ÓSCAR DEL BRUTTO @os­ca­r_­del­brut­to India · Ecuador · Adam Smith · The Wealth of Nations

SNues­tro in­vi­ta­do

us ideas mo­de­la­ron el mun­do en el que vi­vi­mos. Fun­dó la eco­no­mía, sos­tu­vo que el desa­rro­llo de un país de­pen­de de su pro­duc­ti­vi­dad y de­mos­tró que la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la di­vi­sión del tra­ba­jo. Pe­ro, so­bre to­do, Adam Smith es­ta­ble­ció las ba­ses teó­ri­cas del ca­pi­ta­lis­mo.

Smith en­ten­dió que, si se ga­ran­ti­za la pro­pie­dad pri­va­da y se in­cen­ti­va el in­ter­cam­bio de bie­nes y ser­vi­cios, los se­res hu­ma­nos tie­nen los in­cen­ti­vos pa­ra coope­rar en­tre sí. Es es­ta coope­ra­ción la que nos ha da­do ali­men­tos, me­di­ca­men­tos, ca­rros, compu­tado­ras, te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y los mi­llo­nes de bie­nes y ser­vi­cios que ha­cen nues­tra vi­da mu­cho más prós­pe­ra y se­gu­ra que la de nues­tros an­te­pa­sa­dos. La ex­pe­rien­cia nos ha de­mos­tra­do que el ca­pi­ta­lis­mo es la úni­ca vía pa­ra sa­lir de la po­bre­za.

Pe­ro el ca­pi­ta­lis­mo tie­ne dos gran­des enemi­gos, que Adam Smith iden­ti­fi­có cla­ra­men­te: el hom­bre del sis­te­ma y el em­pre­sa­rio ren­tis­ta. La apa­ri­ción de es­tos per­so­na­jes con­vier­te un sis­te­ma de pros­pe­ri­dad en un sis­te­ma de abu­so y co­rrup­ción.

En Teo­ría de los sen­ti­mien­tos mo­ra­les (1759), Smith desa­rro­lla la idea del hom­bre del sis­te­ma. La ma­yor parte del li­bro es­tá de­di­ca­da a ex­pli­car que los prin­ci­pios mo­ra­les son una con­se­cuen­cia de los tra­tos so­cia­les y no de la ra­zón de un hom­bre en par­ti­cu­lar. En un pa­sa­je, Smith des­cri­be a un hom­bre que es­tá tan enamo­ra­do de sus pro­pias ideas que no du­da en im­po­nér­se­las al res­to. Se ima­gi­na que es un ju­ga­dor de aje­drez que pue­de mo­ver las fi­chas es­tra­té­gi­ca­men­te pa­ra ga­nar la par­ti­da. Pe­ro el error es evi­den­te. Los se­res hu­ma­nos no so­mos fi­chas de aje­drez, sino in­di­vi­duos con fi­nes pro­pios, y es im­po­si­ble que una per­so­na ten­ga to­da la in­for­ma­ción que se ne­ce­si­ta pa­ra que la so­cie­dad

En Teo­ría de los sen­ti­mien­tos mo­ra­les (1759), Smith desa­rro­lla la idea del hom­bre del sis­te­ma. La ma­yor parte del li­bro es­tá de­di­ca­da a ex­pli­car que los prin­ci­pios mo­ra­les son una con­se­cuen­cia de los tra­tos so­cia­les y no de la ra­zón de un hom­bre en par­ti­cu­lar.

ope­re co­rrec­ta­men­te.

En La ri­que­za de las na­cio­nes (1776), Smith ex­pli­ca có­mo el sis­te­ma de li­bre mer­ca­do trae pros­pe­ri­dad a los paí­ses. El ar­gu­men­to prin­ci­pal es que la li­ber­tad eco­nó­mi­ca con­si­gue que, bus­can­do el in­te­rés par­ti­cu­lar, las per­so­nas sean guia­das por una mano in­vi­si­ble a ob­te­ner el in­te­rés so­cial. Smith de­di­ca bue­na parte de su obra a ar­gu­men­tar en con­tra del em­pre­sa­rio ren­tis­ta, aquel que se va­le de fa­vo­res po­lí­ti­cos pa­ra par­ti­ci­par en el mer­ca­do. Di­ri­gien­do sus crí­ti­cas al gran mo­no­po­lio de su épo­ca, la East In­dia Bri­tish Com­pany, Smith sos­tie­ne que los mo­no­po­lios aus­pi­cia­dos por el Go­bierno en­ca­re­cen los bie­nes y ser­vi­cios, y de­tie­nen el desa­rro­llo de un país.

No hay ca­pi­ta­lis­mo, y por tan­to no hay pros­pe­ri­dad, con hom­bres del sis­te­ma y em­pre­sa­rios ren­tis­tas. Por un la­do, es­tá la ne­ce­si­dad de des­te­rrar de la po­lí­ti­ca ecua­to­ria­na a las per­so­nas que, co­mo el ex­pre­si­den­te de las sa­ba­ti­nas, se creen con un co­no­ci­mien­to ab­so­lu­to y se sien­ten au­to­ri­za­das pa­ra im­po­ner su cri­te­rio al res­to. Por otro la­do, es­tá la ne­ce­si­dad de cam­biar la for­ma de ha­cer ne­go­cios en es­te país. Si se re­ple­ta a los em­pre­sa­rios de per­mi­sos y requisitos, al fin son so­lo los co­rrup­tos y los ami­gos del po­der los que ter­mi­nan par­ti­ci­pan­do en el mer­ca­do. Los enemi­gos de Adam Smith son los enemi­gos del Ecua­dor. (O)

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador