El Universo

PA­LA­BRA DIA­RIA

Con­sue­lo Al des­can­sar pre­sen­cia di­vi­na, con­sue­lo.

- 2 Te­sa­lo­ni­cen­ses 2:16-17

en la re­ci­bo Hoy es­ta­blez­co la in­ten­ción de li­be­rar­me de cual­quier pen­sa­mien­to li­mi­ta­dor, por­que no ha­cen na­da pa­ra fo­men­tar mi bie­nes­tar. Por el con­tra­rio, ha­cen que per­ma­nez­ca en­fo­ca­do en el im­pe­di­men­to o re­to per­ci­bi­do.

Co­mo el maes­tro y au­tor me­ta­fí­si­co Em­met Fox ex­pli­có en La lla­ve de oro: “De­ja de pen­sar en la di­fi­cul­tad, cual­quie­ra que sea, y pien­sa en Dios”. Oro, afian­zan­do mi con­cien­cia en el con­sue­lo di­vino. De­jo ir las preo­cu­pa­cio­nes fi­nan­cie­ras, el ape­go a re­sul­ta­dos es­pe­cí­fi­cos y los te­mo­res que pue­da guar­dar en mi co­ra­zón. Es­toy en­vuel­to en el amor di­vino. Al des­can­sar en la pre­sen­cia di­vi­na, re­ci­bo con­sue­lo. Que nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to mis­mo, y nues­tro Dios y Pa­dre, que nos amó y nos dio con­sue­lo eterno y bue­na es­pe­ran­za por gra­cia, les in­fun­da áni­mo en el co­ra­zón. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador