Ernesto Gue­rra, ex­téc­ni­co de la Tri, cri­ti­ca al Bo­li­llo. Ofer­ta en Puer­to San­ta Ana se diversific­a.

El Universo - - PORTADA - RO­BER­TO AYABACA ¿Qué opi­na de la de­rro­ta 4-0 an­te Uru­guay? el Bo­li­llo ¿Fal­tan o so­bran nom­bres en es­ta Se­lec­ción?

Ernesto Gue­rra Galarza es un nom­bre que al ser pro­nun­cia­do se aso­cia de in­me­dia­to con dos co­sas: la se­lec­ción de Ecua­dor y el club El Nacional. Y aun­que el téc­ni­co sur­gió del De­por­ti­vo Qui­to, con el que fue cam­peón co­mo ju­ga­dor (1964) y co­mo DT (1968), más se re­cuer­dan sus tí­tu­los con los mi­li­ta­res (1976, 1982, 1992) y sus va­rios pa­sos por el ban­co de la Tri­co­lor. Gue­rra (85 años) di­ri­gió en 1972 en la Copa In­de­pen­den­cia, en Bra­sil; en la eli­mi­na­to­ria al Mun­dial de Argentina 1978; y en la Copa Amé­ri­ca de 1983, don­de lo­gró un em­pa­te a 2 en Bue­nos Ai­res, en el Mo­nu­men­tal. Ayer ha­bló con es­te Dia­rio so­bre el desem­pe­ño de la Tri en Bra­sil 2019 y de las de­cla­ra­cio­nes del co­lom­biano Her­nán Da­río Gó­mez, al que le su­gi­rió “te­ner al­go de mo­des­tia” y “rec­ti­fi­car los erro­res”. Ade­más, Gue­rra di­jo que no hay téc­ni­cos pa­ra ju­gar so­lo la Copa Amé­ri­ca o el pre­mun­dial y que en el ca­so de Ecua­dor “de­be en­ca­rar con dig­ni­dad cual­quier jue­go o tor­neo” en que par­ti­ci­pe, por­que “la de­fen­sa de la ca­mi­se­ta no es una bro­ma”. Fue un debut de­cep­cio­nan­te. Ecua­dor no tu­vo ni pies ni ca­be­za. Erró en la pro­pues­ta de jue­go, que de­bió ser de ma­yor agre­si­vi­dad en la can­cha. No res­pe­tó a los afi­cio­na­dos. De­jó un tra­go amar­go esa pre­sen­ta­ción. po­si­ble lo su­ce­di­do. Si él pien­sa eso de los ecua­to­ria­nos y del fút­bol nacional, no de­bió acep­tar el car­go. Un con­tra­to se ha­ce entre dos par­tes y ahí se ana­li­zan to­dos los pros y los con­tras pa­ra acep­tar o no. Él no de­be bus­car cul­pa­bles en otro la­do que no sea en el cuerpo téc­ni­co, di­ri­gen­tes y ju­ga­do­res. La afi­ción lo úni­co que ha­ce es ser fiel a su di­vi­sa, si no vea­mos có­mo se re­ci­bió a la sub-20 (ter­ce­ra en el Mun­dial de Po­lo­nia), que nos hi­zo sen­tir muy or­gu­llo­sos. Es­tos chi­cos de­fen­die­ron con ac­ti­tud la ca­mi­se­ta, más allá de que sal­gan o no las co­sas.

El juez tar­dó en ex­pul­sar a (Jo­sé) Quin­te­ro. A Antonio Va­len­cia le fal­ta ser (en la Se­lec­ción) un con­se­je­ro, un lí­der en la can­cha

Un téc­ni­co no pue­de ha­cer esa cla­se de de­cla­ra­cio­nes. Lo cier­to es que el úni­co cul­pa­ble de las de­rro­tas es el en­tre­na­dor. Así era en mi tiem­po y así se­gui­rá sien­do. Al fin y al ca­bo él ma­ne­ja la ba­tu­ta, de­ci­de a quié­nes con­vo­ca, qué sis­te­ma tác­ti­co usa, qué es­tra­te­gia or­de­na, qué ti­po de char­las da. Es quien man­da y es el res­pon­sa­ble úni­co de lo que su­ce­da. Gó­mez de­be ha­cer co­rrec­cio­nes. Eso so­lo es res­pon­sa­bi­li­dad del téc­ni­co y él sa­brá a quié­nes con­vo­ca, de acuer­do con la com­pe­ten­cia a la que va a ir. otro fut­bo­lis­ta y a uno mis­mo. Eso me do­lió. El ár­bi­tro se de­mo­ró en ex­pul­sar­lo (a Quin­te­ro). Él es uno de los cau­san­tes del desas­tre. Lo de Antonio Va­len­cia es di­fe­ren­te. Ju­gó mu­cho tiem­po con fut­bo­lis­tas con quie­nes ya se en­ten­día (en el Man­ches­ter Uni­ted). Pe­ro acá a Va­len­cia le fal­ta ser un con­se­je­ro, un lí­der en la can­cha. Lo úni­co que de­seo es una reac­ción po­si­ti­va de Ecua­dor. Los ju­ga­do­res y el téc­ni­co ha­brán he­cho una au­to­crí­ti­ca pa­ra rec­ti­fi­car. Es­to no es de la­men­tar­se y po­ner­se a llo­rar, sino mo­men­to de reivin­di­car­se. An­te Chi­le, so­bre to­do, de­be ha­ber pun­do­nor. Ese es un gran error. Con la ca­mi­se­ta ecua­to­ria­na no es pa­ra chan­za (bro­ma) en unos par­ti­dos y en otros pa­ra de­fen­der­la con dig­ni­dad. En to­dos los par­ti­dos o tor­neos don­de uno se po­ne la ca­mi­se­ta de Ecua­dor hay que sa­lir a de­jar­lo to­do. No son jue­gos solteros con­tra ca­sa­dos. Esa de­cla­ra­ción le cos­tó al Bo­li­llo. Es co­mo si quisiera de­cir que No sé si él es­tá des­en­fo­ca­do. Re­ci­bió mu­chos aplau­sos por sus acier­tos (cuan­do cla­si­fi­có a Ecua­dor por pri­me­ra vez a un Mun­dial, el del 2002), pe­ro esa jus­ti­fi­ca­ción ofen­de al en­torno de la Se­lec­ción. Bo­li­llo cree que es una per­so­na in­to­ca­ble, un téc­ni­co al que no hay có­mo ana­li­zar­le sus de­ci­sio­nes, pe­ro es­tá equi­vo­ca­do. To­do es­to le de­be­ría servir pa­ra rec­ti­fi­car y en ade­lan­te te­ner al­go de mo­des­tia. Oja­lá pue­da ha­cer que Ecua­dor ter­mi­ne bien en es­ta Copa Amé­ri­ca. Que Ecua­dor no ha­ya te­ni­do ni pies ni ca­be­za en el debut de­be preo­cu­par­lo. De­be es­tar amar­ga­do, tris­te, pe­ro esa no

es la for­ma de reac­cio­nar. Los hom­bres, an­te la ad­ver­si­dad, nos le­van­ta­mos, alzamos la ca­be­za y mi­ra­mos al fren­te en bus­ca de la reivin­di­ca­ción. Exis­te un con­tra­to y eso de­be res­pe­tar­se en to­das sus cláu­su­las. Na­die de­be bo­tar la toa­lla. Ya lue­go se ana­li­za­rán erro­res, acier­tos y res­pon­sa­bi­li­da­des. (D)

AR­CHI­VO

Ernesto Gue­rra, ex­ju­ga­dor Gó­mez in­sis­te en que no fue Gó­mez es­tá mo­les­to y pe­lea con to­dos ca­da vez que ha­bla, ¿por qué es­tá así? ¿Cree que tras la Copa Amé­ri­ca la di­rec­ti­va de la FEF de­be ana­li­zar la con­ti­nui­dad de Gó­mez?

AFP

►BE­LO HO­RI­ZON­TE, Bra­sil. Ni­co­lás Lo­dei­ro (i) an­tes de ser agre­di­do por el tri­co­lor Jo­sé Quin­te­ro (d), quien fue ex­pul­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.