¿Un de­cá­lo­go pa­ra los nun­cios?

El Universo - - OPINIÓN - NI­CO­LÁS PARDUCCI SCIACALUGA npar­[email protected]­tro­com.in­fo

Des­de el 12 has­ta el 15 de ju­nio, que es­tá co­rrien­do, se ha rea­li­za­do en el Va­ti­cano una im­por­tan­te reunión del pa­pa Fran­cis­co con los re­pre­sen­tan­tes pon­ti­fi­cios an­te los es­ta­dos y or­ga­nis­mos internacio­nales, de­no­mi­na­dos nun­cios.

Apro­ve­chan­do la oca­sión, les ha en­tre­ga­do, pa­ra ellos y tam­bién pa­ra sus res­pec­ti­vos co­la­bo­ra­do­res y, en ge­ne­ral, pa­ra obis­pos, sa­cer­do­tes y per­so­nas con­sa­gra­das, que se en­cuen­tran en to­das par­tes del mun­do, un de­cá­lo­go.

Co­men­zó ex­pli­can­do que el nun­cio es un hom­bre de Dios y, por tan­to, de­be vi­vir por las co­sas de Dios, de­di­car­le hu­mil­de­men­te to­dos sus re­cur­sos, acep­tan­do ge­ne­ro­sa­men­te los su­fri­mien­tos que sur­gen co­mo re­sul­ta­do de la prác­ti­ca de su fe en Él.

Un nun­cio no en­ga­ña ni de­frau­da al pró­ji­mo, no se en­tre­tie­ne con chis­mes y ca­lum­nias y man­tie­ne la mente y el co­ra­zón pu­ros.

Representa a la Igle­sia y, en par­ti­cu­lar, al su­ce­sor de Pe­dro, sien­do un con­tra­sen­ti­do que os­ten­te lu­jos mien­tras hay per­so­nas que ca­re­cen de lo ne­ce­sa­rio. Su ma­yor ho­nor es ser “sier­vo de

to­dos”.

De­be ser hu­mil­de, de­jan­do de la­do sus opi­nio­nes per­so­na­les y re­pre­sen­tar el ros­tro, las en­se­ñan­zas y las po­si­cio­nes de la Igle­sia y de­fen­der­la va­lien­te­men­te cuan­do in­ten­ten des­acre­di­tar­la, di­fa­mar­la o ca­lum­niar­la.

Tie­ne que lu­char con­tra la in­di­fe­ren­cia que en­cuen­tre a su al­re­de­dor, re­cor­dan­do que su misión apos­tó­li­ca se­rá pro­cu­rar la sal­va­ción y san­ti­fi­ca­ción del ma­yor nú­me­ro de al­mas.

Ne­ce­si­ta in­ten­tar y ser im­par­cial y ob­je­ti­vo, pa­ra que las par­tes que se le di­ri­gen en­cuen­tren en él al ár­bi­tro co­rrec­to, sin de­jar­se in­vo­lu­crar ne­ga­ti­va­men­te.

No de­ben en­ce­rrar­se en las nun­cia­tu­ras, tie­nen que sa­lir al en­cuen­tro con las per­so­nas.

No­te us­ted que, en es­to, Fran­cis­co es reite­ra­ti­vo en sus men­sa­jes a los sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos.

Sim­bo­li­za la presencia del pa­pa entre los fie­les y en las poblacione­s, sien­do in­com­pa­ti­ble con sus fun­cio­nes cri­ti­car al pa­pa, te­ner blogs o in­clu­so unir­se a grupos hos­ti­les a él, la cu­ria o la Igle­sia de Ro­ma.

De­ben desa­rro­llar ca­pa­ci­dad y agi­li­dad pa­ra pro­mo­ver o adop­tar una con­duc­ta ade­cua­da a las ne­ce­si­da­des del mo­men­to sin caer en la ri­gi­dez men­tal, espiritual y hu­ma­na, o en la fle­xi­bi­li­dad hi­pó­cri­ta y ca­ma­leó­ni­ca.

Les co­rres­pon­de se­guir el es­ti­lo de vi­da de Jesús de Na­za­ret y te­ner con­cien­cia de lle­var­lo con ellos, co­mo en­se­ñó el pa­pa Paulo VI, hoy san Gio­van­ni Bat­tis­ta Mon­ti­ni, lo que se con­si­gue con des­ape­go de uno mis­mo, una re­la­ción cons­tan­te y par­ti­cu­lar con el Se­ñor y la uni­fi­ca­ción de la vi­da en torno a Cris­to.

La ca­ri­dad pru­den­te de­be lle­var­los a es­tar aten­tos a la ho­ra de acep­tar re­ga­los que les ofrecen pa­ra ofus­car su ob­je­ti­vi­dad y, en al­gu­nos ca­sos, pa­ra, de­sa­for­tu­na­da­men­te, com­prar su li­ber­tad. Nin­gún re­ga­lo de­be “es­cla­vi­zar­los” y los ins­tó a no acep­tar pre­sen­tes de­ma­sia­do ca­ros o des­ti­nar­los a la ca­ri­dad.

Con­clu­yó re­cal­can­do que se re­quie­re que el nun­cio sea hu­mil­de y les ci­tó las Le­ta­nías de la hu­mil­dad, re­dac­ta­das por el car­de­nal Ra­fael Merry del Val, se­cre­ta­rio de Es­ta­do, co­la­bo­ra­dor de san Pío X.

¿Ten­drá el re­sul­ta­do que ha bus­ca­do Fran­cis­co? ¿Se­ría tan ama­ble en dar­me su opi­nión? (O)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.