Amor

El Universo - - OPINIÓN - BEA­TRIZ LEÓN @Bea­tri­zHLeón

Cuan­do era ni­ña vi­ví en Uru­guay, el país más lai­co de Amé­ri­ca des­de el si­glo XIX. En mi es­cue­la no ha­bía re­zos ni cla­ses de re­li­gión a nin­gu­na ho­ra. Probableme­nte más de la mi­tad de mis com­pa­ñe­ros eran ca­tó­li­cos y otros tan­tos de dis­tin­tas re­li­gio­nes más. Los pa­dres edu­ca­ban y for­ma­ban en sus ho­ga­res to­do lo que se ha­ce en fa­mi­lia, entre esos, la re­li­gión. Mis abue­los cuan­do nos vi­si­ta­ban ha­bla­ban de Dios y nos en­se­ña­ban ora­cio­nes co­mo el an­ge­li­to de la guar­da ver­sión de mi abue­la pa­ra­gua­ya y el pa­dre­nues­tro apren­di­do con mis abue­los ecua­to­ria­nos.

Mis pa­dres cre­cie­ron en fa­mi­lias ca­tó­li­cas y nos bau­ti­za­ron, así que un día, ma­má me lle­vó a mi pri­me­ra cla­se de ca­te­quis­mo. Mi pro­fe­so­ra era jo­ven, alegre, gua­pí­si­ma; re­cuer­do de ese pri­mer en­cuen­tro su sonrisa y la dul­zu­ra con la que me pre­sen­tó fren­te a mis com­pa­ñe­ri­tos un sá­ba­do de oto­ño, en el ga­ra­je de la ca­sa de sus pa­dres. Entre se­ma­na re­ci­bía las en­se­ñan­zas don­de mi ca­te­quis­ta tra­ba­ja­ba: un al­ma­cén de sa­cos de la­na en una tien­da chi­qui­ti­ta. Así que yo mien­tras ayu­da­ba a do­blar sué­te­res apren­dí de es­ta ha­da que de­bía ca­mi­nar des­cal­za pa­ra sufrir el frío, y así sen­tir por un mo­men­to la vi­da de los me­nos afor­tu­na­dos. Apren­dí que las pa­rá­bo­las bí­bli­cas eran for­mas fan­tás­ti­cas pa­ra en­ten­der có­mo ese amo­ro­so ser ce­les­tial me mos­tra­ba ca­mi­nos pa­ra ser fe­liz la ma­yor can­ti­dad de ve­ces po­si­bles, pe­ro so­bre to­do ayu­dar a que otros tam­bién lo fue­ran. Re­cuer­do que cuan­do ha­blá­ba­mos de los 10 man­da­mien­tos siem­pre vol­vía a ese 1 que me en­se­ñó co­mo: “Dios es amor” de eso se

tra­ta el que “pri­me­ro es Él”, si amas po­dés siem­pre res­pe­tar a la gen­te y al hacerlo ser bue­na ca­tó­li­ca.

Mi pa­dre fue ale­ján­do­se de la Igle­sia se­gu­ra­men­te por la mez­cla de sus ma­los re­cuer­dos de in­fan­cia y las lec­tu­ras de la his­to­ria de pa­pas, con­quis­tas, in­qui­si­cio­nes pa­ra desem­bo­car en las mo­der­nas mons­truo­si­da­des de cu­ras pe­dó­fi­los, vio­la­do­res, ne­go­cia­do­res de cle­men­cias, etc. Has­ta que un día se hi­zo ateo. Mi ma­má si­guió co­mo mis tíos y abue­la con su ca­to­li­cis­mo de ma­ne­ra per­so­nal y en co­mu­nión de reunio­nes fa­mi­lia­res, do­min­gos y even­tos sa­cra­men­ta­les des­de bau­ti­zos has­ta en­tie­rros. Mi pro­ce­so ha sido más de ag­nós­ti­ca que de atea, lo que tal vez me da tran­qui­li­dad en mi es­pi­ri­tua­li­dad y me­nos ra­bia con­tra la re­li­gio­si­dad que, pa­ra muy pe­no­sa suer­te, he­mos so­por­ta­do con an­gus­tia en es­tas se­ma­nas en nues­tro país.

Pa­re­ce in­creí­ble que si dos per­so­nas quie­ren ca­sar­se, otras les di­gan que no pue­den. Es aún más in­hu­mano ver la fe­ro­ci­dad con la que se pre­di­ca con­tra ese amor des­de púl­pi­tos has­ta re­des so­cia­les; pa­san­do por ex­pre­si­den­tes con fra­ses ofen­si­vas, soe­ces cuan­do no pi­dien­do la muer­te a quie­nes nos pa­re­ce justo que na­die sea dis­cri­mi­na­do. Si una es­cu­cha el odio, lee la ra­bia en con­tra de esa unión que bus­ca que sea­mos to­dos un po­co más igua­les, pien­so que ya no es so­lo ig­no­ran­cia lo que nu­tre pre­jui­cios, sino tam­bién pro­fun­da hi­po­cre­sía y cruel­dad la que im­pul­sa a esos se­res… pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la mar­cha del tiem­po y la mi­li­tan­cia glo­bal de los de­re­chos hu­ma­nos pro­du­ce jó­ve­nes, ni­ños y ni­ñas que van de­jan­do atrás el odio. (O)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.