Vul­ne­ra­bles

El Universo - - OPINIÓN - NELSA CUR­BE­LO nel­sa­li­ber­tad­cur­be­[email protected]

Los veo sa­lien­do del co­le­gio con la mo­chi­la al hom­bro, ca­mi­nan­do en pe­que­ños grupos, un ci­ga­rri­llo en la bo­ca que re­co­rre des­pués mu­chas bo­cas. Las mi­ra­das per­di­das, sin es­con­der­se.

No le te­men a na­da. Se pa­ran con los bra­zos ex­ten­di­dos de­lan­te de los bu­ses co­mo si fue­ran Superman y les ha­cen ges­tos pa­ra que se de­ten­gan. Otros al caer la no­che se acu­rru­can con­tra un os­cu­ro pi­lar has­ta ha­cer uno con él, so­lo se ve la pe­que­ña luz ti­ti­lan­te entre sus de­dos y lue­go sa­len fur­ti­vos por la cua­dra os­cu­ra. La dro­ga les da la va­len­tía que no tie­nen, las fuer­zas pa­ra en­fren­tar el mun­do de com­pe­ten­cia en el que vi­ven, don­de les di­cen que pue­den y de­ben ser los pri­me­ros.

Siem­pre re­cuer­do cuan­do pa­ra­da de­lan­te de una cla­se en la uni­ver­si­dad, to­dos los alum­nos as­pi­ra­ban a ser los pri­me­ros. ¿Qué pasa con los se­gun­dos y con los ter­ce­ros, con los úl­ti­mos y los pe­núl­ti­mos? Por­que es im­po­si­ble que to­dos sean pri­me­ros cuan­do hay 45 alum­nos… No su­pie­ron qué de­cir­me.

Acep­tar no ser los pri­me­ros, y ha­cer to­do pa­ra ser­lo, sin ba­jar los bra­zos, sin ren­dir­se, ha­cien­do

lo me­jor que sa­be­mos ha­cer sa­bien­do que ha­brá fra­ca­sos de por medio y tam­bién al­gu­nos éxi­tos, es al­go que ne­ce­si­ta­mos acep­tar pa­ra ser fe­li­ces sin ne­ce­si­dad de eva­sio­nes y dro­gas.

La vul­ne­ra­bi­li­dad y la va­len­tía son dos ca­ras de la mis­ma me­da­lla, en­se­ña Bre­ne Brown. Acep­tar­nos co­mo so­mos, y a par­tir de ahí es­tu­diar, tra­ba­jar, cons­truir, amar, jun­to con los de­más qui­zás sea el me­jor an­tí­do­to con­tra las dro­gas. Los ado­les­cen­tes que es­tán por ter­mi­nar el co­le­gio vi­ven es­tre­sa­dos, de­ben sa­car bue­nas no­tas en el co­le­gio y en las prue­bas Ser Ba­chi­ller, se les cae el ca­be­llo, no duer­men ni co­men bien, al­gu­nos to­man pas­ti­llas pa­ra re­cor­dar me­jor, otros pa­ra ven­cer la an­sie­dad, Va­rias son las puer­tas por don­de las dro­gas ha­cen gui­ños en cu­yas tram­pas caen mu­chos.

Otros tie­nen la re­li­gión co­mo una dro­ga que les da se­gu­ri­dad, que no ad­mi­te cues­tio­na­mien­tos, les da cer­te­zas en vez de es­pe­ran­za. La fe es di­fe­ren­te. Ma­ría y Jo­sé cuan­do per­die­ron a Jesús en la pe­re­gri­na­ción a Jerusalén pre­gun­ta­ron a quie­nes po­dían darle alguna in­for­ma­ción, bus­ca­ron, (aun­que no fue­ran de su mis­mo “ni­vel”…), re­cla­ma­ron, se que­da­ron con du­das, no en­ten­die­ron la res­pues­ta, pe­ro con­ti­nua­ron su la­bor in­ten­tan­do com­pren­der. Jesús pre­gun­tó: ¿Por qué me has aban­do­na­do? Gri­tó, su­frió, se an­gus­tió.

Mu­chos que se di­cen creyentes re­co­rren el mun­do con­de­nan­do a los de­más, se­gu­ros e in­to­le­ran­tes con to­dos aque­llos que no creen lo que ellos di­cen creer. La re­li­gión pue­de trans­for­mar­se en un sis­te­ma sin al­ma, sin pa­sión, sin fe. La fe nos tor­na vul­ne­ra­bles al su­fri­mien­to y do­lor de los de­más, sen­si­bles a sus ale­grías, nos ex­po­ne tal co­mo so­mos, y nos de­ja ávi­dos de en­con­trar­nos con Dios que es Amor y su­pera to­da con­cep­ción o idea que de Él ten­ga­mos.

En es­te mun­do de cam­bios cons­tan­tes, de con­flic­tos com­ple­jos y fu­tu­ro in­cier­to, nos dro­ga­mos de una ma­ne­ra u otra o acep­ta­mos ser vul­ne­ra­bles, frá­gi­les, en­de­bles, ne­ce­si­ta­dos pro­fun­da­men­te, vi­tal­men­te de los de­más y con ellos, con los que lu­chan por me­jo­rar sus vi­das y ha­cer me­jor la vi­da, avan­za­mos, aun­que no com­pren­da­mos to­do. Pe­ro nos la ju­ga­mos y de­ja­mos nues­tra hue­lla en es­te mun­do por ha­cer. (O)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.