Cuán­do vol­ve­re­mos a crear nues­tro sue­ro an­ti­ofí­di­co

El Universo - - LECTORES - Luis Coe­llo Kuon Yeng, doc­tor en Me­di­ci­na In­ter­na, Es­me­ral­das

El ac­ci­den­te ofí­di­co o mor­de­du­ra de serpiente es una de las prin­ci­pa­les emer­gen­cias mé­di­cas, so­bre to­do a ni­vel de la Cos­ta y del Oriente ecua­to­riano. El ve­neno de es­tos rep­ti­les tie­ne múl­ti­ples ac­cio­nes so­bre el or­ga­nis­mo hu­mano, de ahí que se tor­na im­por­tan­te co­no­cer la ta­xo­no­mía de las ví­bo­ras ve­ne­no­sas, más aún en re­gio­nes co­mo la cos­te­ra, don­de los ca­sos son de co­ti­dia­ni­dad, sien­do más pre­va­len­tes en las per­so­nas que vi­ven en el cam­po.

En el Li­to­ral los prin­ci­pa­les gé­ne­ro de ser­pien­tes ve­ne­no­sas son Both­rops as­per, Both­rops atrox, Both­rops schle­ge­lii. El ve­neno de es­tos ani­ma­les tie­ne las propiedade­s de ser ne­cro­ti­zan­te y an­ti­coa­gu­lan­te. Es de­cir, da­ña los te­ji­dos al­re­de­dor de don­de las ser­pien­tes cla­van los col­mi­llos, con po­si­ble ex­ten­sión de las le­sio­nes si no hay un tra­ta­mien­to ade­cua­do; ade­más de que blo­quean la coa­gu­la­ción de la san­gre y ha­ce que exis­ta pe­li­gro de he­mo­rra­gias que van des­de le­ves has­ta gra­ves, co­mo un de­rra­me ce­re­bral, si no se ac­túa con el an­tí­do­to de for­ma co­rrec­ta y opor­tu­na. Es aquí don­de el abas­te­ci­mien­to y una bue­na ca­li­dad del sue­ro an­ti­ve­neno (de­be ser es­pe­cí­fi­co con­tra los prin­ci­pa­les ti­pos de ser­pien­tes ve­ne­no­sas de la re­gión) o tam­bién co­no­ci­do co­mo sue­ro an­ti­ofí­di­co, de­be dar a los mé­di­cos el ali­cien­te de sa­ber que se ac­tua­rá en con­tra del ve­neno es­pe­cí­fi­co de la serpiente que hi­zo la mor­de­du­ra.

En Ecua­dor, el Instituto Nacional de Hi­gie­ne y Me­di­ci­na Tro­pi­cal Leo­pol­do Iz­quie­ta Pé­rez que otro­ra pro­du­jo an­ti­ve­neno pa­ra el país, por cum­pli­mien­to del De­cre­to Ejecutivo 1290 en el año 2012 se es­cin­dió en la Agen­cia de Re­gis­tro, Con­trol y Vi­gi­lan­cia Sa­ni­ta­ria (Arc­sa) y en el Instituto Nacional de In­ves­ti­ga­ción en Sa­lud Pú­bli­ca (Ins­pi); am­bas ins­ti­tu­cio­nes aco­gie­ron sus com­pe­ten­cias. La pro­duc­ción de los bio­ló­gi­cos se en­car­ga­ría al Ins­pi has­ta que la Empresa Pú­bli­ca de Fár­ma­cos (En­far­ma) con­ta­ra con la ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca pa­ra el efec­to. Lue­go de múl­ti­ples in­ten­tos de los in­vo­lu­cra­dos pa­ra su­pe­rar la cur­va de apren­di­za­je, es­ta trans­fe­ren­cia de com­pe­ten­cias mo­ti­va­da pa­ra “for­ta­le­cer la ins­ti­tu­cio­na­li­dad” y “me­jo­rar la ca­li­dad” de los pro­duc­tos ofer­ta­dos, no ha con­se­gui­do su ob­je­ti­vo y ha dejado co­mo re­sul­ta­do que la úni­ca al­ter­na­ti­va de an­ti­ve­neno sea una empresa privada que im­por­ta el an­ti­ve­neno des­de Cos­ta Rica (Instituto Clo­do­mi­ro Pi­ca­do); pro­ve­yen­do de un sue­ro an­ti­ofí­di­co dis­tin­to al de ser­pien­tes del te­rri­to­rio ecua­to­riano y por en­de, la res­pues­ta clí­ni­ca a su an­ti­ve­neno es in­fe­rior a lo que se ne­ce­si­ta.

Ur­ge que el Es­ta­do pro­vea a hos­pi­ta­les y clí­ni­cas de sue­ro an­ti­ofí­di­co es­pe­cí­fi­co con­tra ser­pien­tes de nues­tro país. Ya que los ries­gos de in­efi­ca­cia y los ries­gos de reac­cio­nes alér­gi­cas son al­tas. (O)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.