Tram­pas cons­ti­tu­cio­na­les

El Universo - - LECTORES - MAU­RI­CIO GÁN­DA­RA GA­LLE­GOS

No pre­ten­do en­trar en con­si­de­ra­cio­nes morales so­bre el ma­tri­mo­nio entre per­so­nas del mis­mo se­xo que aca­ba de apro­bar una es­tre­cha ma­yo­ría de los nue­vos jue­ces de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal; quie­ro se­ña­lar, sí, al­gu­nas in­cohe­ren­cias y fal­se­da­des.

En las nor­mas de in­ter­pre­ta­ción de la ley cons­tan­tes en el Tí­tu­lo Pre­li­mi­nar del Có­di­go Ci­vil ecua­to­riano, vi­gen­te des­de ha­ce si­glo y medio, se es­ta­ble­ce que cuan­do el te­nor de la ley es cla­ro no se de­be re­cu­rrir a su es­pí­ri­tu. El ar­tícu­lo 67 de la Cons­ti­tu­ción re­co­ge lo es­ta­ble­ci­do en el Có­di­go Ci­vil, tra­di­cio­nal­men­te, y di­ce que ma­tri­mo­nio es la

unión entre un hom­bre y una mu­jer. No hay na­da que in­ter­pre­tar. Si se quie­re que esa nor­ma in­clu­ya a la unión de per­so­nas del mis­mo se­xo, pues, hay que re­for­mar la Cons­ti­tu­ción, si­guien­do el trá­mi­te por ella es­ta­ble­ci­do. Los ins­pi­ra­do­res de es­ta seu­do­in­ter­pre­ta­ción con fuer­za de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal han for­za­do el sen­ti­do de la nor­ma fun­da­men­tal pa­ra im­po­ner sus te­sis ideo­ló­gi­cas, po­lí­ti­cas. Han sos­te­ni­do que quie­ren in­cor­po­rar nor­mas de pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, diz­que con­te­ni­dos en una pre­ten­di­da resolución de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, di­cien­do que tie­ne fuer­za de ley en nues­tro país, por­que así lo dis­po­ne la Cons­ti­tu­ción. Na­da más fal­so: el do­cu­men­to de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na no es un tra­ta­do o co­sa pa­re­ci­da: es sim­ple­men­te la Opi­nión Con­sul­ti­va OC-24-17 que no cons­ti­tu­ye un ins­tru­men­to in­ter­na­cio­nal, pues, co­mo en ella mis­mo cons­ta, so­la­men­te “…ins­ta a esos es­ta­dos (entre los que no se en­cuen­tra el Ecua­dor) a que im­pul­sen real­men­te y de bue­na fe las re­for­mas le­gis­la­ti­vas, ad­mi­nis­tra­ti­vas y ju­di­cia­les ne­ce­sa­rias…”. Se tra­ta de un sim­ple ex­hor­to a ha­cer re­for­mas, no de un ins­tru­men­to in­ter­na­cio­nal so­bre de­re­chos hu­ma­nos. No tie­ne va­li­dez en el Ecua­dor.

El voto sal­va­do del pre­si­den­te

Pa­re­ce­ría que es­te abu­so de los jue­ces, si no es rec­ti­fi­ca­do, no tie­ne otra vía de so­lu­ción que la de una con­sul­ta po­pu­lar. Se­ría la oca­sión, tam­bién, pa­ra consultar so­bre la anu­la­ción del Con­se­jo de Par­ti­ci­pa­ción.

de la Cor­te, doc­tor Her­nán Sal­ga­do, es­ta­ble­ce im­por­tan­tí­si­mas doc­tri­nas. Nos di­ce que: “Pun­to bá­si­co de mi di­si­den­cia tie­ne que ver con el uso y abu­so de la in­ter­pre­ta­ción cons­ti­tu­cio­nal, lle­va­da al ex­tre­mo de ha­cer des­apa­re­cer la opo­si­ción de la Ley Su­pre­ma al de­no­mi­na­do ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio”. Si­gue: “…afir­mo que ni si­quie­ra pa­ra pro­te­ger un de­re­cho hu­mano de­be­mos con­ver­tir­nos en se­pul­tu­re­ros de la Cons­ti­tu­ción. El Es­ta­do siem­pre con­tó con la ins­ti­tu­ción de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal… el juez cons­ti­tu­cio­nal no es un le­gis­la­dor y me­nos to­da­vía un le­gis­la­dor cons­ti­tu­yen­te”.

Re­cor­de­mos que so­lo al le­gis­la­dor le co­rres­pon­día in­ter­pre­tar la ley de mo­do ge­ne­ral­men­te obli­ga­to­rio. Con la ac­tual Cons­ti­tu­ción, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal ha­ce la in­ter­pre­ta­ción ge­ne­ral, y ella mis­ma la apli­ca al ca­so par­ti­cu­lar. Con es­te sis­te­ma, pue­den has­ta cam­biar­nos de re­pú­bli­ca a mo­nar­quía. De­be­mos re­cor­dar­les que el ar­tícu­lo 68 de la Cons­ti­tu­ción se­ña­la que la adop­ción co­rres­pon­de so­lo a pa­re­jas de dis­tin­to se­xo. Pa­re­ce­ría que es­te abu­so de los jue­ces, si no es rec­ti­fi­ca­do, no tie­ne otra vía de so­lu­ción que la de una con­sul­ta po­pu­lar. Se­ría la oca­sión, tam­bién, pa­ra consultar so­bre la anu­la­ción del Con­se­jo de Par­ti­ci­pa­ción.

Es con­de­na­ble que jue­ces, acu­sa­dos de ha­ber ac­tua­do co­mo abo­ga­dos pa­tro­ci­na­do­res en ca­sos si­mi­la­res, ha­yan apro­ba­do por medio de una de­lez­na­ble in­ter­pre­ta­ción una tras­cen­den­tal re­for­ma a una ins­ti­tu­ción fun­da­men­tal de la so­cie­dad, sin re­cu­rrir al pro­ce­di­mien­to de re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. (O)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.