Chi­le go­lea en el debut: ¿aho­ra sir­ve Rue­da…?

Chi­le vol­vió a pa­re­cer­se al Chi­le bi­cam­peón. Mu­chos bue­nos ele­men­tos. Fue un equi­po di­ná­mi­co, ve­loz y con­tun­den­te en ata­que. El saldo es pro­mi­so­rio y es­pe­ran­za­dor.

El Universo - - MARCADOR - Por Jor­ge Ba­rra­za ba­rra­za­jor­[email protected]

Ce­rra­da la pri­me­ra fe­cha de la Copa Amé­ri­ca, nues­tros tí­tu­los se­rían: ‘Bra­sil sin Ney­mar, te­rre­nal’, ‘La Co­lom­bia de Quei­roz, una ma­za’, ‘ Uru­guay: que pa­se el que si­gue’, ‘ Po­bre Mes­si con es­ta Argentina’, ‘ Ecua­dor, au­sen­te sin avi­so’. ¿Y Chi­le…? ‘Apa­re­ció el bi­cam­peón’. El es­treno chi­leno fue con trom­pe­tas: 4 a 0 a Ja­pón y, más im­por­tan­te que los go­les, re­cu­pe­ran­do vie­jas sen­sa­cio­nes, aque­llas de las dos co­pas se­gui­das ga­na­das en el 2015 y 2016. Fue un re­torno con son­ri­sas de la vie­ja guar­dia.

Cuan­do los ju­ga­do­res sa­len y alien­tan a quien los re­em­pla­za, cuan­do se fe­li­ci­tan des­pués de una bue­na ju­ga­da y son­ríen co­mo ni­ños tras un gol, sig­ni­fi­ca bue­na vi­bra, ca­ma­ra­de­ría, uni­dad, co­mu­nión fut­bo­lís­ti­ca. Eso se le no­tó a la Generación de Oro en el Mo­rum­bi de Sao Paulo en la go­lea­da so­bre Ja­pón.

Un par­ti­do ra­ro, val­ga sub­ra­yar­lo, pues Ja­pón tu­vo ca­si tan

tas oca­sio­nes de gol co­mo Chi­le, no su efi­ca­cia fren­te a la red. Pe­ro ese es pro­ble­ma de Ja­pón. Chi­le hi­zo un par­ti­do re­don­do, se­gu­ra­men­te el me­jor de la era Rei­nal­do Rue­da en el año y medio que lle­va en la pa­tria de Sa­las y Za­mo­rano. Do­ble­men­te ce­le­bra­do, ya que se esperaba me­nos de la Ro­ja y arran­có la Copa a to­do tren.

Im­pres­cin­di­ble ha­cer un po­co de his­to­ria. Al asu­mir Rue­da, pren­sa y pú­bli­co le exi­gie­ron una re­no­va­ción, so­bre to­do de­pu­rar el plan­tel “que ha­bía ti­ra­do la Eli­mi­na­to­ria”, lim­piar la Se­lec­ción, erra­di­car ma­los há­bi­tos, ros­cas in­ter­nas, ca­ma­ri­llas, cau­di­lla­jes, et­cé­te­ras, va­rios. Tam­bién, al pa­re­cer, se lo su­gi­rie­ron los di­rec­ti­vos. Rue­da pa­só más de un año bus­can­do nue­vos ta­len­tos, pro­bó mu­cho y se to­pó con la cha­tu­ra del fút­bol lo­cal, sin fi­gu­ras, y con es­ca­sa fi­gu­ra­ción de los chi­le­nos que ac­túan en el ex­te­rior. Has­ta Ale­xis Sán­chez lle­va mu­cho tiem­po entre som­bras en In­gla­te­rra. Me­del sa­lió del In­ter pa­ra el Be­sik­tas tur­co, Clau­dio Bra­vo ju­gó un so­lo par­ti­do en to­da la tem­po­ra­da en el Man­ches­ter City.

Ca­si to­dos así. La ex­cep­ción: Ar­tu­ro Vidal, de buen pre­sen­te en el FC Bar­ce­lo­na, muy ac­ti­vo. Su­ce­dió que se vino la Copa Amé­ri­ca en­ci­ma y Rue­da no tu­vo más al­ter­na­ti­va que vol­ver a con­vo­car a los vie­jos leones, que tam­po­co son tan ve­te­ra­nos.

Los úni­cos au­sen­tes son Clau­dio Bra­vo, pues Car­la Par­do, su gua­pí­si­ma es­po­sa, hi­zo gra­ves de­nun­cias so­bre el plan­tel durante la úl­ti­ma Eli­mi­na­to­ria: “Se iban de fies­tas e in­clu­so no en­tre­na­ban de la bo­rra­che­ra que lle­va­ban. A quien le que­pa el som­bre­ro que se lo pon­ga y que se de­je de an­dar llo­ran­do”, es­cri­bió en Instagram. Ob­via­men­te, de­jó des­aco­mo­da­do a su ma­ri­do, a quien los com­pa­ñe­ros le pi­die­ron des­men­tir­la.

Bra­vo, entre Car­la Par­do y Vidal, ob­via­men­te eli­gió a Car­la Par­do. Y el ves­tua­rio le hi­zo la cruz. Nin­gún téc­ni­co lo con­vo­ca­ría, le es­ta­lla­ría una gue­rra. El otro es el ce­re­bral Mar­ce­lo Díaz, el sa­bio, fi­gu­ra es­te­lar del Ra­cing, cam­peón en Argentina. Al Che­lo lo acu­san sus colegas de ser “el sa­po” del ves­tua­rio, fil­tran­do in­ti­mi­da­des al pe­rio­dis­mo. Se lo hi­cie­ron sa­ber a Rue­da: “Acá no lo que­re­mos”. No obs­tan­te, Díaz de­di­có an­te­ayer una aren­ga muy sen­ti­da a to­do el plan­tel, apo­yán­do­los. Muy lin­do, “pe­ro acá no en­tra…”.

Re­sul­ta­do: fue­ron los úni­cos bi­cam­peo­nes au­sen­tes en es­te in­ten­to de tri­cam­peo­na­to. Rue­da apro­ve­chó la vo­la­da y en lu­gar de Bra­vo, ca­si un año y medio inac­ti­vo, pu­so a Ga­briel Arias, ar­que­ro argentino de Ra­cing tam­bién, de muy buen pre­sen­te y que po­see la do­ble na­cio­na­li­dad. Por Díaz in­clu­yó a Erick Pul­gar, cen­tro­me­dio del Bo­log­na de Italia de ex­ce­len­tes con­di­cio­nes y con asi­dua lle­ga­da al gol. Pul­gar ya fue cam­peón de Amé­ri­ca en el tor­neo an­te­rior, no es ex­tra­ño al ca­ma­rín. Mar­có con un po­ten­te ca­be­za­zo el pri­mer gol an­te el cua­dro asiá­ti­co.

Y Chi­le vol­vió a pa­re­cer­se al Chi­le bi­cam­peón. Con Is­la, Me­del, Beau­se­jour, Arán­guiz, Vidal, Fuen­za­li­da, Eduar­do Var­gas, Ale­xis, Ja­ra en el ban­co. Mu­chos bue­nos ele­men­tos. Fue un equi­po di­ná­mi­co, ve­loz y con­tun­den­te en ata­que. To­do el saldo es pro­mi­so­rio y es­pe­ran­za­dor. Has­ta Ale­xis, vol­vien­do de dos le­sio­nes que lo tu­vie­ron va­rios me­ses sin ju­gar, re­apa­re­ció justo an­te Ja­pón, lo hi­zo bien, mar­có un gol y aguan­tó 82 mi­nu­tos. Eduar­do Var­gas, hom­bre de ex­tra­ña tra­yec­to­ria –pasa inad­ver­ti­do en sus clu­bes y es un go­lea­dor im­pla­ca­ble en el equi­po nacional, anotó dos ve­ces y lle­gó a 38 go­les con la Ro­ja, igua­lan­do a Mar­ce­lo Sa­las. Que­dó so­lo a cin­co del má­xi­mo ar­ti­lle­ro, Ale­xis, quien su­ma 43.

Tan buen debut co­lo­ca a Chi­le en el gru­po de los as­pi­ran­tes al tí­tu­lo jun­to a Bra­sil, Co­lom­bia y Uru­guay. Y to­do in­di­ca que su pa­rá­bo­la en el tor­neo se­rá as­cen­den­te. Es el pró­xi­mo ri­val de Ecua­dor es­te vier­nes en Salvador de Bahía.

La pren­sa chi­le­na mal­tra­tó a Rei­nal­do Rue­da en es­tos die­ci­ocho me­ses al fren­te. Es­ta vez no hi­zo men­ción al téc­ni­co. De la re­no­va­ción que le re­cla­ma­ban no se vol­vió a ha­blar. Aho­ra sir­ve el en­tre­na­dor ca­le­ño, un no­ta­ble pre­pa­ra­dor con cre­den­cia­les im­pe­ca­bles, har­ta ex­pe­rien­cia, se­rio, tra­ba­ja­dor, que nun­ca ha te­ni­do pro­ble­mas con sus di­ri­gi­dos y es es­pe­cia­lis­ta en se­lec­cio­nes. Las crí­ti­cas no son pri­va­ti­vas del medio chi­leno, en to­dos la­dos el pú­bli­co y los me­dios creen sa­ber más que el téc­ni­co.

El 4-0 pue­de lle­var a pen­sar en una pé­si­ma ac­tua­ción ja­po­ne­sa. No fue así, dis­cu­tió el desa­rro­llo del jue­go de tú a tú, pe­ro no es­tu­vo fe­liz en la de­fi­ni­ción. Entre los tre­ce nue­vos con­vo­ca­dos de Ja­pón pa­ra es­ta Copa Amé­ri­ca lle­gó Ta­ke Ku­bo, 18 años cum­pli­dos el 4 de ju­nio, lla­ma­do con to­do acier­to el Mes­si ja­po­nés, por su tre­men­da ha­bi­li­dad, su ra­pi­dez y una zur­da eléc­tri­ca. Le fal­tó el gol, no obs­tan­te, de­jó óp­ti­ma im­pre­sión. Un 10 ex­plo­si­vo, ver­ti­cal, de in­men­so fu­tu­ro, que ha­bla per­fec­to es­pa­ñol, pues es un pro­duc­to de La Ma­sia; ju­gó más de tres años en el FC Bar­ce­lo­na, que lo de­jó ir, y ha­ce una se­ma­na fi­chó por cin­co años con el Real Ma­drid. “Es un error im­per­do­na­ble”, ase­gu­ran en­tre­na­do­res que lo tu­vie­ron en el club catalán. “Uno de los ta­len­tos más bri­llan­tes de la úl­ti­ma hor­na­da de la can­te­ra, te­nía el ADN blau­gra­na to­tal­men­te in­te­gra­do en su jue­go, era uno de los nues­tros. Un ju­ga­dor de per­fil cla­rí­si­mo pa­ra el pri­mer equi­po”.

To­do lo que mos­tró an­te Chi­le con­cuer­da con esa apre­cia­ción. Es­ta­mos fren­te a una enor­me pro­me­sa del fút­bol.

P

Tan buen debut co­lo­ca a Chi­le en el gru­po de los as­pi­ran­tes al tí­tu­lo jun­to a Bra­sil, Co­lom­bia y Uru­guay. Y to­do in­di­ca que su pa­rá­bo­la en el tor­neo se­rá as­cen­den­te. Se­rá ri­val de Ecua­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.