Tran­qui­los, que con ‘Bo­li­llo’ es­ta­mos apren­dien­do

El di­rec­to­rio de la FEF guar­dó si­len­cio. Ab­di­có de su obli­ga­ción de ha­cer­se res­pe­tar, de exi­gir tra­ba­jo y de­di­ca­ción a Gó­mez cuan­do el co­lom­biano di­jo que a la Copa Amé­ri­ca iba a apren­der con la Tri­co­lor.

El Universo - - MARCADOR -

Ave­ces (¿o siem­pre?) pe­ca­mos de im­pa­cien­tes. Nos re­be­la has­ta la exas­pe­ra­ción que el “ci­ru­jano ma­yor” ha­ya dejado pa­sar dos años y que el cán­cer de la co­rrup­ción que prometió ex­tir­par se man­ten­ga vi­vo y las for­tu­nas mal ha­bi­das, in­tac­tas. Cui­da­do se oxi­de el ins­tru­men­tal qui­rúr­gi­co y el qui­ró­fano se quede sin luz. Le re­cla­ma­mos a la lo­cuaz se­cre­ta­ria del De­por­te por el de­plo­ra­ble ma­ne­jo de las ayu­das a los atle­tas na­cio­na­les y no re­pa­ra­mos en que ella, por leal­tad, no ha­ce men­ción de los antecedent­es. Eso es lo que le de­jó Las ma­nos del Ecua­dor des­pués del asal­to al COE y a las fe­de­ra­cio­nes ecua­to­ria­nas por de­pór­te, y al igual que el ex­mi­nis­tro, ella no tie­ne nin­gún co­no­ci­mien­to ni ex­pe­rien­cia de ad­mi­nis­tra­ción de­por­ti­va.

En la Copa Amé­ri­ca 2019 pasa lo mis­mo. Re­cién el do­min­go

an­te­rior fui­mos a la pri­me­ra cla­se con el no­ble de­seo de apren­der y los uru­gua­yos, que no en­tien­den de ca­ba­lle­ro­si­dad y gen­ti­le­za, nos aplas­ta­ron, nos pa­sea­ron y nos go­lea­ron. Fal­tó que el Maes­tro Le­chu­ga Her­nán Da­río Gó­mez le pi­die­ra a un ver­da­de­ro maes­tro co­mo Ós­car Ta­bá­rez que pare la má­qui­na ce­les­te. “No ven­gas a pe­dir­me pie­dad”, le ha­bría con­tes­ta­do el uru­gua­yo. “Tú co­bras más que yo y ya te em­bol­sas­te mi­llón y medio de dó­la­res des­de que el due­ño de una te­le­vi­so­ra te im­pu­so co­mo téc­ni­co y an­das ha­blan­do de ve­nir a apren­der”. Es, ob­via­men­te, una su­po­si­ción no­más, aun­que esas po­drían ha­ber sido las pa­la­bras del vie­jo do­cen­te orien­tal.

Na­da me­nos que 23 alum­nos re­ci­bien­do cla­ses de fút­bol en Bra­sil. Al­gu­nos de ellos ya pre­pa­ran su des­pe­di­da de las can­chas, pe­ro hay que ala­bar su es­pí­ri­tu per­fec­cio­nis­ta: no quie­ren de­jar pa­sar un mi­nu­to de apren­di­za­je. Lo ex­tra­ño es que es­tos alum­nos per­pe­tuos co­bran, se­gún di­cen, mi­les de dó­la­res por ves­tir de cor­to. Al me­nos en eso pa­re­cen fut­bo­lis­tas.

He con­sul­ta­do el Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia pa­ra ana­li­zar si es­to que ha­cen los fut­bo­lis­tas tie­ne al­go que ver con la pa­la­bra apren­der, la fa­vo­ri­ta en el ex­cu­sa­rio uni­ver­sal de Gó­mez. He co­pia­do dos acep­cio­nes: 1. Ad­qui­rir el co­no­ci­mien­to de al­go por medio del es­tu­dio o de la ex­pe­rien­cia. 2. Con­ce­bir al­go por me­ras apa­rien­cias, o con po­co fun­da­men­to.

Me que­do con la nú­me­ro 2 por­que es­tos ju­ga­do­res que fue­ron aplas­ta­dos por Die­go Go­dín, Luis Suá­rez, Edin­son Ca­va­ni y com­pa­ñía ni han apren­di­do ni mos­tra­ron ha­ber ad­qui­ri­do ex­pe­rien­cia, aun­que al­gu­nos de ellos an­dan por los 10 o 15 años de an­dar pa­tean­do pe­lo­tas por el pla­ne­ta Tie­rra. Lo de las me­ras apa­rien­cias o el me­ro fun­da­men­to es más acep­ta­ble.

¿Vie­ron ustedes la fal­ta de en­tu­sias­mo, fie­re­za, bra­vu­ra, sen­ti­do de la dig­ni­dad de los eter­nos apren­di­ces durante los 90 mi­nu­tos? Pa­re­cía que estaban ju­gan­do un par­ti­do de solteros y ca­sa­dos. Nun­ca les im­por­tó el re­sul­ta­do. Oja­lá el mis­mo en­tu­sias­mo mues­tren cuan­do les to­que co­brar los mi­les de dó­la­res que la Fe­de­ra­ción Ecua­to­ria­na de Fút­bol (FEF) les pa­ga­rá por ta­ma­ño pa­pe­lón.

¿Ha­brá quien res­pon­da por es­ta ver­güen­za? Lo du­do. Cuan­do Car­los Vi­lla­cís, ex­pre­si­den­te de la FEF, con­tra to­do el país fut­bo­le­ro, de­ci­dió acep­tar la im­po­si­ción de Gó­mez, ya se sa­bía lo que iba a pa­sar. El “apren­diz” vol­vió con su acos­tum­bra­da mu­le­ti­lla: “A mí me con­tra­ta­ron pa­ra cla­si­fi­car a Ecua­dor al Mun­dial 2022. A la Copa Amé­ri­ca va­mos pa­ra apren­der”. El di­rec­to­rio que re­em­pla­zó al que en­ca­be­za­ba Vi­lla­cís guar­dó si­len­cio. Ab­di­có de su obli­ga­ción de ha­cer­se res­pe­tar, de exi­gir tra­ba­jo y de­di­ca­ción al co­lom­biano.

Gó­mez se bur­ló de la se­lec­ción sub-20, cam­peo­na sud­ame­ri­ca­na, y de su téc­ni­co Jor­ge Cé­li­co, un pro­fe­sio­nal de altos co­no­ci­mien­tos, res­pon­sa­ble y con vir­tu­des pe­da­gó­gi­cas y di­dác­ti­cas que le per­mi­tie­ron lle­gar don­de Gó­mez no lle­ga­rá ja­más: Ecua­dor es el ter­cer país en el mun­do a ni­vel ju­ve­nil. La mi­niT­ri­co­lor se ga­nó la ad­mi­ra­ción uni­ver­sal por­que, a pe­sar de te­ner me­nos de 20 años, fue a ga­nar ex­pe­rien­cia pe­ro, so­bre to­do, fue a Po­lo­nia a mos­trar lo apren­di­do con su maes­tro, el argentino Cé­li­co.

Cuan­do el pe­rio­dis­mo se­ve­ro e in­de­pen­dien­te cri­ti­có al Bo­li­llo por su ab­sur­da pos­tu­ra de hu­mor pa­té­ti­co y de­tes­ta­ble, lla­mó ‘ig­no­ran­tes’ a quie­nes di­sen­tían de sus cri­te­rios in­sen­sa­tos.

En es­te 2019 cum­pli­mos 80 años de nues­tra pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción en la Copa Amé­ri­ca, lla­ma­da an­tes Cam­peo­na­tos Sud­ame­ri­ca­nos de Fút­bol. Pa­sa­mos el pri­mer apren­di­za­je con se­lec­cio­nes que se ar­ma­ban quin­ce días an­tes del tor­neo. A ve­ces via­já­ba­mos en bar­co, pe­lo­tean­do en la po­pa. No ha­bía cui­da­do mé­di­co ni acep­ta­ble preparació­n fí­si­ca. Pa­ga­mos el pre­cio del apren­di­za­je con go­lea­das y a ve­ces con par­ti­dos dig­nos, co­mo el que ju­ga­mos con Argentina en Chi­le, en 1945, cuan­do los gau­chos eran el me­jor equi­po del mun­do. Tu­vi­mos gran­des fi­gu­ras co­mo Al­fon­so Suá­rez –el me­jor in­te­rior de­re­cho del Sud­ame­ri­cano de 1941, ele­gi­do por el pe­rio­dis­mo jun­to a una le­yen­da co­mo Jo­sé Ma­nuel Cha­rro Moreno–. Jor­ge Chom­pi En­ri­ques y Enrique Mos­co­vi­ta Ál­va­rez des­ta­ca­ron en 1945. Chom­pi fue trans­fe­ri­do a Au­dax Ita­liano por la su­ma más ca­ra en la his­to­ria del ba­lom­pié chi­leno has­ta en­ton­ces, mien­tras que Ál­va­rez era fi­cha­do por La­nús de Bue­nos Ai­res. En 1953 Al­fre­do Bon­nard fue el me­jor ar­que­ro del Sud­ame­ri­cano de Li­ma y no acep­tó ser trans­fe­ri­do al fút­bol fran­cés. Y así por el es­ti­lo. Esos eran tiem­pos pa­ra apren­der.

Que en pleno si­glo XXI y con 80 años de ex­pe­rien­cia nos quie­ran ti­mar ha­cien­do apa­re­cer a ju­ga­do­res de más de 30 años, con ex­pe­rien­cia eu­ro­pea, co­mo sim­ples chi­qui­llos inocen­tes que van a una Copa Amé­ri­ca a apren­der, es un dis­la­te que so­lo pue­de sor­pren­der a inocen­tes.

Que Gó­mez con­vo­que a un Antonio Va­len­cia ex­ce­di­do de ki­los y a un Ar­tu­ro Mi­na pe­sa­do y fue­ra de rit­mo úni­ca­men­te pue­de ocu­rrir en un país co­mo Ecua­dor, que vi­ve un 28 de di­ciem­bre per­ma­nen­te.

En pleno si­glo XXI, y con 80 años de ex­pe­rien­cia, nos quie­ren ti­mar. Ir a la Copa Amé­ri­ca de Bra­sil pa­ra apren­der es un dis­la­te que so­lo pue­de sor­pren­der a inocen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.