PE­DRO X. VAL­VER­DE RI­VE­RA

El Universo - - OPINIÓN - @pxvr

DLos que pren­den y apa­gan la luz…

ice un vie­jo y sa­bio re­frán que cuan­do se ha­bla de re­li­gión y po­lí­ti­ca, nun­ca se lle­ga a un acuer­do fi­nal. En efec­to, las más aca­lo­ra­das dis­cu­sio­nes se sos­tie­nen al­re­de­dor de es­tos te­mas, que afec­tan las creen­cias ín­ti­mas de las per­so­nas.

Por ello, quisiera apro­ve­char es­ta ven­ta­na pa­ra co­men­tar so­bre el reciente fa­llo de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, sin in­vo­lu­crar nin­gún ti­po de jui­cio de va­lor mo­ral, éti­co ni re­li­gio­so.

Lo pri­me­ro que de­bo de­cir es que el te­ma ana­li­za­do por la Cor­te pu­die­ra ser cual­quie­ra. Mi opi­nión se­gui­ría sien­do la mis­ma.

En es­te ca­so, se tra­ta de un te­ma po­lé­mi­co, que ge­ne­ra mu­chas emo­cio­nes, pe­ro en reali­dad –in­sis­to– el te­ma que hu­bie­se sido es­ta­ría su­je­to al mis­mo aná­li­sis, que no vie­ne da­do tan­to en ra­zón del con­te­ni­do de la sen­ten­cia, co­mo de la for­ma en que se emi­tió y las con­se­cuen­cias de ella.

Re­cor­da­rán los lec­to­res que la Cons­ti­tu­ción de los “300 años” se creó con una se­rie de dis­po­si­cio­nes que en su mo­men­to ge­ne­ra­ron reac­cio­nes en­con­tra­das, tan­to en el fon­do co­mo en la for­ma. No en­tra­ré a ca­li­fi­car el tex­to cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro sí a en­fa­ti­zar que por man­da­to del pue­blo ecua­to­riano, di­cho tex­to se apro­bó incluyendo un me­ca­nis­mo que mu­chos lla­ma­ron “can­da­do”, que no es otra co­sa que la im­po­si­ción de cier­tos pro­ce­di­mien­tos muy ri­gu­ro­sos pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción. Ello co­mo un me­ca­nis­mo de de­fen­der­la fren­te a po­si­bles re­for­mas in­me­dia­tas. Aquí sí em­plea­ré ad­je­ti­vos pa­ra des­cri­bir­lo: largo, ca­ro, len­to e im­pro­ba­ble.

Lo su­ce­di­do en es­te ca­so es que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal co­no­ció el ca­so de dos ciu­da­da­nos que so­li­ci­ta­ban reconocimi­ento pa­ra cier­tos de­re­chos hu­ma­nos que con­si­de­ra­ron estaban sien­do con­cul­ca­dos por la Cons­ti­tu­ción y las le­yes. La de­man­da bus­ca­ba que es­ta Cor­te se pro­nun­cie so­bre un te­ma en con­cre­to con una sen­ten­cia, que no es otra co­sa que la opi­nión ju­rí­di­ca de­ci­so­ria de la Cor­te, que via­bi­li­ce el ca­mino pa­ra el ejer­ci­cio o reconocimi­ento de un de­re­cho.

Una vez re­suel­to el te­ma por la Cor­te, si los asun­tos tra­ta­dos te­nían un fon­do cons­ti­tu­cio­nal que jus­ti­fi­que mo­di­fi­ca­ción de alguna nor­ma, se de­be­rían se­guir los pa­sos que exis­ten pa­ra es­te fin.

En es­te ca­so, lo que su­ce­dió es que, sor­pren­den­te­men­te, la Cor­te ha­cien­do uso de una fa­cul­tad que no po­see le­gal ni cons­ti­tu­cio­nal­men­te, no so­lo emi­tió su dic­ta­men, sino que ba­sa­do en su opi­nión di­rec­ta­men­te or­de­nó que se re­for­me la Cons­ti­tu­ción. Es de­cir, se sal­tó el pro­ce­di­mien­to que he­mos de­ta­lla­do, pa­ra dar pa­so a una re­for­ma di­rec­ta del tex­to cons­ti­tu­cio­nal que su­pues­ta­men­te se con­tra­po­ne al cri­te­rio de la Cor­te.

Hoy se tra­ta de la ins­ti­tu­ción del ma­tri­mo­nio, mañana pu­die­ra ser cual­quier otro te­ma.

Lo cier­to es que, una vez que se vio­la la Cons­ti­tu­ción y se usan me­ca­nis­mos inexis­ten­tes y for­za­dos pa­ra mo­di­fi­car­la, cual­quier asun­to pue­de ser tra­ta­do de la mis­ma ma­ne­ra; peor si quien lo ha­ce es la mis­mí­si­ma Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal.

El precedente ne­fas­to que­da sen­ta­do y de­ja la ven­ta­na abier­ta pa­ra que en el fu­tu­ro cual­quier ciudadano, gru­po so­cial, empresaria­l o po­lí­ti­co, con­si­ga una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en aten­ción a un te­ma pun­tual de su in­te­rés y elu­da el man­da­to de la mis­ma Cons­ti­tu­ción, con­quis­tan­do úni­ca­men­te cin­co vo­lun­ta­des de quie­nes de aquí en ade­lan­te, pa­ra­fra­sean­do a Charly Gar­cía, se han con­ver­ti­do en los que “pren­den y apa­gan la luz”. (O)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.