Igle­sia Nues­tro Se­ñor de Bon­fim, en Bra­sil, au­men­ta vi­si­tas des­de la Copa Amé­ri­ca 2019.

La fe que des­pier­ta es­te tem­plo ca­tó­li­co pue­de com­pa­rar­se con al­gu­nas de gran fa­ma en Su­da­mé­ri­ca.

El Universo - - VIDA Y ESTILO - EFE

An­drea lle­gó des­de Co­lom­bia pa­ra la Copa Amé­ri­ca y no da ma­yo­res de­ta­lles de por qué es­tá atan­do las cin­tas. So­lo di­ce que tie­ne fe. Una fe que aquí lle­va 274 años. La fe eter­na.

Con es­te pen­sa­mien­to sue­len sa­lir des­de ha­ce 274 años los de­vo­tos que vi­si­tan la igle­sia de Nues­tro Se­ñor de Bon­fim, en la ciudad bra­si­le­ña de Salvador, que por es­tos días aco­ge a mu­chos más por obra y gra­cia de ser una de las se­des de la Copa Amé­ri­ca 2019.

La fe que des­pier­ta es­ta igle­sia ca­tó­li­ca pue­de com­pa­rar­se con al­gu­nas de gran fa­ma en Su­da­mé­ri­ca co­mo la Vir­gen de Lu­ján, en Argentina, o el Di­vino Ni­ño Jesús, en Co­lom­bia.

Así lo tes­ti­mo­nia la gen­te que ha ido a es­ta igle­sia y que lle­ga de Salvador, de Bra­sil y del ex­te­rior pa­ra ha­cer una prue­ba de fe o por­que es uno de los si­tios tu­rís­ti­cos más vi­si­ta­dos de es­ta ciudad del nor­des­te bra­si­le­ño, pri­me­ra ca­pi­tal del país y puer­to por don­de en­tra­ron los es­cla­vos afri­ca­nos.

Cuen­ta la le­yen­da que Nues­tro Se­ñor de Bon­fim, que en es­pa­ñol sig­ni­fi­ca Buen Fin, fue traí­do a Salvador por Theo­do­zio Ro­dri­gues, un ma­rino por­tu­gués que cum­plió la pro­me­sa de lle­var una ré­pli­ca de la es­ta­tui­lla ori­gi­nal des­de su natal Se­tú­bal tras so­bre­vi­vir a una ca­la­mi­to­sa tem­pes­tad.

Ro­dri­gues des­em­bar­có en Salvador el 18 de abril de 1745 y dio ini­cio a la cons­truc­ción de la igle­sia. Rá­pi­da­men­te, Nues­tro Se­ñor de Bon­fim ga­nó de­vo­tos, in­clu­so ne­gros no ca­tó­li­cos y se­gui­do­res del Can­dom­blé, una re­li­gión de es­cla­vos afri­ca­nos en Bra­sil cu­yo dios era Oxa­lá.

Des­pués de un pe­rio­do de prohi­bi­ción pa­ra que la fe­li­gre­sía ne­gra no prac­ti­ca­ra el ri­tual de la­var la igle­sia por fue­ra y por den­tro, con can­tos y so­ni­dos de tam­bo­res, de nue­vo se per­mi­tió hacerlo a inicios del

si­glo 20 una vez al año.

La de­vo­ción cre­ció tan­to que en 1923, durante la fe­cha de con­me­mo­ra­ción de la in­de­pen­den­cia de Salvador y el es­ta­do de Bahía, se com­pu­so un himno pa­ra el Se­ñor de Bon­fim, que es muy po­pu­lar en es­ta re­gión bra­si­le­ña has­ta nues­tros días.

Aun­que sin cer­te­za de la fe­cha de ini­cio, tiem­po des­pués se ori­gi­nó la tra­di­ción de las nue­ve cin­tas, que pa­ra mu­chos de quie­nes vi­si­tan el tem­plo es tan im­por­tan­te, o más, que re­zar al mis­mo se­ñor de Bon­fim.

Las cin­tas son de co­lo­res ama­ri­llo, azul, rojo, ro­sa, blan­co, violeta, na­ran­ja y ver­des man­za­na y li­món.

“Yo soy una po­la­ca que lle­gó a Bra­sil aún sien­do ni­ña y cuan­do vi­ne aquí por pri­me­ra vez pe­dí al Se­ñor de Bon­fim que me die­ra un buen es­po­so y pu­die­ra te­ner hi­jos. Hoy ten­go tre­ce años de ca­sa­da y un lin­do ni­ño de seis”. El tes­ti­mo­nio es de Edy­ta Paw­li­kows­ka San­tos, a quien se des­cu­brió anu­dan­do una a una las nue­ve cin­tas y pi­dien­do de­seos.

Ca­da co­lor tie­ne un sig­ni­fi­ca­do pa­ra pe­dir por él. Hay des­de sa­lud, di­ne­ro y amor, has­ta pla­cer, crea­ti­vi­dad, ni­ños, tra­ba­jo, au­to­con­trol, bon­dad, pa­sión. Cuen­ta la creen­cia que las cin­tas se de­ben atar tres ve­ces a la re­ja que ro­dea la igle­sia, y que los de­seos se cum­pli­rán cuan­do se desaten.

TO­MA­DA DE IN­TER­NET

► La tra­di­ción de las nue­ve cin­tas pa­ra mu­chos fie­les es tan im­por­tan­te, o más, que re­zar al mis­mo Se­ñor de Bon­fim.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.