Mun­dial ima­gi­na­ti­vo

El Universo - - OPINIÓN -

El de­por­te sien­do un es­pec­tácu­lo de ma­sas y co­mo ele­men­to de so­cia­bi­li­dad es uti­li­za­do por la po­lí­ti­ca co­mo una po­de­ro­sa y efi­cien­te he­rra­mien­ta pa­ra dis­traer a la gen­te, al ciu­da­dano co­mún, de sus prin­ci­pa­les pro­ble­mas y an­gus­tias. Ya los ro­ma­nos lo en­ten­die­ron muy bien con aque­llo del ‘ pa­nem et cir­cen­ses’, que no es otra co­sa que ofre­cer en­tre­te­ni­mien­to y es­pec­tácu­lo a un cán­di­do pue­blo pa­ra que –con­for­me lo des­cri­be Rodrigo Borja– ‘sus ojos no se po­sen en sus mi­se­ra­bles ca­li­da­des de vi­da ni en la co­rrup­ción o erro­res de sus go­ber­nan­tes’.

Así, el pre­si­den­te Le­nín Mo­reno, que re­gis­tra un pau­pé­rri­mo ni­vel de acep­ta­ción den­tro de la po­bla­ción, ya en tér­mi­nos de apro­ba­ción de la ges­tión de go­bierno y de cre­di­bi­li­dad en su pa­la­bra, aho­ra lanza, de re­pen­te, la pro­pues­ta de or­ga­ni­zar en el año 2030, con­jun­ta­men­te con Pe­rú y Co­lom­bia, el Mun­dial de fút­bol (de va­ro­nes), uno de los even­tos de­por­ti­vos de ma­yor im­pac­to en el pla­ne­ta (val­ga la dis­tin­ción ya que la FIFA Wo­men’s World Cup de­ja en evi­den­cia la dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro ex­pre­sa­da en li­mi­ta­da co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca, sa­la­rios y con­di­cio­nes de tra­ba­jo me­nos fa­vo­ra­bles pa­ra las fut­bo­lis­tas por el he­cho de ser mu­je­res).

Más allá de es­ta es­pe­cie de glo­bo de en­sa­yo (un po­co des­in­fla­do), pro­pio de nues­tra po­lí­ti­ca, hay una reali­dad tan­gi­ble que su­pera has­ta los bue­nos de­seos o in­ten­cio­nes que pu­die­ran exis­tir de­trás de es­ta de­cla­ra­ción pre­si­den­cial. Lo cier­to es que or­ga­ni­zar una co­pa mun­dial de la FIFA re­pre­sen­ta cifras as­tro­nó­mi­cas. Por ejem­plo, pa­ra Ru­sia 2018, USD 14 mil mi­llo­nes; Bra­sil 2014, USD 13,6 mil mi­llo­nes. Mé­xi­co, pa­ra la co­pa 2026 que or­ga­ni­za­rá con­jun­ta­men­te con Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, se es­ti­ma in­vier­ta por so­bre los USD 6,6 mil mi­llo­nes. En­ton­ces, en ge­ne­ral, nos re­fe­ri­mos a la ne­ce­si­dad de con­tar con in­gen­tes re­cur­sos, in­clu­si­ve pa­ra los paí­ses más ri­cos que ya dis­po­nen de una im­por­tan­te in­fra­es­truc­tu­ra de­por­ti­va, vial, de trans­por­te y co­mu­ni­ca­cio­nes, ho­te­le­ra, etc. No se di­ga en el ca­so de los es­ta­dos en vías de desa­rro­llo, don­de aún hay mu­cho por ha­cer, co­mo es el ca­so del Ecua­dor, cu­ya gol­pea­da eco­no­mía es­tá lle­na de so­bre­sal­tos y so­bre­vi­ve ape­nas a fuer­za de con­tra­tar cré­di­tos.

Pe­ro tal pa­re­ce que al mo­re­nis­mo no le in­ti­mi­dan los desafíos de es­te ca­li­bre. La se­cre­ta­ria del De­por­te, An­drea So­to­ma­yor, se­gún ha tras­cen­di­do, has­ta se arries­ga en cuan­ti­fi­car en USD 4 mil mi­llo­nes (¿?) el mon­to de la in­ver­sión re­que­ri­da pa­ra el Mun­dial 2030.

Es más, pa­ra el pri­mer man­da­ta­rio eso no se­ría un obs­tácu­lo. Des­de ya se pien­sa en or­ga­ni­zar una ci­ta de­por­ti­va bas­tan­te mo­des­ta. Se plan­tea un mun­dial ima­gi­na­ti­vo y crea­ti­vo a fal­ta de re­cur­sos. A to­do es­to se su­ma el anun­cio de crear un mi­llar de can­chas de fút­bol en el país y con ba­se en el jue­go lim­pio cul­ti­var va­lo­res y for­mar a las fu­tu­ras fi­gu­ras del se­lec­cio­na­do na­cio­nal. Em­pe­ro, no se di­ce na­da so­bre el pre­su­pues­to re­que­ri­do pa­ra man­te­ner en el tiem­po (10 años) a una ini­cia­ti­va que tras­cien­de la obra fí­si­ca que re­pre­sen­ta el cons­truir las can­chas de­por­ti­vas. La ma­si­fi­ca­ción del de­por­te y el al­to ren­di­mien­to demandan de pre­su­pues­to y no so­la­men­te de bue­na vo­lun­tad o dis­cur­sos va­cíos.

De­je­mos de una vez el pan y cir­co… (O)

*Eco­no­mis­ta.

GIO­VAN­NI CA­RRIÓN CE­VA­LLOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.