Be­bé ro­ba­do y ven­di­do por red so­cial fue re­cu­pe­ra­do

La her­ma­nas­tra de la víc­ti­ma es la sos­pe­cho­sa del he­cho. Se bus­ca a dos hom­bres.

El Universo - - PORTADA -

La Uni­dad An­ti­se­cues­tro y Ex­tor­sión (Una­se) re­cu­pe­ró en Cuen­ca a un be­bé de sie­te días de na­ci­do que ha­bría si­do ro­ba­do en Gua­ya­quil a su ma­dre Adria­na Riera, de 17 años. La jo­ven fue ase­si­na­da.

La her­ma­nas­tra de la víc­ti­ma, Iris Da­nie­la C. B., es­tá de­te­ni­da y ha­bría con­fe­sa­do que pa­gó a dos hom­bres para ro­bar al me­nor que lue­go lle­vó en ta­xi a Cuen­ca, don­de lo ha­bría ven­di­do a tra­vés de la red so­cial Fa­ce­book en $2000.

En la ca­pi­tal azua­ya se de­tu­vo para in­ves­ti­ga­cio­nes a tres mu­je­res que es­ta­ban con el be­bé. La fa­lle­ci­da te­nía otro hi­jo de un año.

Adria­na Riera, de 17 años y ma­dre de dos ni­ños, de 1 año y de sie­te días de na­ci­do, ha­bría si­do ase­si­na­da el me­dio­día del miér­co­les por su her­ma­nas­tra y dos hom­bres que es­ta su­pues­ta­men­te con­tra­tó para ro­bar­le a su be­bé.

La jo­ven ma­dre fue acu­chi­lla­da. Su­ce­dió en la coop. Ser­gio To­ral, no­roes­te de Gua­ya­quil. Al ni­ño se lo lle­va­ron a Cuen­ca, don­de fue res­ca­ta­do ayer en un ope­ra­ti­vo de la Uni­dad An­ti­se­cues­tro y Ex­tor­sión (Una­se).

A esa ciu­dad fue tras­la­da­do el be­bé a bor­do de un ta­xi, pues una mu­jer le ha­bría ofre­ci­do $2000 por Fa­ce­book a Iris Da­nie­la C. B., la her­ma­nas­tra de Adria­na, quien fue de­te­ni­da ho­ras des­pués del cri­men. En Cuen­ca, tres mu­je­res fue­ron aprehen­di­das por la ne­go­cia­ción del re­cién na­ci­do.

La es­ce­na del cri­men la des­cu­brió la pa­re­ja de Adria­na. Él lle­gó a la hu­mil­de vi­vien­da, ubi­ca­da en la Ser­gio To­ral, cer­ca de las 14:30 del miér­co­les.

Ahí en­con­tró a la víc­ti­ma ata­da de ma­nos y pies en el pi­so del ba­ño con va­rias he­ri­das en el pe­cho. Su be­bé no es­ta­ba, so­lo se en­con­tra­ba en la ca­sa el ni­ño de 1 año.

Los ve­ci­nos con­ta­ron que lla­ma­ron a una am­bu­lan­cia y que es­ta no lle­gó, así que la pa­re­ja de Adria­na se fue en mo­to a buscar a la po­li­cía. La jo­ven, que para en­ton­ces ago­ni­za­ba, fue tras­la­da­da en el bal­de del pa­tru­lle­ro al hospital de Mon­te Si­naí, don­de se con­fir­mó la muer­te.

Una ve­ci­na que vio có­mo sa­ca­ban de la ca­sa a la he­ri­da di­jo que la víc­ti­ma ade­más te­nía una cuer­da al­re­de­dor del cue­llo. La mo­ra­do­ra se que­dó cui­dan­do al hi­jo ma­yor de Adria­na.

A la vi­vien­da acu­die­ron agen­tes de Cri­mi­na­lís­ti­ca. Ha­lla­ron man­chas de san­gre, ro­pa con la que ha­brían ata­do a la fa­lle­ci­da y un cu­chi­llo.

Las her­ma­nas me­no­res de la hoy fa­lle­ci­da sa­lie­ron de la ca­sa al me­dio­día del miér­co­les con rum­bo al co­le­gio. Por su tes­ti­mo­nio se es­ta­ble­ció que Iris Da­nie­la ha­bía lle­ga­do a vi­si­tar a Adria­na, quien es­ta­ba en eta­pa de pos­par­to y se en­con­tra­ba vul­ne­ra­ble.

“Lle­gó con el pre­tex­to de ven­der­le ro­pa para los ni­ños, pe­ro se apro­ve­chó y la ma­tó”, ma­ni­fes­tó ayer una tía de la víc­ti­ma que acom­pa­ña­ba a la ma­dre de la jo­ven ase­si­na­da.

Am­bas mu­je­res per­ma­ne­cie­ron to­da la ma­ña­na en­tre la mor­gue y las de­pen­den­cias de la Po­li­cía Ju­di­cial.

La ma­dre de Adria­na con­tó en­tre lágrimas que ella ha­bía sa­li­do des­de tem­prano de la ca­sa para ha­cer trá­mi­tes por­que la hoy fa­lle­ci­da se iba a gra­duar del co­le­gio, a pe­sar de ser ma­dre, y ne­ce­si­ta­ba un do­cu­men­to im­por­tan­te.

Cuan­do ella re­gre­só a su sec­tor, se en­te­ró del he­cho. Con­tó la mu­jer que iba a ve­lar a su hi­ja en Las Mal­vi­nas, en la ca­sa de su abue­la ma­ter­na.

La her­ma­nas­tra, que vi­vía en el sec­tor, con­fe­só a las au­to­ri­da­des que con­tra­tó a sus ami­gos alias Br­yan y alia­sKe­vin para ro­bar al be­bé.

Se­gún ella, ellos es­ta­ban dro­ga­dos y ha­brían ase­si­na­do a la jo­ven por­que se re­sis­tió.

La Uni­dad de Muer­tes Vio­len­tas de la Po­li­cía bus­ca a los dos hom­bres sos­pe­cho­sos del cri­men. La tar­de de ayer le rea­li­za­ron la au­dien­cia de fla­gran­cia a la her­ma­nas­tra por el ase­si­na­to y se­cues­tro. Ella fue tras­la­da­da a la Pe­ni­ten­cia­ría. (I)

“Lle­gó a ofre­cer­le ro­pa para las dos cria­tu­ras. Yo no sé qué le dio a esa mu­jer por ha­cer­le eso. Si us­ted la vie­ra es una mu­jer co­mo dro­ga­da, co­mo des­qui­cia­da. Ano­che la vi­mos en la Fis­ca­lía”.

Ro­sa Mo­ra­les, tía de la fa­lle­ci­da

COR­TE­SÍA

► Una­se re­cu­pe­ró en Cuen­ca al ni­ño de sie­te días de na­ci­do que fue ro­ba­do en Bas­tión Popular y su ma­dre ase­si­na­da.

VÍCTOR SERRANO

► Ma­dre y tía de la fa­lle­ci­da se con­so­la­ban afue­ra de la mor­gue mien­tras re­ti­ra­ban el cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.