Fuente del ca­so Em­pe­ra­dor tu­vo sen­ten­cia por nar­co­trá­fi­co

Eduar­do En­ri­que C. ase­gu­ra que a él le ofre­cie­ron el car­go, pe­ro que no sa­bía de qué se tra­ta­ba.

El Universo - - PORTADA -

Un es­me­ral­de­ño, de 39 años y sen­ten­cia­do a 12 años de pri­sión en el 2012 por trá­fi­co de dro­gas, fue la fuente anó­ni­ma del ca­so Em­pe­ra­dor, por el que hay 27 pro­ce­sa­dos por el de­li­to de aso­cia­ción ilí­ci­ta.

Se tra­ta de Eduar­do En­ri­que C. C., uno de los im­pli­ca­dos en el ca­so Re­sur­gir, en el cual la Po­li­cía des­ar­ti­cu­ló en el 2011 una or­ga­ni­za­ción que, ba­jo el aus­pi­cio de un car­tel me­xi­cano, en­via­ba dro­ga des­de Es­me­ral­das ha­cia Es­pa­ña.

Se­gún la Fis­ca­lía, Eduar­do En­ri­que C. C. in­for­mó en agos­to pa­sa­do de un ofre­ci­mien­to pa­ra ob­te­ner un car­go pú­bli­co en la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Avia­ción Ci­vil o en las Adua­nas. Por el pri­me­ro se de­bía pa­gar $4 mi­llo­nes y por el se­gun­do $26 mi­llo­nes.

En su de­cla­ra­ción, uno de los de­te­ni­dos ase­gu­ró que se reunió con Eduar­do En­ri­que ‘por te­mas po­lí­ti­cos’ y se­ña­ló que es­ta per­so­na le di­jo que era co­la­bo­ra­dor de Fer­nan­do Bal­da, quien lo ne­gó.

Bal­da sí se atri­bu­yó la par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta en el ca­so Em­pe­ra­dor y en la de­ten­ción del prin­ci­pal im­pli­ca­do, el cu­ra Jo­sé Tuá­rez.

Al es­me­ral­de­ño Eduar­do En­ri­que C. C., de 39 años, le pre­gun­ta­ron el 13 de agos­to pa­sa­do si es­ta­ba in­tere­sa­do en un car­go pú­bli­co. Le di­je­ron, se­gún la Fis­ca­lía, si lo que­ría en la Di­rec­ción de la Avia­ción Ci­vil o en las Adua­nas. Se­gún eso, el pre­cio: “El pri­me­ro le cos­ta­ría $4 mi­llo­nes y el se­gun­do $26 mi­llo­nes”, se­ña­la el pro­ce­so ju­di­cial del lla­ma­do ca­so Em­pe­ra­dor, que pro­vo­có la ma­dru­ga­da del jue­ves la de­ten­ción ini­cial de 33 per­so­nas, 14 de ellas fun­cio­na­rios pú­bli­cos y 10 con re­gis­tros de an­te­ce­den­tes pe­na­les por de­li­tos de ex­tor­sión, es­ta­fa o abu­so de confianza.

La in­ves­ti­ga­ción tam­bién se abrió, ini­cial­men­te, por el de­li­to de trá­fi­co de in­fluen­cias, pe­ro hoy se ha cam­bia­do la fi­gu­ra pe­nal a aso­cia­ción ilí­ci­ta.

La no­che del vier­nes, el juez gua­ya­qui­le­ño Mar­co Gue­rra con­fir­mó la pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra 27 de los de­te­ni­dos, y a los seis res­tan­tes les dis­pu­so la prohi­bi­ción de la sa­li­da del país.

En­tre los de­te­ni­dos cons­tan el ex pre­si­den­te del Con­se­jo de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na y Con­trol So­cial (CPCCS), Jo­sé Tuá­rez Zam­brano, pe­ro tam­bién hay otros ex­ser­vi­do­res pú­bli­cos, por ejem­plo, un ex­di­rec­tor de Se­gu­ri­dad Pos­tal en la Em­pre­sa Pú­bli­ca de Co­rreos, un ex­di­rec­tor na­cio­nal de Pro­ce­sos Elec­to­ra­les en el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, un sub­di­rec­tor en el CPCCS, una ex­pre­si­den­ta del IESS, un exa­sam­bleís­ta y pre­fec­to de Su­cum­bíos, y un ex­je­fe co­mer­cial en la te­le­fó­ni­ca es­ta­tal CNT.

Tam­bién cons­ta que al­gu­nos han ocu­pa­do car­gos en el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción o en el Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra, en­tre ellos un juez que sen­ten­ció en un ca­so del 30S. La Con­tra­lo­ría tam­bién de­ta­lla que de los 14 ex­fun­cio­na­rios, tre­ce te­nían fa­mi­lia­res la­bo­ran­do pa­ra las de­pen­den­cias del Es­ta­do, uno, dos y has­ta cua­tro pa­rien­tes. Uno de los de­te­ni­dos, Ma­rio Ar­nal­do T. N., con un al­to car­go en el CPCCS, de­cla­ró que efec­ti­va­men­te se reunió con el de­nun­cian­te del ca­so, Eduar­do En­ri­que, pe­ro ase­gu­ró que la ci­ta se dio “por te­mas po­lí­ti­cos”.

“Fue una so­la reunión que man­tu­vo con­mi­go, él se pro­nun­ció di­cien­do que era co­la­bo­ra­dor de Fer­nan­do Bal­da”, di­jo Ma­rio Ar­nal­do, ex­fun­cio­na­rio que tra­ba­jó con el sa­cer­do­te Jo­sé Tuá­re­zen la en­ti­dad de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

El ac­ti­vis­ta po­lí­ti­co Fer­nan­do Bal­da, el vier­nes pa­sa­do en su cuen­ta de Twit­ter, se atri­bu­yó la par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta en la in­ves­ti­ga­ción que, di­jo, pu­so a ór­de­nes de la Fis­ca­lía. “Me en­car­gué per­so­nal­men­te de me­ter­lo a la cár­cel (a Tuá­rez), y con es­to se des­ar­ti­cu­ló una gran banda de de­lin­cuen­tes que ti­ma­ban a los ciu­da­da­nos y nos de­va­lua­ban co­mo so­cie­dad”.

Al día si­guien­te, en una en­tre­vis­ta en el por­tal de no­ti­cias Ecua­dor en Vi­vo, Bal­da de­ta­lló que ob­tu­vo es­ta in­for­ma­ción por ser ‘una de las per­so­nas me­jor in­for­ma­da del país’. “He de­mos­tra­do que sé guar­dar se­cre­tos, ja­más he trai­cio­na­do una fuente, me lle­gan mu­chas de­nun­cias”, co­men­tó y ade­más ex­pli­có: “Tuá­rez em­pie­za a mon­tar la em­pre­sa de­lin­cuen­cial en la que le ha­cía creer a las per­so­nas que era muy re­la­cio­na­do con la gen­te del Go­bierno, en especial con la pri­me­ra da­ma, Ro­cío de Mo­reno; de­cía que por or­den de la pri­me­ra da­ma él es­ta­ba ven­dien­do los pues­tos en el go­bierno”.

En una de las gra­ba­cio­nes que for­ma par­te del pro­ce­so ju­di­cial y a las que Bal­da ha te­ni­do ac­ce­so, se es­cu­cha un su­pues­to diá­lo­go en­tre el cu­ra Tuá­rez y Eduar­do En­ri­que en una ca­fe­te­ría de un ho­tel. La abo­ga­da de Jo­sé Tuá­rez, Te­re­sa Rivas, di­jo que no se han he­cho pe­ri­cias de los su­pues­tos au­dios.

“Se es­cu­cha al cu­ra Tuá­rez di­cien­do que le ven­de la di­rec­ción de la Avia­ción Ci­vil, por $4 mi­llo­nes, a una per­so­na que po­día nar­co­tra­fi­car, di­ri­gir la ae­ro­náu­ti­ca del Ecua­dor, eso es lo gra­ve”, con­tó Bal­da al re­fe­rir­se a la fuente anó­ni­ma que in­for­mó del ca­so Em­pe­ra­dor.

Tuá­rez: - Hay una opor­tu­ni­dad pa­ra el di­rec­tor ge­ne­ral...

Eduar­do: - Per­fec­to.

T: Us­ted sa­be que us­ted ma­ne­ja su gru­po y se en­car­ga de to­das las pis­tas del Ecua­dor. E: - To­do, pis­tas y to­do.

T: - Pe­ro la se­ño­ra Ro­cío es­tá pi­dien­do una con­tri­bu­ción... E: - Ló­gi­co, nor­mal.

T: - Lo que yo les he di­cho... que ten­go que se­guir tra­ba­jan­do en mi fu­tu­ro.

E: - Sí esa es la idea, pa­dre.

T: - Que us­ted y sus... se que­de por año y me­dio, has­ta que lle­gue el pró­xi­mo go­bierno,... que ya no.

E: - Cla­ro, has­ta ahí.

T: - En­ton­ces, es­tán pi­dien­do cua­tro mi­llon­ci­tos.

E: - Pe­ro si da­mos los cua­tro mi­llo­nes, ¿se­gu­ro que nos dan el cuar­to pa­dre?

T: - A ver, es­to es así y yo por eso pue­do con­tar con...

E: - Cla­ro, exac­ta­men­te.

T: - Pri­me­ro se po­se­sio­na. E: - Eh, ahí es, eso pa­dre. T: - Y una vez po­se­sio­na­do, es­ta­mos sen­ta­di­tos, nos reuni­mos con la ‘ma­tro­na’.

E: - Per­fec­to, pa­dre. Tuá­rez, se­gún co­men­tó Bal­da, “as­pi­ra­ba a que la gen­te que le va­ya a com­prar el car­go sea gen­te tal vez vin­cu­la­da al nar­co­trá­fi­co; si es el di­rec­tor de la avia­ción ci­vil, evi­den­te­men­te po­día nar­co­tra­fi­car”.

En la ver­sión fis­cal de Eduar­do En­ri­que, él ase­gu­ra “que no sa­bía de qué se tra­ta­ba. Es­tan­do en la reunión me di­ce (Ma­rio Ar­nal­do, afín a Jo­sé Tuá­rez) que tie­ne un es­pa­cio pa­ra un car­go pú­bli­co”.

En los re­gis­tros ju­di­cia­les cons­ta que Eduar­do En­ri­que fue sen­ten­cia­do por nar­co­trá­fi­co en el ca­so Re­sur­gir, al in­ten­tar en­viar, por aus­pi­cio de un car­tel me­xi­cano, una to­ne­la­da de dro­ga des­de Es­me­ral­das a Es­pa­ña en el 2011.

TO­MA­DO DE DIA­RIO EL TELÉGRAFO

► Ho­jas de vi­da, ade­más de di­ne­ro en efec­ti­vo y un ar­ma se ha­lla­ron du­ran­te el ope­ra­ti­vo del ca­so de­no­mi­na­do Em­pe­ra­dor.

FIS­CA­LÍA GE­NE­RAL DEL ES­TA­DO

► A las 02:30 del jue­ves pa­sa­do se pro­du­je­ron 31 alla­na­mien­tos en va­rias pro­vin­cias del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.