La fa­mi­lia y las cla­ves pa­ra dar apoyo a quien ha per­di­do su tra­ba­jo

La crisis fi­nan­cie­ra de­ri­va­da de la emer­gen­cia por el COVID-19 afec­tó los in­gre­sos de los ho­ga­res. Al­gu­nas cla­ves pa­ra que em­plea­dos y em­plea­do­res en­fren­ten esa nue­va reali­dad.

El Universo - - PORTADA - Por Dia­na J. León

¿Có­mo so­bre­lle­var en fa­mi­lia y per­so­nal­men­te la pér­di­da del em­pleo? Es­pe­cia­lis­tas dan sus con­se­jos en un mo­men­to ex­tra­or­di­na­rio en el am­bien­te la­bo­ral.

Sue­len re­cor­dar­lo y des­cri­bir­lo co­mo un gol­pe fuerte en el pe­cho. Re­ci­bir la no­ti­cia de ha­ber si­do se­pa­ra­do de una em­pre­sa en la que se co­la­bo­ró pue­de re­mi­tir a la per­so­na a una ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca del pa­sa­do que ha que­da­do fi­ja en el in­cons­cien­te, pro­vo­cán­do­le esa sen­sa­ción de im­pac­to fí­si­co.

De acuer­do con So­fía Ca­rri­llo, psi­có­lo­ga or­ga­ni­za­cio­nal y ma­gís­ter en Ges­tión de Ta­len­to Hu­mano, mu­chas ve­ces las desvincula­ciones son vi­vi­das por los co­la­bo­ra­do­res a un ni­vel muy per­so­nal y po­drían ma­ni­fes­tar las mis­mas emo­cio­nes de ha­ber per­di­do al­go ín­ti­mo. “En ese sen­ti­do no es un dis­pa­ra­te pen­sar que se ex­pe­ri­men­te co­mo una pér­di­da que ge­ne­ra­rá un due­lo la­bo­ral cu­yas eta­pas es­ta­rían de­ter­mi­na­das a par­tir del ma­ne­jo que tu­vo la or­ga­ni­za­ción al co­mu­ni­car el des­pi­do”, pre­ci­sa.

Com­pren­der ta­les sen­ti­mien­tos se­rá el pri­mer pa­so pa­ra brin­dar el apoyo ne­ce­sa­rio si uno de sus pa­rien­tes su­fre esa si­tua­ción ac­tual­men­te.

“Es im­por­tan­te ubi­car a la fa­mi­lia co­mo su pri­mer pi­lar de acom­pa­ña­mien­to, pue­de ser so­li­da­ri­zán­do­se con el afec­ta­do, ofre­cién­do­le opor­tu­ni­da­des de em­pren­di­mien­to o mo­ti­ván­do­lo a rein­ven­tar­se en es­te tiem­po atí­pi­co”, di­ce Ca­rri­llo. “Pe­ro si la cir­cuns­tan­cia afec­ta al in­di­vi­duo de ma­ne­ra in­sos­te­ni­ble se­rá per­ti­nen­te la ayu­da pro­fe­sio­nal”, ad­vier­te.

Pe­ro si es usted quien ha per­di­do el em­pleo, ¿cuál es la me­jor ma­ne­ra de ha­blar con sus fa­mi­lia­res? Aun­que no exis­te una fór­mu­la, es ne­ce­sa­rio ha­llar el mo­men­to idó­neo, ha­blar con ‘la ca­be­za fría’ y sin emo­cio­nes des­bor­da­das.

“An­te la des­vin­cu­la­ción, el in­di­vi­duo no de­be des­mo­ra­li­zar­se, sino com­pren­der que es una si­tua­ción no ma­ne­ja­ble y no pro­pi­cia­da por el desem­pe­ño que man­tu­vo en la or­ga­ni­za­ción. Man­te­ner la ac­ti­tud po­si­ti­va, la ini­cia­ti­va y la pre­dis­po­si­ción co­mo com­pe­ten­cias que le per­mi­ti­rán nue­va­men­te ser con­si­de­ra­do en el mer­ca­do la­bo­ral”, su­gie­re.

Em­pren­de­dor, no ren­dir­se

Ex­pe­ri­men­tar sen­ti­mien­tos abru­ma­do­res es co­mún tam­bién pa­ra los due­ños de di­ver­sos co­mer­cios que han de­bi­do ce­rrar sus puer­tas y des­pe­dir a sus co­la­bo­ra­do­res. Mu­cho más si ese em­pren­di­mien­to re­pre­sen­ta­ba el sus­ten­to fa­mi­liar.

“Em­pren­der es una si­tua­ción ín­ti­ma y es ló­gi­co que emo­cio­nal­men­te las per­so­nas se afec­ten por lo que su­ce­da en los ne­go­cios. Mu­cho más an­te una si­tua­ción de quie­bra o de cie­rre for­zo­so”, ex­pli­ca Ga­briel Ro­va­yo, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Co­de­fe, re­pre­sen­tan­te pa­ra la zo­na del Pa­cí­fi­co de Su­da­mé­ri­ca de la Fun­da­ción Eu­ro­pea pa­ra la Ges­tión de la Ca­li­dad (EFQM, se­gún sus si­glas en in­glés). Sin em­bar­go, cree que los em­pre­sa­rios pue­den ob­te­ner va­rios apren­di­za­jes de la crisis, en­tre ellos, la pre­ven­ción. “Es im­por­tan­te ana­li­zar, por par­te de los di­rec­ti­vos, qué pu­do ha­ber­se evi­ta­do, qué se hi­zo bien, en qué se ac­tuó mal, por qué se tu­vo que to­mar la de­ci­sión de ce­rrar la em­pre­sa o el em­pren­di­mien­to, qué me­di­das pre­ven­ti­vas se de­be­rá to­mar pa­ra el fu­tu­ro”.

Y si de­be no­ti­fi­car el des­pi­do a sus co­la­bo­ra­do­res, lo más apro­pia­do se­rá mos­trar­les em­pa­tía y co­mu­ni­car­se con gran aser­ti­vi­dad. “Una lla­ma­da per­so­nal y una no­ti­fi­ca­ción for­mal a tra­vés del co­rreo elec­tró­ni­co son la ma­ne­ra más co­rrec­ta de co­mu­ni­car esa no­ti­cia”.

¿Es po­si­ble to­mar fuer­zas pa­ra ini­ciar otra vez des­de ce­ro? Ro­va­yo se­ña­la que la cla­ve es pen­sar que ese es­fuer­zo pro­por­cio­na­rá bie­nes­tar a nues­tra pro­pia fa­mi­lia y co­mo con­se­cuen­cia ayu­da­rá al país.

“Ese de­be ser el ho­ri­zon­te que nos guíe en es­te nue­vo co­mien­zo. Caer en el desáni­mo no da ré­di­tos. La pe­lea es pe­lean­do”. “Es­ta emer­gen­cia nos en­se­ñó que to­do pue­de cam­biar de la no­che a la ma­ña­na, sin pre­vio avi­so. De­be­mos de­jar de ser tan rí­gi­dos y apren­der a cam­biar de piel cuan­do sea ne­ce­sa­rio. Hay que ver es­tos mo­men­tos co­mo opor­tu­ni­da­des, no pa­ra la­men­tar­nos. Sino te­ner una vi­sión po­si­ti­va de que en la ad­ver­si­dad es cuan­do se pue­de avan­zar”. ( I)

Una ac­ti­tud po­si­ti­va le fa­ci­li­ta­rá com­pe­tir de nue­vo en mer­ca­do la­bo­ral.

Es una opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der a cam­biar de piel cuan­do sea ne­ce­sa­rio.

SHUT­TERS­TOCK

kLa fa­mi­lia es el pri­mer pi­lar de acom­pa­ña­mien­to de quien ha per­di­do su em­pleo. Jun­tos pue­den mo­ti­var­lo a con­ti­nuar, pe­ro so­bre to­do en­ten­der sus sen­ti­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.