El Universo

Palabra diaria

Mi fortaleza es mi apoyo.

-

Cuando me siento abrumado, recuerdo que la fortaleza de Dios en mí me da lo necesario para superar la adversidad y prosperar. La fortaleza divina se puede manifestar de muchas maneras. Puede ser la agudeza mental que me da fuerzas para superar las dificultad­es con diligencia, paciencia y persistenc­ia. La fortaleza puede ser la templanza que me mantiene tranquilo y claro durante momentos turbulento­s. Me ayuda a calmarme y a confiar en que siempre hay una respuesta, una manera que nos beneficia y bendice a todos. Mi fortaleza física me ayuda a lograr mi trabajo y mis diligencia­s cotidianas con facilidad. Cuando enfrento un desafío que requiere un poder y vigor extraordin­arios, respeto mis límites, pero doy todo de mí. Sin importar el desafío, Dios es mi fortaleza y apoyo en todas sus formas.

HABACUC 3: 19

Tú, Señor, eres mi Dios y fortaleza (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador