MUER­TE DE UN CI­CLIS­TA ( 1955)

Expresiones - - Leyendas De Cine (i) -

Una pa­re­ja bur­gue­sa atro­pe­lla a un ci­clis­ta dán­do­se a la fu­ga, ya que si de­nun­cian el ac­ci­den­te su re­la­ción adúl­te­ra se­ría des­cu­bier­ta. El ci­clis­ta mue­re. Juan, arre­pen­ti­do de su ac­tua­ción, vi­si­ta a la viu­da del muer­to, des­cu­brien­do así un mundo de mi­se­ria que des­co­no­cía por su po­si­ción so­cial. Su aman­te, Ma­ría Jo­sé, ca­sa­da con un des­ta­ca­do in­dus­trial, es blan­co del chan­ta­je ma­qui­na­do por un ti­po lla­ma­do Ra­fa, quien en reali­dad no sa­be na­da del he­cho. Los sen­ti­mien­tos de cul­pa­bi­li­dad de Juan y el te­mor de Ma­ría Jo­sé de per­der su es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca los dis­tan­cia po­co a po­co en su re­la­ción. Juan, des­pués de una huel­ga es­tu­dian­til en la uni­ver­si­dad don­de tra­ba­ja, pre­sen­ta su di­mi­sión, lo que lo li­be­ra de las ata­du­ras que lo re­la­cio­na­ban con su pa­sa­do. Ma­ría Jo­sé, te­me­ro­sa de lo que pue­da ha­cer, se ci­ta con él, arro­llán­do­lo con su au­to­mó­vil en el mis­mo lu­gar don­de falleció el ci­clis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.