NA­DA QUE PER­DER

Expresiones - - Ocio (e) -

Cuan­do te­nía 17 años, leí una ci­ta que de­cía al­go pa­re­ci­do a “si vi­ves ca­da día co­mo si fue­ra el úl­ti­mo, es muy pro­ba­ble que al­gún día ha­gas lo co­rrec­to”. A mí me im­pre­sio­nó y des­de en­ton­ces, du­ran­te los úl­ti­mos 33 años, me mi­ro al es­pe­jo to­das las ma­ña­nas y me pre­gun­to: “Si hoy fue­ra el úl­ti­mo día de mi vi­da, ¿que­rría ha­cer lo que es­toy a pun­to de ha­cer hoy?”. Cuan­do la res­pues­ta ha si­do ‘no’ por va­rios días se­gui­dos, sé que ne­ce­si­to cam­biar al­go. Re­cor­dar que mo­ri­ré cons­ti­tu­ye la he­rra­mien­ta más im­por­tan­te pa­ra ayu­dar­me a de­ci­dir las gran­des elec­cio­nes de mi vi­da. Por­que ca­si to­do –to­das las ex­pec­ta­ti­vas ex­ter­nas, to­do el or­gu­llo, to­do el te­mor a la ver­güen­za o al fra­ca­so–, to­do des­apa­re­ce a las puer­tas de la muer­te, que­dan­do so­la­men­te aque­llo que es real­men­te im­por­tan­te. Re­cor­dar que van a mo­rir es la me­jor ma­ne­ra que co­noz­co pa­ra evi­tar la tram­pa de pen­sar que tie­nen al­go que per­der. Ya es­tán des­nu­dos. No hay nin­gu­na ra­zón pa­ra no se­guir a su co­ra­zón.

STE­VE JOBS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.