NAJAS LOS ES­TU­DIOS Y EL AMOR ME TRA­JE­RON A CO­LOM­BIA

BÁR­BA­RA

Expresiones - - Más Tv (i) -

Se vie­nen bom­bas y mu­chas sor­pre­sas”, es lo úni­co que res­pon­de la ecua­to­ria­na Bár­ba­ra Najas cuan­do le pre­gun­ta­mos cuál es la pro­duc­ción in­ter­na­cio­nal en la que la ve­re­mos pró­xi­ma­men­te. La ac­triz de 3 fa­mi­lias elu­de ha­blar de su par­ti­ci­pa­ción en la cuar­ta tem­po­ra­da de Sin se­nos sí hay pa­raí­so, pe­ro sa­be­mos de bue­na fuen­te que for­ma par­te del elen­co, en el que ten­drá un per­so­na­je an­ta­gó­ni­co.

Ra­di­ca­da en Bo­go­tá ha­ce tres me­ses y le­jos de los ce­vi­ches y los ma­ris­cos que ama, la vi­si­ta­mos en un con­for­ta­ble de­par­ta­men­to si­tua­do al nor­te de la ciu­dad. Nos re­ci­bió jun­to a su pe­rra Lu­pi­ta y lo que sí nos co­men­tó es que gra­ba to­da la se­ma­na en ex­te­nuan­tes jor­na­das, unién­do­se a otros ac­to­res na­cio­na­les co­mo Shany Na­dán y Ro­ber­to Man­ri­que, quie­nes tam­bién tra­ba­jan en Co­lom­bia.

“An­tes de fi­jar acá mi re­si­den­cia hi­ce un ‘tan­teo’, qui­se ex­pe­ri­men­tar el rit­mo de vi­da, la gen­te, su gas­tro- no­mía y el cli­ma. Ima­gí­na­te pa­sar de los 38 gra­dos de Gua­ya­quil a los 9 de Bo­go­tá. No fue fá­cil”.

¿Pe­ro qué la mo­ti­vó a de­jar el Puer­to Prin­ci­pal? “Fue­ron dos mo­ti­vos: los es­tu­dios y el amor. Ha­bía con­tem­plan­do Ar­gen­ti­na, don­de es­tu­dié ac­tua­ción y pro­duc­ción, pe­ro Co­lom­bia es un país cer­cano de mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra un ac­tor y me en­con­tré con gen­te ama­ble que me tra­ta co­mo si fue­ra uno más de ellos”.

In­di­ca que en ese ca­mino apa­re­cie­ron án­ge­les co­mo su má­na­ger, y tam­bién su no­vio, Juan Pa­blo Rin­cón (fo­to en el círcu­lo), “a quien con­si­de­ro mi án­gel guar­dián, mi luz en mo­men­tos de os­cu­ri­dad. Yo me caí fuer­te y al le­van­tar­me, él es­ta­ba ahí”. Sus ojos bri­llan y de­no­tan lo enamo­ra­da que es­tá.

Es que Juan Pa­blo fue su prin­ci­pal so­por­te cuan­do de­ci­dió de­jar to­do por se­guir un sue­ño en el ex­tran­je­ro sin im­por­tar el ries­go que es­to con­lle­va. “El mie­do a ve­ces fre­na y cor­ta tus an­he­los. Siem­pre de­be que­dar la sen­sa­ción de que lo in­ten­tas­te al me­nos y aquí es­toy”. Men­cio­na que sus pro­yec­tos van sa­lien­do de a po­co, pe­ro a buen rit­mo. “Cuan­do ha­ces las co­sas con amor el re­sul­ta­do al fi­nal es bueno y te di­go que ac­tuar al la­do de gen­te que veía en te­le­vi­sión hoy es una reali­dad. No da­ré nom­bres (ri­sas)”. Agra­de­ce el he­cho de que su per­so­na­je de la Ne­na le ha­ya abier­to las puer­tas den­tro y fue­ra de Ecua­dor. “Era la aniña­da hu­mil­de. Me emo­cio­na aún re­cor­dar ca­da abra­zo y fo­to que la gen­te me pe­día. Mar­cos Es­pín me dio la opor­tu­ni­dad de mos­trar mi ta­len­to”.

La ar­tis­ta en­fa­ti­za que pa­ra que Ecua­dor com­pi­ta con pro­duc­cio­nes de otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos ha­ce fal­ta crear más es­cue­las de ac­tua­ción y pro­duc­ción que in­vo­lu­cren a to­dos los in­vo­lu­cra­dos en un pro­yec­to. “El Go­bierno y otras en­ti­da­des de­ben apo­yar al ar­te en su to­ta­li­dad, ne­ce­si­ta­mos esa pa­ta­di­ta”.

Si bien es cier­to vi­ve un nue­vo ci­clo en su vi­da tan­to en lo per­so­nal co­mo en lo pro­fe­sio­nal, es­tar le­jos de su tie­rra na­tal la ha­ce va­lo­rar y ex­tra­ñar in­ten­sa­men­te a su ma­dre, su ma­yor apo­yo y co­lum­na ver­te­bral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.