SHA­RON TA­TE LA BE­LLE­ZA QUE TER­MI­NÓ EN TRA­GE­DIA PA­RA SA­BER

Expresiones - - Gente (i) - SAN­TIA­GO SAN MI­GUEL P. san­mi­[email protected]­na­sa.com.ec

Es un he­cho que aún es­tre­me­ce y for­ma par­te de un tris­te y ma­ca­bro epi­so­dio en la his­to­ria de Holly­wood. El ase­si­na­to de Sha­ron Ta­te, de 27 años, en ma­nos de cua­tro miem­bros del clan del cé­le­bre cri­mi­nal Char­les Man­son, es to­da­vía te­ma de dis­cu­sión. El mó­vil del cri­men to­da­vía no es­tá cla­ro. Se di­ce que Man­son man­dó a sus súb­di­tos a aca­bar con to­do lo que ha­bía den­tro de esa ca­sa de Cie­lo Dri­ve (Los Án­ge­les) pen­san­do que en el in­mue­ble to­da­vía re­si­día Terry Mel­cher, pro­duc­tor dis­co­grá­fi­co, quien ha­bía re­cha­za­do a ‘Char­lie’ co­mo can­tan­te. El hi­jo de Do­ris Day ha­bía en­tre­ga­do la man­sión, de la que era pro­pie­ta­rio, a Ro­man Po­lansky (esposo de Sha­ron Ta­te) en ca­li­dad de arren­da­ta­rio. Otros apun­tan a que el cri­men fue en re­pre­sa­lia al di­rec­tor de El be­bé de Ro­se­mary por ha­ber re­ve­la­do los se­cre­tos del sa­ta­nis­mo en el clá­si­co fil­me pro­ta­go­ni­za­do por Mia Fa­rrow. Lo cier­to es que la no­che del 9 de agos­to de 1969 la ac­triz de El va­lle de las mu­ñe­cas se en­con­tra­ba jun­to a tres ami­gos (Abi­gail Fol­ger, Jay Se­bring y Voy­tek Fry­kows­ki) dis­fru­tan­do de la cá­li­da no­che cuan­do irrum­pie­ron en el lu­gar Su­san At­kins, Tex Wat­son, Pa­tri­cia Kren­win­kel y Lin­da Ka­sa­bian (es­ta úl­ti­ma no par­ti­ci­pó en la ma­sa­cre, se que­dó afue­ra vi­gi­lan­do el in­gre­so). El es­ti­lis­ta Jay Se­bring in­ten­tó de­fen­der­se (sa­bía karate), pe­ro no le va­lió de na­da, dos ti­ros ter­mi­na­ron con su vi­da. Fol­ger y Fry­kows­ki in­ten­ta­ron es­ca­par, pe­ro fue­ron acu­chi­lla­dos más de 50 ve­ces. La peor par­te la re­ci­bió Sha­ron Ta­te, quien fue col­ga­da en una vi­ga y tor­tu­ra­da. Ella su­pli­ca­ba por la vi­da de su hi­jo (es­ta­ba em­ba­ra­za­da de ocho me­ses), pe­ro sus gri­tos fue­ron en vano. Un to­tal de 16 pu­ña­la­das (ases­ta­das por Su­san At­kins) ter­mi­na­ron con su vi­da. Ella con­fe­sa­ría más tar­de que es­ta­ba har­ta de los gri­tos de Ta­te y que an­tes de eje­cu­tar­la sal­va­je­men­te le di­jo: “Fran­ca­men­te tú y tu hi­jo me im­por­tan un ca­ra­jo, vas a mo­rir pe­rra”. Los ase­si­nos fue­ron apre­sa­dos va­rios me­ses des­pués y con­de­na­dos a muer­te, pe­ro por un cam­bio de ley en 1972, mo­di­fi­ca­ron la pe­na por ca­de­na per­pe­tua.

The haun­ting of Sha­ron Ta­te, cin­ta pro­ta­go­ni­za­da por Hi­llary Duff, que ex­po­ne los úl­ti­mos dias de la vi­da de la ac­triz. Tam­bién es­tá el fil­me de Quen­tin Ta­ran­tino, ti­tu­la­do On­ce upon a ti­me in Holly­wood, con Mar­got Rob­bie, Leo­nar­do Dica­prio y Brad Pitt.

Na­ció el 24 de enero de 1943, en Da­llas.

Su pa­dre fue co­ro­nel del Ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos.

Des­de ni­ña des­ta­có por su fí­si­co an­tes de ser ac­triz par­ti­ci­pó en va­rios cer­tá­me­nes de be­lle­za.

Ob­tu­vo su pri­mer pa­pel im­por­tan­te en la pe­lí­cu­la Eye of the de­vil (1966). El va­lle de las mu­ñe­cas (1967) es su pe­lí­cu­la más re­cor­da­da, ya que la lle­vó a ser no­mi­na­da a un Glo­bo de Oro y a ser con­si­de­ra­da una de las más gran­des pro­me­sas de Holly­wood.

MÁS CON­TE­NI­DO en nues­tra App GRA­NA­SA. Bús­ca­nos en App Sto­re y Goo­gle Play.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.