VIS­TE DE TO­NOS SI­MI­LA­RES Y NO LE AGRA­DA LA CO­MI­DA CHA­TA­RRA

ALESSIA LAMBRUSCHINI

Expresiones - - Más Tv (i) - INGRID BALSECA bal­se­[email protected]

Aun­que ape­nas tie­ne seis años, la pe­rua­na Alessia Lambruschini Ar­ca ha­bla y con­tes­ta las preguntas de es­ta no­ta co­mo si fue­ra una per­so­na adul­ta. Ella par­ti­ci­pó en la te­le­no­ve­la Oji­tos he­chi­ce­ros y es la pro­ta­go­nis­ta de Mi Es­pe­ran­za, emi­ti­das am­bas por TC. En la úl­ti­ma de las pro­duc­cio­nes men­cio­na­das, su per­so­na­je pier­de a su ma­dre y se des­cu­bre que su pa­dre te­nía dos fa­mi­lias.

Muy desen­vuel­ta y ca­ris­má­ti­ca, in­cur­sio­nó co­mo ac­triz en un sketch en el reality de com­pe­ten­cia Es­to es gue­rra (de Amé­ri­ca TV), que tu­vo un for­ma­to pa­ra niños, Gue­rri­ta de ta­len­tos. Así fue des­cu­bier­ta.

Tam­bién bai­la, tie­ne un año de tra­yec­to­ria y di­ce que cuan­do sea gran­de quie­re “se­guir ac­tuan­do por­que me gus­ta ha­cer ges­tos”.

La pe­que­ña se en­cuen­tra de va­ca­cio­nes es­co­la­res y en mar­zo in­gre­sa­rá al pri­mer gra­do del cen­tro de es­tu­dios Amé­ri­ca. To­da­vía no lee ni es­cri­be. No obs­tan­te, aque­llo no ha si­do un im­pe­di­men­to pa­ra apren­der los tex­tos o par­la­men­tos que de­be de­cir.

“Mi mamá (Lour­des) me los lee co­mo si se tra­ta­ra de un cuen­to. En las gra­ba­cio­nes na­die me los so­pla, so­lo me in­di­can en qué mo­men­to de­bo ha­blar. No les ten­go mie­do a las cá­ma­ras. Cuan­do veo una, me trans­for­mo. Son co­mo mi fa­mi­lia, es nor­mal. A ve­ces mi ma­mi me di­ce que si no de­seo gra­bar, que no lo ha­ga, no me obli­ga, pe­ro yo le res­pon­do que sí quiero”, ex­pre­sa con esa dul­zu­ra que ha he­cho que se ga­ne a la au­dien­cia de Pe­rú y de Ecua­dor.

Alessia na­ció con ta­len­to. Sin em­bar­go, su pro­ge­ni­to­ra, quien la acom­pa­ña a to­das par­tes, ma­ni­fies­ta que la pre­pa­ran pa­ra ca­da te­le­no­ve­la. En Pe­rú se ter­mi­nó de gra­bar Mi Es­pe­ran­za en no­viem­bre del año pasado. En es­ta de­be llo­rar mu­cho. “Hay es­ce­nas tris­tes, yo me con­cen­tro pa­ra llo­rar. Hay si­tua­cio­nes per­so­na­les, co­mo re­cor­dar a mi abue­li­to que se murió, que me cau­san do­lor. Cuan­do eso ocu­rre les pi­do que gra­ben en ese mo­men­to”.

Cuan­do le so­li­ci­ta­mos a la pe­que­ña que nos cuen­te el fi­nal de la pro­duc­ción pe­rua­na, con­tes­ta en­tre ri­sas: “¡Nooo! No pue­do ha­cer­lo. Tienen que ver la te­le­no­ve­la”.

En Pe­rú, Alessia se ha con­ver­ti­do en una re­ve­la­ción. Exis­te un nue­vo pro­yec­to lla­ma­do Dos her­ma­nas. Aún no tie­ne de­ta­lles de cuál se­rá su pa­pel. En fe­bre­ro o mar­zo ini­cia­rá es­te tra­ba­jo. Aho­ra es­tá par­ti­ci­pan­do en la se­gun­da par­te de Oji­tos he­chi­ce­ros. “Es un rol pe­que­ño. No al­te­ra mis es­tu­dios por­que co­mo soy chi­qui­ta me dan chan­ce. No es can­sa­do”.

Su mamá afir­ma que es muy pro­fe­sio­nal. No la ma­qui­llan. Pre­fie­ren que su rostro se vea na­tu­ral. “So­lo cuan­do de­be apa­re­cer su­cia o con la ro­pa ro­ta, ellos la ca­rac­te­ri­zan. La pro­duc­ción evi­ta es­ce­nas fuer­tes. Cui­da mu­cho a los niños. En una de ellas, un hom­bre se iba a lle­var a Es­pe­ran­za, en­ton­ces se preo­cu­pa­ron de ca­da de­ta­lle pa­ra evi­tar que al­go la afec­te”.

A es­tas pa­la­bras, Alessia agre­ga: “Yo sé que los niños no de­be­mos ir­nos con ex­tra­ños o acep­tar co­sas. Si al­guien nos quie­re lle­var, de­be­mos co­rrer a don­de es­tá nues­tra mamá”.

A su cor­ta edad, se ha vuel­to muy po­pu­lar. “Los pa­dres y niños le piden fo­tos o au­tó­gra­fos. Ella no sa­be qué es la fa­ma, es muy inocen­te, se ma- ne­ja nor­mal con sus com­pa­ñe­ros. No sale mu­cho. Per­ma­ne­ce en ca­sa. Allí jue­ga”, co­men­ta su mamá.

No le gus­ta la co­mi­da cha­ta­rra, pre­fie­re las len­te­jas, los fre­jo­les y las pas­tas. No le agra­da mu­cho la tec­no­lo­gía. “So­lo la dis­fru­to un ra­ti­to, no soy de las que quie­ren es­tar pe­ga­das en la pan­ta­lla. Mi her­ma­na sí”.

Tie­ne dos her­ma­nos: Kia­ra de 11 años y Se­bas­tián de 16. Alessia es la ar­tis­ta de la fa­mi­lia. Ade­más com­bi­na pren­das de co­lo­res si­mi­la­res al ves­tir. Su pro­ge­ni­to­ra le abrió una cuen­ta de aho­rros (en con­jun­to) en la cual de­po­si­ta en dó­la­res lo ga­na­do con su es­fuer­zo.

MÁS FO­TOS en nues­tra App GRANASA. Bús­ca­nos en App Sto­re y Goo­gle Play.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.