Expresiones

CON LAS MANOS EN EL BARRO

- GIANELLA MUÑOZ R.

Del barro venimos y hacia el barro vamos”. Aquella frase antiquísim­a se viene a la memoria mientras se recorre el taller de alfarería En torno en Samborondó­n.

Ahí se usan las manos para crear arte a través de esta práctica milenaria. Cilindros, vasijas, platos y bowls son algunas de las piezas que se aprecian a simple vista mientras Iti Vera y Estefanía Baquerizo entran en diálogo con EXPRESIONE­S.

De hobby a emprendimi­ento Sentada frente al torno ( rueda giratoria), Iti ( 58) utiliza las manos para dar forma a una masa de barro. La guía y controla en pocos minutos. “Ya son diez años dedicada a esto” dice sobre su expertice en la alfarería.

“Trabajé mucho tiempo en la televisión; la mayor parte en Ecuavisa como directora de programaci­ón. Pero en mis ratos libres, después del trabajo, empecé a aprender este arte en Youtube, incluso así aprendí a manejar un torno que traje de Estados Unidos. Luego de dos años pude hacer un curso en Cuenca con un alfarero”, agrega. De a poco empezó a crear para ella, después llegaron pedidos pequeños hasta que se dedicó de lleno a este arte. Y así quedó atrás su vida en la TV.

Estefanía ( 28) empezó como un escape a la rutina en medio de la trajinada Buenos Aires, Argentina. Entre sus estudios de arquitectu­ra se daba tiempo para asistir a un taller de la calle Palermo donde, además de aprender las técnicas, empezó a ver este tiempo como una especie de terapia para explayar sus emociones a través del barro.

Una vez que decidió volver a Guayaquil conoció a I ti y decidieron asociarse en enero del año pasado para dar clases y, a su vez, tener un taller de producción para venta al público. Aquel emprendimi­ento debió cerrar sus puertas a dos meses de haber i niciado, debido a l a pandemia. Sin embargo, con el ti empo se fueron levantando y han vuelto a l a alfarería cuyo proceso es un espectácul­o que vale la pena probar.

Conexión con las raíces

La música suave da un ambiente especial a este taller que reúne a los alumnos de Iti y Estefanía. “Trabajar con barro es algo cósmico. Están presentes elementos como agua, tierra, aire y fuego” explica Iti y agrega que después de la pandemia ha habido un especial interés por aprender a hacer piezas.

“Viven la experienci­a de volver a lo básico, de usar un utensilio o tomarse un café en una pieza que ellas mismas han hecho. Es conectarte con las propias raíces”, indica Iti en cuanto a las sensacione­s con este material noble.

La mayoría de quienes acuden son mujeres, pero también hay hombres y adolescent­es sin conocimien­tos previos. Muchos empiezan desde cero y, poco a poco, van entendiend­o el proceso de autodescub­rirse en medio del proceso de amasar, retornear y pintar.

 ?? FOTO: FREDDY RODRIGUEZ ??
FOTO: FREDDY RODRIGUEZ
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador