Con una mar­cha exi­gen trans­pa­ren­cia en ca­so de Sta­lin

Más de una de­ce­na de per­so­nas fue­ron par­te de la mar­cha de so­li­da­ri­dad pa­ra que el ca­so se es­cla­rez­ca.

La Hora Carchi - - POLICIAL -

IBARRA• Con las ex­pre­sio­nes aún de do­lor y tris­te­za, los pa­dres de fa­mi­lia, ami­gos y alle­ga­dos del jo­ven Sta­lin, que fa­lle­ció por una pu­ña­la­da so­bre su pe­cho, ayer sa­lie­ron a mar­char por las ca­lles de la ciu­dad, con di­rec­ción a las ins­ta­la­cio­nes ju­di­cia­les de Ibarra pa­ra de­man­dar trans­pa­ren­cia y jus­ti­cia en los he­chos de san­gre que se pro­du­je­ron ha­ce ocho días.

El es­pa­cio pú­bli­co del sec­tor del re­don­del de los bom­be­ros, en Ya­cu­ca­lle, fue el pun­to de con­cen­tra­ción de de­ce­nas de per­so­nas que co­no­cie­ron a Sta­lin Ló­pez. Des­de ese lu­gar re­co­rrie­ron las prin­ci­pa­les ca­lles de Ibarra has­ta lle­gar a las de­pen­den­cias de jus­ti­cia pro­vin­cial.

Du­ran­te su tra­yec­to­ria y con car­te­les so­bre sus ma­nos re­sal­ta­ron sus pe­ti­cio­nes a las au­to­ri­da­des jo­ven y es­cla­re­cer­se el de­ce­so.

Así mis­mo, otro fa­mi­liar del mu­cha­cho, Tir­so Cas­tro, se ex­pre­só pú­bli­ca­men­te an­te los acom­pa­ñan­tes de la mar­cha pa­ra no de­cli­nar en los re­cla­mos. per­ti­nen­tes, en las que Afir­mó que no se­rá la úni­ca cons­ta­ban que exis­ta y se ma­ne­je vez sino que se­rán cons­tan­tes con trans­pa­ren­cia el ca­so, pa­ra pa­ra man­te­ner­se vi­gi­lan­tes que se juz­guen a los ver­da­de­ros so­bre la di­li­gen­cia que se en­cuen­tra cul­pa­bles del de­ce­so del en in­da­ga­cio­nes,

30 jo­ven de 22 años y que a fin de que cóm­pli­ces, de­jó a sus seis her­ma­nos en­cu­bri­do­res, así co­mo me­no­res jun­to a au­tor ma­te­rial, pue­dan sus pa­dres, pues el ser pro­ce­sa­dos co­mo de­ter­mi­na fa­lle­ci­do era el se­gun­do la ley y no que­de sus­ten­to del en la im­pu­ni­dad. ho­gar. A su lle­ga­da a la Fis­ca­lía

Los deu­dos es­pe­ran co­mo a la Cor­te que las per­so­nas Pro­vin­cial de Jus­ti­cia, im­pli­ca­das en los par­ti­ci­pan­tes de la el ca­so pue­dan ser jor­na­da de ex­pre­sión pú­bli­ca juz­ga­das de acuer­do con voz al­ta pe­dían a la nor­ma­ti­va pe­nal jus­ti­cia por Sta­lin, pues sin des­viar los he­chos de pre­ci­sa­men­te el pró­xi­mo co­no­ci­mien­to pú­bli­co. Se mes de­bía cum­plir un men­cio­nó que al­re­de­dor año más de exis­ten­cia, de ocho me­ses po­dría per­ma­ne­cer pe­ro la­men­ta­ble­men­te el ca­so en in­ves­ti­ga­cio­nes su­frió la agre­sión vio­len­ta y du­ran­te ese tiem­po pue­dan de una per­so­na que decía ser re­co­pi­lar­se to­das las prue­bas su­fi­cien­tes su co­no­ci­do des­de la in­fan­cia. en torno a la muer­te del

En la co­mu­ni­dad La Ma­ris­cal, per­te­ne­cien­te a la pa­rro­quia de Gon­za­les Suá­rez, tres jó­ve­nes fue­ron sor­pren­di­dos sus­tra­yén­do­se neu­má­ti­cos de una me­cá­ni­ca, por lo que los comuneros pro­ce­die­ron a rea­li­zar el ajus­ti­cia­mien­to in­dí­ge­na.

Lue­go de efec­tuar­se la res­pec­ti­va asam­blea, se re­sol­vió to­mar es­ta me­di­da con los pre­sun­tos de­lin­cuen­tes.

Los tres acu­sa­dos fue­ron lle­va­dos has­ta un sec­tor de la co­mu­ni­dad, en don­de en pre­sen­cia de los fa­mi­lia­res se pro­ce­dió a la ce­re­mo­nia del ajus­ti­cia­mien­to.

Con la evi­den­cia de las llan­tas que se en­con­tra­ron en su po­der, los tres jó­ve­nes fue­ron obli­ga­dos a arre­pen­tir­se en pú­bli­co, se­mi­des­nu­dos, pa­ra pos­te­rior­men­te ser cas­ti­ga­dos co­mo es­ta­ble­ce la ley in­dí­ge­na.

Pablo Ca­bas­can­go, co­mo afec­ta­do en es­te ca­so, cuen­ta que al­re­de­dor de la me­dia­no­che del vier­nes las puer­tas de la me­cá­ni­ca de su pro­pie­dad fue­ron fal­sea­das, pro­ce­dien­do a ro­bar las llan­tas de es­te lu­gar.

Per­so­nas que tra­ba­jan por la no­che en sus ca­mio­ne­tas se per­ca­ta­ron de es­te he­cho, por lo que die­ron avi­so al pro­pie­ta­rio y a los mo­ra­do­res de la co­mu­ni­dad, quie­nes de­tu­vie­ron a los tres jó­ve­nes que son oriun­dos del mis­mo sec­tor.

ASIS­TEN­CIA. Fa­mi­lia­res y ami­gos de Sta­lin Ló­pez se con­cen­tra­ron a las afue­ras de las ins­ta­la­cio­nes ju­di­cia­les a exi­gir trans­pa­ren­cia en el ca­so de ase­si­na­to.

JUS­TI­CIA. Los tres acu­sa­dos fue­ron lle­va­dos has­ta un sec­tor de la co­mu­ni­dad, en don­de en pre­sen­cia de los fa­mi­lia­res se pro­ce­dió a la ce­re­mo­nia del ajus­ti­cia­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.