Un de­ber de con­cien­cia

La Hora Carchi - - CIUDAD -

Mi pri­mer li­bro de lec­tu­ra fue el Dia­rio El Co­mer­cio, cuan­do al­guno de los Mantilla Or­te­ga es­cri­bía los edi­to­ria­les. Cla­ro que mi pá­gi­na pre­di­lec­ta fue la de “las ti­ras có­mi­cas” don­de lu­cían su gra­cia per­so­na­jes co­mo Don Ful­gen­cio, Be­ni­tín y Eneas; Don Pan­cho en su ca­fé de Pe­ri­co y Do­ña Ra­mo­na su ama­da es­po­sa. En esa mis­ma pá­gi­na des­ple­ga­ban sus ha­za­ñas, Su­per­man re­cién lle­ga­do de Crip­tón, y Dic Tracy, el de­tec­ti­ve en Chica­go y New York, ba­ta­llan­do con la ma­fia y la ca­mo­rra; co­mo lo ha­ce hoy, el pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción ecua­to­riano.

Cuan­do es­ta­ba más gran­de­ci­to, le en­tré a la lec­tu­ra se­ria, y mis co­lum­nas fa­vo­ri­tas fue­ron las de Raúl An­dra­de, Juan sin Cie­lo, y otros clá­si­cos es­cri­to­res que, por años, sen­ta­ron la cá­te­dra del pe­rio­dis­mo, con es­ti­lo, va­lor y sa­bi­du­ría.

Se­ría muy te­dio­so y pe­tu­lan­te enu­me­rar la can­ti­dad de li­bros, no­ve­las y poe­ma­rios que lle­na­ron el ho­ri­zon­te cul­tu­ral de los jó­ve­nes de esa épo­ca sin in­ter­net ni ce­lu­lar. No se pue­de ol­vi­dar de nin­gu­na ma­ne­ra, el mun­do fan­tás­ti­co del “sép­ti­mo ar­te” aque­llas pe­lí­cu­las del ci­ne mo­nu­men­tal ame­ri­cano, fran­cés o ita­liano: pá­gi­nas gran­dio­sas del amor o de la gue­rra de la dé­ca­da de los cin­cuen­tas.

Vino lue­go el de­seo apre­mian­te de es­cri­bir las pro­pias ex­pe­rien­cias en las car­tas del lec­tor, en las pá­gi­nas de los me­dios lo­ca­les, en re­vis­tas y fo­lle­tos lle­nos de sue­ños y de ver­sos. Y ve­me aquí, cum­plien­do con mi con­cien­cia, de­fen­dien­do la li­ber­tad de ex­pre­sión en mi co­lum­na; lu­chan­do con­tra la in­di­fe­ren­cia y su­mi­sión co­lec­ti­va; de­nun­cian­do a los cí­ni­cos y co­rrup­tos que du­ran­te 10 años se adue­ña­ron de es­ta Pa­tria se­cues­tra­da por el ex­tre­mis­mo ver­de Flex, al que nue­vos Pin­güi­nos y Ga­tú­be­las del re­dil cu­bano, tra­tan de de­fen­der ra­bio­sa­men­te. ¡Créan­me! no es una ta­rea agra­da­ble, pe­ro si un de­ber inex­cu­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.