Es­te ali­men­to re­fuer­za el sis­te­ma in­mu­ne del be­bé y, en­tre otras co­sas, es ami­ga­ble con el am­bien­te.

La Hora Carchi - - SALUD -

Has­ta aho­ra se ha ha­bla­do que la lac­tan­cia ma­ter­na crea un víncu­lo ca­si irrom­pi­ble en­tre la ma­dre y el hi­jo.

Pe­ro las in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que tam­bién be­ne­fi­cia a la afec­ti­vi­dad y bue­na sa­lud del be­bé, evi­ta gas­tos y con­tri­bu­ye a pro­te­ger el am­bien­te.

Las fa­mi­lias se ven fa­vo­re­ci­das cuan­do en el pro­ce­so se in­vo­lu­cra, no so­lo a la ma­má, sino tam­bién al pa­dre.

En la se­ma­na de la lac­tan­cia ma­ter­na, que va del pri­me­ro al 7 de agos­to, se im­pul­sa­rá su re­la­ción con la nu­tri­ción, la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y la re­duc­ción de la po­bre­za, co­men­tó Emi­lia Ló­pez, en­fer­me­ra neo­na­tó­lo­ga, es­pe­cia­lis­ta en lac­tan­cia ma­ter­na.

Los gran­des be­ne­fi­cios

La leche ma­ter­na es un flui­do vi­vo cam­bian­te que tie­ne cé­lu­las ma­dre y se adap­ta a las ne­ce­si­da­des del be­bé. Así, fa­vo­re­ce su desa­rro­llo y for­ta­le­ce su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, que ge­ne­ra be­ne­fi­cios, co­mo dis­mi­nuir el ries­go de su­frir dia­be­tes, hi­per­ten­sión y obe­si­dad, ase­gu­ra Ló­pez.

Asi­mis­mo, ayu­da a que la ma­dre re­cu­pe­re, en po­co tiem­po, su pe­so ori­gi­nal; pro­du­cir leche le con­su­me de 300 a 500 ca­lo­rías dia­rias, y tam­bién dis­mi­nu­ye los ries­gos de cán­cer de seno, ova­rio y úte­ro.

Evi­ta la de­pre­sión pos­par­to, por­que el ape­go a su re­cién na­ci­do ha­ce que pro­duz­ca una gran can­ti­dad de oxi­to­ci­na, la hor­mo­na del amor, que se ge­ne­ra con el con­tac­to con al­guien que se quie­re.

La oxi­to­ci­na igual­men­te evi­ta el san­gra­do des­pués del par­to, por­que se en­car­ga de con­traer el úte­ro y evi­tar el ex­ce­so de flui­dos, aña­de.

¿Por cuán­to tiem­po?

La ex­per­ta afir­ma que la lac­tan­cia de­be co­men­zar des­de el na­ci­mien­to y man­te­ner­la en for­ma ex­clu­si­va has­ta los seis me­ses.

Des­de los seis me­ses has­ta el año, es­ta leche si­gue sien­do la ba­se del ré­gi­men que se com­ple­men­ta­rá con ali­men­tos só­li­dos su­ge­ri­dos por el pe­dia­tra es­pe­cia­lis­ta.

En el pe­rio­do de uno a dos años, la in­ges­ta de pro­duc­tos, so­bre to­do na­tu­ra­les, pre­pa­ra­dos son la ba­se y la leche ma­ter­na se con­vier­te en una co­mi­da com­ple­men­ta­ria.

De los dos años en ade­lan­te se de­ja que la ma­má de­ci­da has­ta cuán­do irá con la lac­tan­cia.

CUI­DA­DOS. Ali­men­tar al be­bé de for­ma di­rec­ta es una prác­ti­ca sim­ple, in­te­li­gen­te, ren­ta­ble y sa­lu­da­ble, acon­se­ja­da pa­ra to­das las ma­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.