La can­tan­te, ex­vo­ca­lis­ta de La Ore­ja de Van Gogh, se de­fien­de an­te va­rias po­lé­mi­cas re­cien­tes en su con­tra.

La Hora Carchi - - TEMPO -

BUE­NOS AI­RES, EFE • Los úl­ti­mos me­ses no han si­do de co­lor de ro­sa pa­ra la can­tan­te Amaia Mon­te­ro. Pe­ro cual “ave fé­nix”, y se­gún cuen­ta a me­dios in­ter­na­cio­na­les, vuel­ve a es­tar “en pie”, con las alas des­ple­ga­das y de­fen­dien­do a ca­pa y es­pa­da su ca­rre­ra fren­te a quie­nes la han acu­sa­do de trans­for­mar­se la ca­ra y de can­tar al­coho­li­za­da.

“Ni pre­ten­do gus­tar a to­do el mun­do ni ser per­fec­ta. Me equi­vo­co co­mo to­do el mun­do, pe­ro cuan­do mien­ten de ma­ne­ra be­lla­ca pa­ra hun­dir al­go que es mi pasión, mi pro­fe­sión, mi vi­da, que es la mú­si­ca des­de ha­ce 22 años, no me gus­ta”, de­cla­ra la can­tan­te es­pa­ño­la en Bue­nos Ai­res, don­de pro­mo­cio­na su úl­ti­mo dis­co.

Po­nien­do “mar de por me­dio” tras ser in­ten­so fo­co de crí­ti­cas en su país, lle­ga a Ar­gen­ti­na con “Na­ci­dos pa­ra creer”, que in­clu­ye una can­ción del mis­mo nom­bre en la que plan­ta ca­ra a “to­dos aque­llos que ha­blan sin sa­ber y les gus­ta ha­cer da­ño”.

“Pe­ro tam­bién es un ho­me­na­je a to­das las per­so­nas que es­tán con no­so­tros, nos apo­yan y es­tán en las bue­nas y en las ma­las”, re­co­no­ce una ri­sue­ña Amaia (Irún, 1976), que tie­ne mul­ti­tud

Des­mien­te a la pren­sa

No obs­tan­te, cree que en Ar­gen­ti­na, país en el que la “quie­ren” y la “res­pe­tan”, y en La­ti­noa­mé­ri­ca, no le hu­bie­ra pa­sa­do co­mo en Es­pa­ña, don­de en mar­zo pa­sa­do y tras una ac­tua­ción, en pren­sa y re­des so­cia­les ase­gu­ra­ban que se ha­bía ope­ra­do en ex­ce­so el ros­tro.

La que fue­ra vo­ca­lis­ta del gru­po La Ore­ja de Van Gogh des­min­tió eso y tam­bién a quie­nes de­cían que ha­bía can­ta­do ba­jo los efec­tos del al­cohol u otras sus­tan­cias en el pri­mer con­cier­to de su nue­va gi­ra, cu­yos con­tra­tiem­pos ella atri­bu­yó a pro­ble­mas de so­ni­do.

“A mí eso no me ha pa­sa­do aquí (en Amé­ri­ca La­ti­na). Si les gus­tas, les gus­tas por tu mú­si­ca. Tie­nen una cul­tu­ra mu­si­cal y bas­tan­te más res­pe­to”, afir­ma la em­ble­má­ti­ca voz de “Cuén­ta­me al oí­do”, “La pla­ya”, “Ro­sas” y “Mu­ñe­ca de tra­po”.

Tam­bién la acu­sa­ron de ol­vi­dar las le­tras de sus can­cio­nes y li­dia con los co­men­ta­rios por su in­cre­men­to de pe­so.

“Cuan­do en­gor­do me cri­ti­can, cuan­do adel­ga­zo, tam­bién. Una vez de­cían que te­nía anore­xia. Si fue­ra mo­de­lo y en­gor­do pue­do en­ten­der­lo, pe­ro ¿por qué se ha­bla de to­do me­nos de que lle­vo tres años com­po­nien­do el dis­co, que me he de­ja­do la vi­da ahí?”, aña­de.

Al­gu­nas de sus can­cio­nes ha­blan de le­van­tar­se tras un tras­pié emo­cio­nal. Co­mo “Ave fé­nix”, de su más re­cien­te tra­ba­jo –com­pues­to jun­to al es­cri­tor Ben­ja­mín Pra­do-, en la que ad­vier­te que “pa­ra ar­mar­se de va­lor, no ha­cen fal­ta los cu­chi­llos, bas­ta con el co­ra­zón”.

Una ca­rre­ra en so­li­ta­rio

Aho­ra, años des­pués del “shock” que pro­du­jo su par­ti­da en­tre los se­gui­do­res de La Ore­ja de Van Gogh -que si­gue co­se­chan­do éxi­tos con Lei­re Mar­tí­nez co­mo vo­ca­lis­ta-, Amaia se sin­ce­ra.

“Lei­re lo ha he­cho muy bien, le ha echa­do mu­cho va­lor, no creo que fue­ra na­da fá­cil en ese mo­men­to to­mar las rien­das. Ha tra­ba­ja­do mu­chí­si­mo”, re­mar­ca, y des­ve­la que am­bas tie­nen “buen ro­llo”, se si­guen en las re­des y se man­dan men­sa­jes.

Si bien cuan­do se fue del gru­po hu­bo un distanciamiento en­tre la pri­me­ra vo­ca­lis­ta y la ban­da, el pa­so del tiem­po les ha acer­ca­do.

“Vi­vi­mos al­go ab­so­lu­ta­men­te im­bo­rra­ble, no es na­da co­mún cre­cer de esa ma­ne­ra jun­tos. Eso te une de for­ma úni­ca”, agre­ga, aun­que du­da de si se re­en­con­tra­rán en un es­ce­na­rio. Pe­ro si hay al­go de lo que no du­da es so­bre có­mo quie­re ser re­cor­da­da. “Me gus­ta­ría que se re­cor­da­ra mi le­ga­do, que son mis can­cio­nes”, con­clu­ye.

GI­RA. Du­ran­te una en­tre­vis­ta en Ar­gen­ti­na, don­de pro­mo­cio­na su mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.