Som­bre­ros re­vi­ven una lar­ga tra­di­ción en la Maná

Ar­te­sa­nas apli­can la ex­pe­rien­cia que les trans­mi­tie­ron sus an­ces­tros pa­ra ha­cer som­bre­ros del ta­llo de ba­nano.

La Hora Carchi - - TEMPO -

LA MANÁ• Los som­bre­ros son con­si­de­ra­dos co­mo una pie­za de mo­da pa­ra unos, mien­tras que pa­ra otros for­man par­te de su con­jun­to ha­bi­tual de ves­ti­men­ta pa­ra las la­bo­res agrí­co­las; sin em­bar­go, cual­quie­ra que sea su uso, es­tos son an­ti­guos co­mo la hu­ma­ni­dad.

¿Quién se hu­bie­ra ima­gi­na­do que la chan­ta (ta­llo del ba­nano) iba a pa­sar a la his­to­ria a tra­vés de atrac­ti­vos som­bre­ros, rea­li­za­dos por la crea­ti­vi­dad de los ar­te­sa­nos la­ma­nen­ses?

Pa­ra mu­chas per­so­nas, es­te pro­duc­to se­ría un sim­ple des­per­di­cio sin uso ni be­ne­fi­cio, pe­ro pa­ra un gru­po de mu­je­res de­no­mi­na­das ‘Gru­po Amis­tad’, del sec­tor La Es­pe­ran­za en el can­tón La Maná, (Co­to­pa­xi), es oro pu­ro.

La idea pa­ra ela­bo­rar es­te ti­po de ob­je­tos lle­gó a es­te can­tón li­mí­tro­fe con Los Ríos des­de ha­ce más de cin­co años y aho­ra se en­cuen­tra en au­ge. Su ela­bo­ra­ción se ba­sa en re­vi­vir los co­no­ci­mien­tos que te­nían los abue­los, quie­nes fue­ron los pri­me­ros en ha­cer de la chan­ta el hi­lo pa­ra con­fec­cio­nar las so­gas.

De­ta­lle

La ex­trac­ción de la fi­bra de ba­nano se rea­li­za a mano y se cor­ta con ma­che­te, de don­de se sa­can cua­tro ca­pas y lue­go se de­ja se­car por má­xi­mo 15 días. Lue­go del se­ca­do se ob­tie­ne la ma­te­ria pri­ma con la que se rea­li­za­rán los som­bre­ros. Ma­ría Ló­pez, una de las ar­te­sa­nas del ‘Gru­po Amis­tad’, ex­pli­ca que las ca­pas de la fi­bra del ba­nano se pue­den dis­tin­guir fá­cil­men­te, ya que de la pri­me­ra se ex­trae un hi­lo, de la se­gun­da una fi­bra dó­cil, de la ter­ce­ra una ‘ma­lla’, lla­ma­da así por su con­fi­gu­ra­ción del te­ji­do, y de la cuar­ta se ex­trae la fi­bra du­ra. To­das es­tas se jun­tan a la ho­ra de ha­cer los som­bre­ros u otras ar­te­sa­nías. “To­do va­le”, re­ve­la.

El gru­po de ar­te­sa­nías re­ci­bió to­dos sus co­no­ci­mien­tos en 2010 por el Ser­vi­cio Ecua­to­riano de Ca­pa­ci­ta­ción Pro­fe­sio­nal, que tie­ne el ob­je­ti­vo de no de­jar per­der los co­no­ci­mien­tos an­ces­tra­les en los pue­blos.

En ese mo­men­to se con­vir­tie­ron en ver­da­de­ras ex­per­tas pa­ra la ela­bo­ra­ción de los som­bre­ros, en lo cual no uti­li­zan más que la chan­ta del aba­cá o del ba­nano, ce­men­to de con­tac­to, ti­je­ras, es­ti­le­tes y un mol­de. Pe­ro lo que más po­nen en prác­ti­ca es la crea­ti­vi­dad y la des­tre­za que sus abue­los te­nían.

Las te­je­do­ras apren­die­ron es­ta téc­ni­ca con la fi­na­li­dad de pre­ser­var el ar­te que te­nían sus an­te­pa­sa­dos, quie­nes ha­cían de la chan­ta ca­nas­tas, aba­ni­cos y otros ar­tícu­los, pe­ro de for­ma do­més­ti­ca.

Apor­te

Car­los Gar­zón, pro­mo­tor cul­tu­ral del Mu­ni­ci­pio del can­tón La Maná, ex­pli­ca que la re­co­lec­ción de la ma­te­ria pri­ma se la ha­ce, por lo ge­ne­ral, en el re­cin­to To­qui­llal, don­de hay una gran can­ti­dad de ba­nano.

“La idea es res­ca­tar los va­lo­res y tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les, aun­que quie­nes son más atraí­dos por es­tas ar­te­sa­nías son los ex­tran­je­ros. Pe­ro po­co a po­co es­ta­mos ha­cien­do que la co­mu­ni­dad lo­cal las co­noz­can y las ad­quie­ran. Que­re­mos con­ver­tir­los en un ar­tícu­lo tra­di­cio­nal de La Maná”, se­ña­la Gar­zón.

Pa­ra la ela­bo­ra­ción de los som­bre­ros de ba­nano, co­mo ya se los em­pie­za a co­no­cer, se de­be es­pe­rar a que la Lu­na se en­cuen­tre en cuar­to men­guan­te, pues es allí cuan­do la ma­te­ria pri­ma va a es­tar lis­ta pa­ra su co­se­cha, au­gu­ran­do lar­ga vi­da.

La du­ra­ción de un som­bre­ro pue­de lle­gar has­ta 15 años, de­pen­dien­do del uso y cui­da­do que se les brin­de. Así, ca­da uno tie­ne un cos­to a es­ca­la na­cio­nal, de 10, 15 y has­ta 20 dó­la­res. La ma­yor me­ta de las ar­te­sa­nas es ex­por­tar­los pa­ra que se co­noz­ca en el mun­do la he­ren­cia po­si­ti­va de los an­ces­tros.

LA­BOR. Las ar­te­sa­nas sa­can de ma­ne­ra pro­li­ja la ma­te­ria pri­ma pa­ra dar­le for­ma a los som­bre­ros. USO. La du­ra­ción de un som­bre­ro pue­de lle­gar has­ta 15 años.

TIEM­PO. La chan­ta se re­co­lec­ta cuan­do la Lu­na es­tá en cuar­to men­guan­te, pa­ra evi­tar que se apo­li­lle.

COM­PRAS. Los som­bre­ros ya se pue­den en­con­trar en di­fe­ren­tes fe­rias lo­ca­les don­de se ad­quie­ren a di­fe­ren­tes pre­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.