Pi­den jus­ti­cia pa­ra mu­jer que fue víc­ti­ma de un abor­to no con­sen­ti­do

La Hora Carchi - - POLICIAL -

IBARRA • La ma­ña­na de ayer, un gru­po de mu­je­res se apos­tó fue­ra de las ins­ta­la­cio­nes del Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra. El fin era apo­yar el pro­ce­so de ape­la­ción que los fa­mi­lia­res de Jes­si­ca T. per­si­guen en con­tra de su ex­pa­re­ja, tras ha­ber­lo acu­sa­do de vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca. La di­li­gen­cia fue sus­pen­di­da, pe­ro el co­lec­ti­vo es­tu­vo pre­sen­te.

Es­te de­li­to ya fue procesado an­te un Tri­bu­nal de Ga­ran­tías Pe­na­les en Im­ba­bu­ra y en don­de se le otor­gó una sen­ten­cia de seis me­ses de pri­va­ción de la li­ber­tad al in­vo­lu­cra­do, quien has­ta el mo­men­to jus­ti­fi­ca su per­ma­nen­cia en el país acu­dien­do an­te la au­to­ri­dad com­pe­ten­te. Sin em­bar­go, fa­mi­lia­res y alle­ga­dos de la víc­ti­ma ape­la­ron di­cho ve­re­dic­to es­pe­ran­do que la pe­na sea ele­va­da a más de un año de cár­cel.

Da­vid Cua­sa­paz, abo­ga­do de­fen­sor de la ofen­di­da, ase­gu­ró que den­tro del ca­so la de­nun­cia fue pre­sen­ta­da en di­ciem­bre de 2016, por una su­pues­ta vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca.

Den­tro del pro­ce­di­mien­to se pu­sie­ron a con­si­de­ra­ción los pre­sun­tos abu­sos ver­ba­les, fí­si­cos, psi­co­ló­gi­cos y has­ta se­xua­les de los que fue víc­ti­ma la ciu­da­da­na por lo que fi­nal­men­te el su­je­to fue con­de­na­do.

Eso no es to­do

Do­ris S., ma­dre de Jes­si­ca, sos­tu­vo que du­ran­te los seis años que su hi­ja man­tu­vo una re­la­ción sen­ti­men­tal con el ciu­da­dano, en los úl­ti­mos dos no­tó que Jes­si­ca ya no era la mis­ma y que su­fría mal­tra­tos de to­do ti­po.

“Él ya no en­tra­ba a mi ca­sa, pe­ro yo co­mo soy una mu­jer de paz le pe­dí mu­chas ve­ces que re­ca­pa­ci­te, que cam­bie, pe­ro no lo hi­zo. Has­ta que un día cuan­do mi hi­ja su­po que es­ta­ba em­ba­ra­za­da es­te hombre se con­fa­bu­ló con un mé­di­co co­no­ci­do de la fa­mi­lia y otro de Ota­va­lo, has­ta don­de lle­va­ron a Jes­si­ca con el pre­tex­to de po­ner­le un sue­ro mul­ti­vi­ta­mí­ni­co. Y eso fue lo úl­ti­mo que pu­do re­cor­dar, por­que lue­go se le­van­tó san­gran­do. Le prac­ti­ca­ron un abor­to sin que ella die­ra su con­sen­ti­mien­to, esa prác­ti­ca ca­si le cues­ta la vi­da a mi hi­ja”, re­fi­rió so­llo­zan­te la mu­jer.

Apo­yo

Mariela Pin­to, re­pre­sen­tan­te del Co­mi­té Pre­pa­ra­to­rio del Se­gun­do En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal de Mu­je­res de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be en Im­ba­bu­ra, se so­li­da­ri­zó con el ca­so de Jes­si­ca des­de el pri­mer mo­men­to y des­de en­ton­ces apo­ya con su con­tin­gen­te a to­dos los pro­ce­sos exi­gien­do jus­ti­cia.

“So­mos al­gu­nos co­lec­ti­vos y or­ga­ni­za­cio­nes de mu­je­res que co­no­ci­mos el ca­so de Jes­si­ca y he­mos de­ci­di­do apo­yar la lu­cha de la ma­dre, que lle­va un año y me­dio pi­dien­do jus­ti­cia y ce­le­ri­dad. Es­ta­re­mos muy aten­tas a to­do lo que en es­te ca­so co­rres­pon­de pa­ra se­guir apo­yan­do es­ta cau­sa”, men­cio­nó Pin­to.(MAGC)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.