Ob­te­ner es­ta­tus de re­fu­gia­do, una cues­tión de pa­cien­cia

La Hora Carchi - - PAÍS -

Janeth Cai­ce­do lle­gó ha­ce 15 años a Ecua­dor des­de Co­lom­bia. Des­de en­ton­ces, vi­ve con una vi­sa 12-IV (de re­fu­gia­do), que de­be re­no­var ca­da dos años.

“Des­de ha­ce seis se­ma­nas es­toy es­pe­ran­do la im­pre­sión. Me di­je­ron que aquí en Qui­to no ha­bía ma­te­rial, y me fui pa­ra Iba­rra. Allá tam­po­co lo hi­cie­ron. Lo úni­co que me die­ron cuan­do re­no­vé es­ta vez, fue un pa­pel con la cer­ti­fi­ca­ción de mi es­ta­tus de re­fu­gia­da”, co­men­ta­ba Cai­ce­do mien­tras es­pe­ra­ba en la fi­la pa­ra la re­no­va­ción.

Ob­te­ner y man­te­ner el es­ta­tus de re­fu­gia­do en Ecua­dor no es sen­ci­llo. A pe­sar de ha­ber si­do re­co­no­ci­do es­te año por la Agen­cia de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (Ac­nur) co­mo el país que tie­ne más en Amé­ri­ca La­ti­na: 60.000 has­ta 2016, los tiem­pos pa­ra su ob­ten­ción han es­ca­la­do des­de los seis me­ses has­ta los dos años.

Ma­ría Cla­ra Mar­tín, re­pre­sen­tan­te de la Ac­nur en Ecua­dor, ex­pli­ca que el sis­te­ma de so­li­ci­tud de re­fu­gio lo­cal es­ta­ba acos­tum­bra­do a re­ci­bir unas 6.000 so­li­ci­tu­des al año. Sin em­bar­go, con el éxo­do ve­ne­zo­lano en­tre 2017 y lo que va de año, es­tos nú­me­ros han in­cre­men­ta­do.

Da­tos re­co­pi­la­dos por la Ac­nur des­de la Can­ci­lle­ría cuen­tan que en 2017 se re­gis­tra­ron unas 1.530 so­li­ci­tu­des y des­de enero has­ta el 31 de ju­lio de 2018 es­ta ci­fra ron­da­ba los 4.952.

Apli­car va­rias ve­ces

Rei­nal­do Dos Santos lle­gó a Ecua­dor ha­ce cin­co me­ses y es­tá so­li­ci­tan­do el es­ta­tus pa­ra to­da su fa­mi­lia. “Me re­cha­za­ron la so­li­ci­tud. Di­cen que de­bo te­ner los pa­pe­les com­ple­tos. Lo que pa­sa es que yo sa­lí hu­yen­do de Ve­ne­zue­la y no me tra­je al­gu­nos do­cu­men­tos de iden­ti­dad de mi fa­mi­lia”.

Dos Santos cuen­ta que en Ma­ra­cai­bo (ciu­dad al no­roc­ci­den­te ve­ne­zo­lano), man­te­nía una dis­tri­bui­do­ra de car­ne y pes­ca­do y, al ne­gar­se a pa­gar va­cu­nas (so­bor­nos) a las au­to­ri­da­des lo­ca­les pa­ra se­guir con su ne­go­cio, re­ci­bió ame­na­zas de ex­pro­pia­ción y en con­tra de su in­te­gri­dad fí­si­ca.

“Yo aga­rré a mi es­po­sa y a mis dos hijos y me vi­ne”, ase­gu­ra y pla­nea de­cir­le a unos ami­gos que de­jó en Ma­ra­cai­bo que le en­víen lo que le ha­ce fal­ta.

REALI­DAD. Los ve­ne­zo­la­nos han ocu­pa­do has­ta sec­to­res pú­bli­cos de Qui­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.