¿Y el fu­tu­ro pa­ra nues­tros jo­ve­nes?

La Hora Carchi - - OPINIÓN - JOR­GE MA­DE­RA CAS­TI­LLO

Ha­ble­mos de los jó­ve­nes im­ba­bu­re­ños me­no­res de 40 años. Ge­ne­ra­cio­nes nue­vas que vie­nen em­pu­jan­do con fuer­za, con ló­gi­ca as­pi­ra­ción a una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria que no siem­pre la tie­nen a su al­can­ce, y quie­nes tie­nen la di­cha de lo­grar la ha­cen lo po­si­ble por con­tar con un tí­tu­lo de cuar­to ni­vel pa­ra in­ten­tar in­gre­sar al mun­do la­bo­ral en me­jo­res con­di­cio­nes.

Ca­sar­se y te­ner hi­jos ge­ne­ral­men­te no es su prio­ri­dad y, de quie­nes lo ha­cen, ob­ser­va­mos al­tos ín­di­ces de se­pa­ra­cio­nes y di­vor­cios. La mu­jer ha en­tra­do con fuer­za al mun­do la­bo­ral. El des­tino de los fla­cos in­gre­sos de los jó­ve­nes es pa­ra so­bre­vi­vir, aten­der sus ne­ce­si­da­des de tec­no­lo­gía so­bre la cual mon­tan su es­ti­lo de vi­da; gas tan en di­ver­tir­se y even­tual­men­te via­jar. Tie­nen mu­cha mo­vi­li­dad la­bo­ral y evi­tan sem­brar se por mu­cho tiem­po en de­ter­mi­na­do lu­gar o tra­ba­jo sien­do la ines­ta­bi­li­dad una ca­rac­te­rís­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da, con ex­cep­cio­nes. Po­co les in­tere­sa sus raí­ces e his­to­ria; vi­ven lo que les trae el pre­sen­te y cuan­do se ha­bla de for­jar fu­tu­ro pa­ra su pue­blo, son po­cos los in­tere­sa­dos; pien­san que eso se pue­de pos­ter­gar.

Si la po­bla­ción es­tu­dian­til de ter­ce­ro y cuar­to ni­vel en la pro­vin­cia bor­dea 15.000 al­mas, ca­da año se gra­dua­rían en­tre 150 y 300 in­di­vi­duos (mu­chos se que­dan en me­dio ca­mino), la gran pre­gun­ta es: cuál es el des­tino y qué ha­cen con sus tí­tu­los aca­dé­mi­cos que les cos­tó mu­cho tiem­po y di­ne­ro ob­te­ner?. Cuál es la ofer­ta del mer­ca­do la­bo­ral no so­la­men­te en la pro­vin­cia sino en la re­gión?

En que reali­dad vi­ven y cuál es su lu­cha en un país y ciu­dad que no les ofre­ce opor­tu­ni­da­des en la for­ma­li­dad? Es tre­men­do! Se ha for­ma­do una ma­sa crí­ti­ca de ciu­da­da­nos in­te­li­gen­tes, ca­pa­ci­ta­dos tan­to con re­cur­sos del Es­ta­do co­mo con sa­cri­fi­cios eco­nó­mi­cos de sus fa­mi­lias y has­ta con deu­das, ma­sa crí­ti­ca in con­for­me pues no ven una luz al fi­nal del tú­nel, pues tam­po­co son gran­des em­pren­de­do­res. A la fi­nal tie­nen que sos­te­ner­se y bus­can ac­ti­vi­dad ge­ne­ral­men­te en la in­for­ma­li­dad, en “lo que ha­ya ”, en el sub em­pleo, en las chau­chas, en los ne­go­cios de oca­sión o en los in­ten­tos de em­pren­di­mien­to que tie­nen al­tos ín­di­ces de “mor­ta­li­dad” .

Pre­gun­to: es es­te el fu­tu­ro que se­gui­re­mos ofre­cien­do a los hoy ni­ños y co­le­gia­les?. No pue­de con­ti­nuar esa gran ir res­pon­sa­bi­li­dad de no con­tar con po­lí­ti­cas pú­bli­cas lo­ca­les que fa­vo­rez­can el de­sa­rro­llo de las em­pre­sas y de los em­pren­di­mien­tos. El sec­tor pú­bli­co no aguan­ta más fun­cio­na­rios. Aun­que es du­ra la ta­rea de ge­ne­rar em­pleo en el sec­tor pri­va­do, se de­be em­pe­zar!. Pro­mo­ver y atraer in­ver­sio­nes pa­ra que la pro­di­gio­sa Im­ba­bu­ra pue­da brin­dar fu­tu­ro a sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.